marxismoeducar.cl

        Estás en  Biografías...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   






Fiódor Mijáilovich Dostoievski (1821-1881)

Escritor ruso, uno de los representantes preeminentes del realismo crítico. Perteneciente por su posición social a la intelectualidad ajena a la nobleza, Dostoievski tenía, en la década de 1840, ideas afines a las de Belinski y veía con simpatía las ideas del socialismo utópico. Por formar parte del círculo de los petrashevtsi fue condenado a la pena de muerte, que le fue conmutada por trabajos forzados y el subsiguiente servicio militar como soldado raso (1849-59). En sus primeras obras, Dostoievski se manifestó como artista humanista, defensor de los «humillados y ofendidos». Los rasgos determinantes de toda la obra del escritor son el amor hacia el hombre sencillo, el odio hacia la rapacidad y el amoralismo burgueses. La concepción que del mundo tenía Dostoievski era contradictoria. La derrota de la revolución de 1848 en Europa y su grave drama personal quebrantaron espiritualmente al escritor. En la teoría que desarrolló después de 1860, mantenía (en el espíritu de los neoeslavófilos) la idea de una predestinación religiosa especial del pueblo ruso como salvador de la humanidad e indicador del camino que había de conducir al establecimiento del «reino de los [128] cielos» en la tierra. En este período, Dostoievski critica el materialismo y el ateísmo, se manifiesta contra los demócratas revolucionarios y contra el socialismo (al que se imaginaba como socialismo nivelador pequeñoburgués). Centra su atención en los problemas éticos. Habiendo circunscrito el humanismo a la preocupación por la liberación espiritual del individuo, Dostoievski no supo elevarse, en sus concepciones, más allá de la idea de autoperfeccionamiento moral individual. Un talento enorme y su sentido por la verdad artística, le permitieron ofrecer un implacable análisis crítico de la vida rusa, mostrar la tragedia de las capas sociales bajas en el régimen de autocracia y de explotación capitalista («Pobre gente» «Humillados y ofendidos» «Los hermanos Karamázov», &c.). En esto, como ha indicado la crítica marxista (Gorki, Lunacharski, &c.) estriba el significado objetivo de la obra del escritor. Constituye una burda tergiversación de la herencia de Dostoievski el presentarlo exclusivamente como místico religioso, personalista, existencialista, &c., cosa que han intentado hacer los filósofos burgueses (Berdiáiev, Lossky, A. Masein, I. Bogatiek y otros).





subir