marxismoeducar.cl

        Estás en  Biografías...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   


Denis Diderot (1713-1784)

Filósofo francés, representante de la ilustración, director de la Enciclopedia, escritor, crítico de arte. Fue, con Voltaire, quien ejerció mayor influencia sobre el pensamiento social de su epoca. En filosofía, pasó rápidamente del deísmo y del idealismo ético al materialismo (en la teoría de la naturaleza, en psicología, en teoría del conocimiento) y al ateísmo. En la concepción materialista y mecanicista de la naturaleza, afín a la de La Mettrie y a la de Holbach, introdujo algunos elementos de dialéctica: ideas de la conexión entre la materia y el movimiento, entre los procesos que se dan en la naturaleza, ideas sobre la constante variabilidad de las formas naturales. El problema acerca de cómo el movimiento mecánico de las partículas materiales puede engendrar el contenido específico de las sensaciones, lo resuelve Diderot [122] a favor de la idea que atribuye sensibilidad a toda la materia. Después de desarrollar este punto de vista, Diderot esbozó una teoría materialista de las funciones psíquicas, anticipándose a la subsiguiente teoría de los reflejos. Según esa teoría, las personas, como los animales, son instrumentos dotados de la facultad de pensar y de memoria. En teoría del conocimiento, Diderot rechazó las representaciones de los idealistas acerca de la espontaneidad del pensar: todos los razonamientos tienen sus raíces en la naturaleza, nosotros no hacemos más que registrar ciertos fenómenos que conocemos por experiencia, entre los cuáles existe o bien un nexo de necesidad o un nexo de condicionalidad. De ahí no se sigue, según Diderot, que nuestras sensaciones sean copia exacta, como en un espejo, de los objetos: entre la mayor parte de las sensaciones y sus causas exteriores no existe un parecido mayor que entre las representaciones y sus nombres en el lenguaje. Diderot compartía las ideas de Locke sobre las cualidades primarias y secundarias y subrayaba el carácter objetivo también de estas últimas. Desarrolló la idea de Bacon según la cual el saber, experimental por su fuente, no tiene por fin conocer la verdad por el solo hecho de conocerla, sino para hacer posible el perfeccionamiento del hombre y aumentar su poderío. Además, Diderot toma en consideración el papel de la técnica y de la industria en el desarrollo del pensar y del conocer. El experimento y la observación son los métodos y guías del conocimiento. Basándose en ellos, el hombre puede alcanzar un saber, si no del todo fidedigno, en alto grado probable. Diderot hizo de la creación de la Enciclopedia (Enciclopedistas) la empresa central de su vida. Por su contenido, la Enciclopedia era avanzada, y combativa por su tono: en ella, la propaganda de las nuevas ideas iba de la mano con la crítica de las concepciones rutinarias, de los prejuicios y de las creencias religiosas. A despecho de las enormes dificultades que tuvo que vencer, Diderot logró llevar hasta el fin la edición de esta obra. Diderot escribió numerosos trabajos sobre cuestiones de arte y de crítica artística; hizo progresar la nueva estética del realismo defendiendo la idea de la unidad del bien y la belleza. Procuró plasmar en sus novelas y dramas los principios teóricos que elaboró en su estética. Los clásicos del marxismo estimaron en mucho la obra y la doctrina de Diderot, quien, según Engels, con «El sobrino de Rameau» (1762-79 ) había creado una obra maestra de dialéctica (t. XX, pág. 20 – «Anti-Dühring», E.P.U., 1961 págs. 29-30). Lenin indicaba que Dilerot había llegado hasta el umbral del materíalismo moderno (t. XIV, p. 24 – «Materialismo y empiriocriticismo», E.P.U., 1959, pág. 25) y que «puso con toda diafanidad frente a frente las direcciones filosóficas fundamentales» (ibíd., pág. 27 – Ibíd., pág. 29). No obstante, pese a todos, estos resultados, en la concepción de los fenómenos sociales Diderot no dejó de ser idealista. Luchando contra el despotismo feudal, defendía el régimen político de la monarquía ilustrada. Obras principales: «Pensamientos sobre la interpretación de la naturaleza» (1754), «Conversación entre D’Alembert y Diderot» (1769), «Principios filosóficos sobre la materia y el movimiento» (1770) «Elementos de fisiología» (1774-80).





subir