marxismoeducar.cl

        Estás en  Biografías...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   





Piotr Iákovlevich Chaadáiev (1794-1856)

Pensador y político ruso. Procedía de una familia noble. Participó en la guerra de 1812-14. De vuelta en Rusia, ingresé en la «Unión de la prosperidad» (1819) y luego en la «Sociedad del Norte» (1821). Retirado del ejército, en 1823 partió al extranjero, donde se entregó a una intensa labor teórica, se entrevisto con Lamennais y con Schelling. Cuando vueve a Rusia (1826), es detenido por sus ligazones con los decembristas. Se le libera por falta de pruebas, pero queda bajo la observación de la policía. En 1828-31, escribe varias de sus famosas «Cartas filosóficas» la primera de las cuales se publicó en 1836 en la revista «Telescopio». Según palabras de Herzen, la carta conmovió a la Rusia pensante y llenó de indignación a los círculos monárquicos. Se clausura la revista, su jefe de redacción, Nadiézhdin, fue deportado, y a Chaadáiev le declararon loco. En 1837, Chaadáiev escribió su «Apología de un loco» y en la década de 1840, participó con Herzen y Granovski, en la lucha de los occidentalistas contra los eslavófilos. Algunos de los artículos de Chaadáiev se difundieron en copias manuscritas. La concepción que del mundo tenía Chaadáiev había sido, hasta 1823, la típica de los nobles de espíritu progresivo de la Rusia de aquel entonces, educados según las ideas de los enciclopedistas franceses y de los pensadores rusos de la Ilustración del siglo XVIII, enemigos de la servidumbre. Pushkin, con quien Chaadáiev se hallaba ligado por lazos de amistad, hacía hincapié en las concepciones radicales de su amigo durante aquellos años, le denominaba Bruto y Pericles. Mas Chaadáiev no se sentía satisfecho con las posiciones teóricas de los decembristas, buscaba en la historia las leyes de su desarrollo para fundamentar los ideales sociales que los decembristas proclamaban. Tales búsquedas acabaron llevando a Chaadáiev al catolicismo y a renunciar a los métodos revolucionarios para la transformación de la sociedad. Verdad es que el catolicismo de Chaadáiev constituía, en esencia, una forma de utopía social. El analisis de sus «Cartas filosóficas» pone de manifiesto que también en dicho período Chaadáiev sigue siendo enemigo de la autocracia, de la Iglesia ortodoxa y de la servidumbre. Su crítica del régimen existente en Rusia fue acogida con entusiasmo por la gente avanzada del país. La publicación de su primera «Carta filosófica» en 1836, como primera protesta pública contra la autocracia y el régimen de servidumbre después del 25 de diciembre de 1825, tuvo extraordinria resonancia en aquella sociedad oprimida. Según la filosofía de Chaadáiev, todo en la naturaleza y en la sociedad se halla sujeto a la suprema ley divina. En conjunto, Chaadáiev mantiene el punto de vista de un idealismo subjetivo más o menos susceptible de incluir en su contenido las ideas de las ciencias naturales. Considera que el hombre, sin la revelación de las alturas no puede alcanzar las leyes más generales del mundo. Habiendo aplicado este principio a la filosofía de la historia, llegó a la conclusión de que la revelación divina era lo decisivo para el desarrollo de la sociedad. Creía, en consecuencia, que el medio principal para establecer el «reino de Dios» en la tierra era la educación religiosa de la humanidad. Entendía el futuro «reino de Dios» como una sociedad civil en la que imperarían la igualdad, la libertad y la democracia. En relación con ello, declaraba, de modo análogo a Lamennais y Saint-Simon, que era indispensable modernizar el catolicismo. La forma religiosa de sus ideas hizo que Chaadáiev se encontrara al margen del ascenso general que experimentó el movimiento democrático revolucionario ruso y de la ideologia del mismo, hizo que se [101] inclinara hacia el pesimismo histórico. El carácter contradictorio de la concepción que Chaadáiev tenía del mundo dio pie a que, a despecho de la verdad, los viejovstsi (Viejovstvo) y otros falsificadores del pensamiento social ruso, le incluyeran en el grupo de los misticos, ajenos a los intereses y tendencias sociales.






subir