marxismoeducar.cl

        Estás en  Biografías...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   







François Charles Fourier (1772-1837)

Socialista utópico francés. Procedente de la burguesía media comercial, durante mucho tiempo fue empleado de oficina y de comercio. Se dio a conocer por su honda y brillante crítica de la sociedad burguesa; puso de manifiesto las contradicciones entre lo que preconizaban los ideólogos de la Revolución Francesa y la realidad, el antagonismo entre pobreza y riqueza, la degradación moral y física de la mayoría de los seres humanos. Al fundamentar el régimen socialista, partía de las tesis de los materialistas franceses acerca del papel decisivo del medio ambiente y de la educación para la formación del hombre. Todas las pasiones e inclinaciones humanas (el gusto, el tacto, la vista, el oído, el olfato, los sentimientos de amistad, ambición, amor, paternidad, la [196] pasión por la «intriga» el afán de variedad, la tendencia a la unificación en grupos) son rasgos del carácter humano, buenos de por sí. No hay por qué ahogar las pasiones humanas. No es malo el hombre, sino la sociedad en que vive. De ahí la necesidad de crear un régimen social que permita satisfacer plenamente las pasiones humanas, su desarrollo y florecimiento. La célula fundamental de la sociedad futura, según Fourier, es la falange, compuesta de varias series de producción. Cada miembro de la falange tiene derecho al trabajo. Los hombres entran en los grupos de producción voluntariamente, guiándose por sus intereses. En la falange está eliminado el profesionalismo estrecho, que deforma al hombre; todos los miembros de la falange, en el transcurso de la jornada de trabajo, pasan varias veces de un tipo a otro de labor, dedicándose a cada uno de ellos durante una hora y media o dos horas. De este modo, el trabajo se transforma en una necesidad, se convierte en un objeto de goce. Como resultado, la sociedad alcanza un alto nivel en la productividad del trabajo y abundancia de bienes materiales. En la falange, la distribución se efectúa en consonancia con el trabajo y el talento. Son valiosas las conjeturas de Fourier sobre la abolición de las contradicciones entre el trabajo intelectual y el físico, así como entre la ciudad y el campo. En Fourier, lo mismo que en los demás socialistas utópicos, resulta característica la incomprensión del papel histórico del proletariado, la renuncia a la revolución como medio de transformar la sociedad existente. Fourier confiaba en que podría llevar a la práctica sus objetivos mediante la propaganda pacífica de las ideas socialistas, incluso entre los capitalistas (a estos últimos les ofrecía hasta una renta parasitaria equivalente a un tercio del beneficio de la falange). Obras principales de Fourier: «Teoría de los cuatro movimientos y de los destinos generales» (1808), «Teoría de la unidad universal» (1822), «El nuevo mundo industrial y social» (1829).




subir