marxismoeducar.cl

        Estás en  Conceptos...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   





Fe

Aceptación gratuita de la veracidad de tal o cual fenómeno. La fe ciega en lo sobrenatural (Dios, ángeles, demonios, etc.) constituye una parte componente de toda religión. En este sentido, la fe no se diferencia de la superstición. La fe religiosa se halla contrapuesta al saber. No obstante, muchos filósofos idealistas intentan conciliar fe y saber o colocan la primera en el lugar del segundo (fideísmo). En el sentido corriente de la palabra, fe es la seguridad que se tiene en conclusiones científicas e hipótesis que en el momento dado aún no pueden ser demostradas experimentalmente. Semejante fe se apoya en el saber ya logrado y comprobado en la práctica.

Fideísmo

(del latín «fides»: fe). Doctrina que suplanta el saber por la fe o que, en general, asigna cierto valor a la fe. En una u otra medida, el fideísmo es propio de todas las teorías idealistas y expresa que la ciencia se subordina a la religión.

Fenomenalismo

(del griego fainómenon: javoy: representación, fenómeno) Teoría del conocimiento basada en la tesis de que únicamente las sensaciones son objeto inmediato del conocer. El fenomenalismo extremo conduce al idealismo subjetivo: el mundo, es un «conjunto de «ideas»» de «complejos de sensaciones» (Berkeley, Empiriocriticismo), o al agnosticismo: no podemos saber lo que se esconde tras las sensaciones (Hume). El fenomenalismo moderado, al admitir la existencia de los objetos que se manifiestan en las sensaciones, conduce o a un materialismo inconsecuente que considera los objetos como cosas materiales (Locke), o al agnosticismo kantiano si los objetos son tenidos por «cosas en sí» incognoscibles (Kant, Mill, Spencer). En el positivismo moderno, el fenomenalismo adquiere forma lingüística, dado que su tesis capital se reduce a la posibilidad de expresar la experiencia mediante un lenguaje «objetivo» o «fenomenalista». En los últimos tiempos, algunos neopositivistas que en un principio aceptaban la posibilidad absoluta de reducir las enunciaciones acerca de las cosas a enunciaciones sobre el contenido de la conciencia, han empezado a comprender la inutilidad de semejantes tentativas. Desde el punto de vista del materialismo dialéctico, la tesis básica del fenomenalismo es inconsistente, ya que en éste el conocimiento se separa de la realidad.

Fenómeno

(del griego fainómenon: representación, fenómeno). Concepto que designa lo que se nos da en la experiencia y conocemos a través de los sentidos. En la filosofía de Kant, el fenómeno en principio se diferencia del nóumeno, que queda más allá de los límites de la experiencia y no es accesible a la contemplación del hombre. Kant, mediante el concepto de fenómeno, intentaba separar radicalmente la esencia y la apariencia, considerando incognoscible la primera (Agnosticismo). Desde el punto de vista del materialismo dialéctico, no existe un límite tajante entre fenómeno y esencia; la esencia llega a conocerse a través del fenómeno. (Fenomenalismo, Fenomenología).

Fenomenología

(del griego fainómenon: fenómeno, y lógoV: doctrina, tratado). Corriente idealista subjetiva fundada por Husserl; ha ejercido una gran influencia sobre la filosofía burguesa contemporánea. El concepto central de la fenomenología –la «intencionalidad» de la conciencia (su orientación hacia el objeto)– está destinado a sustentar el principio idealista subjetivo de que «no hay objeto sin sujeto». Los requisitos básicos del método fenomenológico son: 1) la reducción fenomenológica, es decir, abstenerse de formular juicios de cualquier clase que conciernan a la realidad objetiva y que rebasen los límites de la experiencia «pura» (o sea, subjetiva); 2) la reducción trascendental, es decir, el ver al propio sujeto del conocimiento no como un ser real, empírico, social y psicofisiológico, sino como conciencia pura trascendental. Las ideas de la fenomenología han servido de base filosófica al existencialismo (Max Scheler, Heidegger). Algunos filósofos burgueses (Sartre, Merleau-Ponty) oponen la fenomenología al materialismo dialéctico. Hay filósofos católicos (Edith Stein, Van Breda) que sintetizan fenomenología y neotomismo. Las conclusiones abiertamente idealistas e irracionalistas de la fenomenología han provocado una oposición en el seno mismo de la escuela fenomenológica, cuya ala izquierda procura mantener separada del existencialismo a la fenomenología, conservando sólo el imaginario «elemento racional» de la misma (Farber, en parte Roman Ingarden). El centro teórico de la corriente fenomenológica se encuentra en el archivo de Husserl, adjunto a la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica).





subir