marxismoeducar.cl

        Estás en  Biblioteca...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   



Jorge Dimitrov

Lenin y el movimiento obrero revolucionario de los Balcanes


Primera edición: En «Internacional Sindical Roja» (versión rusa), núm. 1-4, 1924.
Esta Edición: Marxists Internet Archive, octubre de 2000.
Digitalización:Aritz, octubre de 2000.


El movimiento obrero de los países balcánicos y particularmente de Bulgaria, Servia y Rumania, ha estado desde que surgió bajo la influencia del movimiento revolucionario de Rusia. Los primeros organizadores y dirigentes de la clase obrera de estos países fueron discípulos directos de los marxistas rusos. Los mejores cuadros de la intelectualidad obrera se educaron bajo la influencia de la literatura marxista rusa, por una parte, y de la lucha heroica de los revolucionarios rusos contra el zarismo, la burguesía y el oportunismo, por otra.

Pero este evidente y firme carácter revolucionario del movimiento obrero de los países balcánicos lo debe ante todo a Lenin y a sus discípulos: La lucha del proletariado balcánico durante los últimos años está ligada directamente al nombre y a la gran obra de Lenin.

Ya desde el comienzo de la guerra imperialista, Lenin conquistó los corazones de los obreros balcánicos por su combate irreconciliable contra el imperialismo y sus lacayos los social-patriotas. Su audaz y profético llamamiento para salvar a la humanidad trabajadora por medio de la dictadura del proletariado tuvo una gran resonancia entre las amplias masas obreras de los países balcánicos.

Cuando en mayo de 1917 Lenin lanzó la consigna histórica: «¡Todo el poder a los Soviets!», el proletariado balcánico veía ya en él a su propio jefe.

Después de la Revolución de Octubre, de la cual era una brillante personificación el propio Lenin, su nombre se convirtió en bandera de la lucha libertadora de los obreros y campesinos balcánicos. Sus obras clásicas «El Estado y la Revolución» y «El imperialismo, fase superior del capitalismo» llegaron a ser libros de cabecera de los obreros en lucha de los Balcanes.

La genial idea de Lenin de la alianza entre obreros y campesinos, que encontró plena encarnación en la revolución rusa aseguró el triunfo de la primera revolución obrero-campesina en el mundo, era y sigue siendo una feliz revelación para las masas trabajadoras balcánicas. Esta iluminó como un faro, el camino por el cual debe marchar el proletariado de los países balcánicos para lograr la victoria en su lucha liberadora.

En esta idea precisamente se inspiraron las masas trabajadoras de Bulgaria, cuando en septiembre de 1923 se levantaron en armas contra la reacció burgués-fascista dominante, en la lucha por la creación de un gobierno obrero y campesino. El Levantamiento fue derrotado a causa de la superioridad numérica de las fuerzas armadas del enemigo, pero la alianza entre las masas obreras y campesinas se consolidó para siempre; ésta fue sellada con la sangre de miles de luchadores caídos y ahora es una garantía para la victoria próxima y definitiva de los trabajadores búlgaros.

En ninguna parte el problema nacional es tan intrincado y complejo como en los Balcanes, donde las distintas nacionalidades se han mezclado y entrelazado hasta tal grado en los límites de un territorio, que representan un verdadero mosaico. El problema nacional es un problema fundamental de la política balcánica. Las clases burguesas y las dinastías en los países balcánicos, como asimismo en los grandes Estados imperialistas, siempre han utilizado y siguen utilizando las contradicciones nacionales existentes para sus fines de conquista, atizando el odio de una nacionalidad contra otra y enfrentándolas entre sí.

Lenin dio la solución justa, tan cristalinamente clara, del problema nacional, el cual encontró su expresión práctica en la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. La idea de Lenin del derecho de autodeterminación de los pueblos, incluso el derecho de las nacionalidades a separarse y formar un Estado arrojó abundante luz también sobre el complejo problema nacional de los Balcanes. Las masas trabajadoras de los países balcánicos se dieron perfecta cuenta de que este problema se podía resolver y que su solución era posible no desde el punto de vista de la burguesía y de las dinastías balcánicas: de dividirse los Balcanes, sino por el único camino de la unificación libre de todas las nacionalidades que habitan la Península Balcánica en la Unión Federal, que les asegure plena libertad y derecho de autonomía.

Gracias también a la doctrina de lenin, los obreros en lucha de los países balcánicos tiene ahora una idea más clara de la necesidad de unidad en su lucha política y económica. Gracias a esta doctrina el movimiento sindical de los países balcánicos no se convirtió en instrumento de los diferentes partidos burgueses y tiene un carácter revolucionario de clase, de manera que los intereses de grupos, individuales y temporales están subordinados a los intereses, tareas y fines generales de la clase obrera.

Y si en el movimiento obrero de los países balcánicos el oportunismo juega un papel tan insignificante y ejerce una influencia mucho más débil que en cualquier otra parte, excepto en Rusia, sobre las masas trabajadoras, esto se explica por el hecho de que éste sigue el camino señalado por nuestro gran maestro y guía, Vladimir Ilich Lenin.

Ahora, cuando cada obrero y campesino de los países balcánicos deplora la muerte de Lenin, las ideas de éste se difunden por toda la Península Balcánica. Estas ideas son la estrella polar en la oscura noche de la feroz reacción burgués-fascista dominante y anuncian una victoria próxima de la Unión Balcánica de Repúblicas Obreras y Campesinas.




subir