marxismoeducar.cl

        Estás en  Biografías...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   





Platón (428/427-347 a.n.e.)

Filósofo idealista de la antigua Grecia, discípulo de Sócrates, fundador del idealismo objetivo, autor de más de treinta diálogos filosóficos («El Sofista», «Parménides», «Teetetes», «La República» y otros). Platón defendía una concepción idealista del mundo y luchó activamente contra las teorías materialistas de su tiempo. Utilizó ampliamente las doctrinas de Sócrates, los pitagóricos, Parménides y Heráclito. Para explicar el ser, desarrolló la teoría acerca de la existencia de formas incorpóreas de las cosas, formas que denominó «especies» o «ideas», a las que identificó con el ser. A las «ideas» contraponía Platón el no ser, identificado con la materia y el espacio. Según Platón, el mundo sensorial es engendrado por las «ideas», y la «materia» ocupa una posición intermedia entre aquél y éstas. Las «ideas» son eternas, «supracelestes», no nacen, no perecen, no son relativas, no dependen del espacio ni del tiempo. En el centro de la cosmología de Platón, se encuentra la teoría acerca del «alma universal», la psicología, la teoría de que el alma se halla encerrada en la cárcel de nuestro cuerpo, y la reencarnación. Platón diferenciaba los tipos de conocimiento en dependencia de las diferencias de los objetos cognoscibles. Sólo es posible conocer fidedignamente las «especies» verdaderamente existentes. La fuente de este conocimiento está en los recuerdos del alma inmortal del hombre acerca del mundo de las ideas por ella contemplado antes de instalarse en el cuerpo mortal. De las cosas y de los fenómenos sensoriales no es nosible tener conocimiento, sino tan sólo formarse una «opinión» probable. Entre las «ideas» y las cosas sensibles, situó Platón los objetos matemáticos, accesibles al conocimiento especulativo. El método de la cognición es la «dialéctica», por la que Platón entendía un doble camino: el ascenso por grados de generalización de los conceptos hasta llegar a los géneros superiores, y el camino inverso, descendente, desde los mismos conceptos generales hasta los de generalización cada vez menor. El proceso descendente afecta sólo a las «especies» («ideas»), pero no a las cosas sensibles, singulares. Por sus concepciones políticas, Platón era un representante de la aristocracia ateniense. En su teoría de la sociedad, esbozó la imagen de un Estado aristocrático ideal del que era premisa básica el trabajo de los esclavos («Las Leyes»); gobiernan el Estado los «filósofos»; velan por su seguridad los «guardianes» o «guerreros»; por debajo de estas dos categorías de ciudadanos libres, se encuentran los «artesanos». Según palabras de Marx, la utopía de Platón constituía una idealización ateniense del régimen de castas de Egipto. Por otra parte, Marx observó también que Platón había comprendido de manera genial la trascendencia de la división del trabajo para la formación de la «polis» griega («Estado-ciudad»). La doctrina de Platón desempeñó un notabilisimo papel en la evolución ulterior de la filosofía idealista; también en la actualidad es utilizada por los enemigos de la concepción materialista del mundo.






subir