marxismoeducar.cl

        Estás en  Biblioteca...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   



Jorge Dimitrov

Intervención en el II Congreso de la Internacional Sindical Roja

29 de noviembre de 1922


Primera edición: En el boletín del II Congreso de la Internacional Sindical Roja, Moscú, 1922.
Esta Edición: Marxists Internet Archive, octubre de 2000.
Digitalización:Aritz, octubre de 2000.

Estamos completamente de acuerdo con los planteamientos fundamentales, contenidos en las tesis. Ello no impide señalar que sería necesario introducir ciertas modificaciones que deberían ser hechas por la Comisión.

La delegación búlgara considera que se impone subrayar más claramente en estas tesis que no sólo es prematuro convertir los sindicatos en secciones de la Unión única general, sino extremamente nocivo en el estado actual del movimiento obrero sindical, cuando es inminente una intensa lucha por reivindicaciones parciales de los obreros y rechazar los golpes de la ofensiva capitalista que se registra en cada rama de la producción, a menudo en condiciones completamente diferentes, cuando la tarea principal e inmediata es cohesionar las masas ocupadas en los diferentes sectores de la producción a fin de organizar su resistencia y arrancarlas de la influencia y dirección de los reformistas.

Segundo, es necesario condenar de manera categórica el federalismo como forma de organización anacrónica del movimiento sindical por no responder, en absoluto, a las condiciones de la lucha de clase y a las tareas actuales de los sindicatos.

Cae por su propio peso que en Francia, Italia y España es imposible pasar de un solo golpe, por simple decisión del Congreso del federalismo tradicional al centralismo. Nadie tiene tales ilusiones. Pero es necesario efectuar una intensa y sistemática labor de centralización, es decir, adaptar a tono con las condiciones actuales y necesidades de la lucha revolucionaria del proletariado, las formas orgánicas del movimiento sindical en todos los países.

Ya es hora de que todos los partidarios de la Internacional Sindical comprendan que el proletariado sólo puede luchar con éxito contra el capital centralizado en la época actual, disponiendo de sindicatos centralizados de masas.

Las objeciones que hizo el compañero italiano Vechi contra el centralismo mecánico y burocrático revisten, efectivamente, cierta importancia. Pero ningún comunista defiende un tal centralismo. Las objeciones del compañero Vechi no atañen de ningún modo al centralismo proletario, que es una necesidad histórica insoslayable en cada una de las fases de la lucha de clase del proletariado de todos los países, como es también una condición esencial para su victoria.

Tercero, la delegación búlgara insiste que el punto sobre la información y vinculación sea elaborado con mayor detalle, señalando además concretamente los órganos y medios necesarios, mediante los cuales el Buró Ejecutivo de la Internacional Sindical puede ser un vínculo vivo y permanente entre las organizaciones y partidarios de la Internacional Sindical para poder orientar de manera real las acciones de los sindicatos revolucionarios y su lucha en escala mundial.

Además, la delegación búlgara propone completar las tesis, introduciendo un párrafo especial sobre los Balcanes, cuyo contenido podía ser más o menos éste:

A los Balcanes, excepción hecha de Bulgaria, donde el movimiento sindical es único y forma parte de la Internacional Sindical, le incumbe reanudar con toda urgencia la labor por restablecer la unidad del movimiento sindical. En lo que se refiere a Yugoeslavia y Rumania en particular, el restablecer los sindicatos revolucionarios, destruidos en 1920 y 1921 ha de ser realizado en condiciones excepcionalmente difíciles en medio del terror blanco, de una reacción rabiosa y tenaz resistencia por parte de los reformistas. Estos obstáculos deben ser superados con éxito lo más rápidamente posible, restableciendo con ello los sindicatos y la unidad más estrecha entre las masas obreras sobre la base de la lucha decidida en pro de los intereses cotidianos de los trabajadores.

En Grecia, donde la Confederación General del Trabajo ha hecho suya prácticamente la plataforma de la Internacional Sindical, la tarea de los partidarios de esta última es librar una lucha decidida contra la política de traición de un puñado de dirigentes nacionalistas y traidores que aún ejercen su influencia en ciertos sindicatos. Sobre todo, es necesario arrancar de sus manos la organización de los obreros portuarios e incorporarla a la Cofederació,n General del Trabajo.

En Turquía, donde los obreros están organizados especialmente en distintos sindicatos por nacionalidades (turcos, griegos, armenios) la tarea esencial de los partidarios de la Internacional Sindical es, desplegando los mayores esfuerzos, agrupar en una sola organización estos sindicatos sobre la plataforma común de la lucha de clases, sin tener en cuenta el origen nacional de los obreros.

Dada la estrecha interdependencia económica y política existente entre los países balcánicos, el éxito de la lucha del proletariado en los Balcanes depende esencialmente de la acción general y conjunta de los sindicatos de todos estos países. Por eso, una tarea de primer orden para los partidarios de la Internacional en los Balcanes es posibilitar una acción general que tenga como consecuencia una forma orgánica de federación balcánica de los sindicatos como parte integrante de la Internacional Sindical.




subir