marxismoeducar.cl

Estás en la sala o guía de estudios ...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   




  

Economía: segunda parte.

   El salario.

    El salario es el valor de la fuerza de trabajo expresado en dinero (generalmente), sin embargo, se confunde con el valor del trabajo o la capacidad creadora de valor empleada por el trabajador en la transformación de determinada materia en mercancía útil, disfrazando así, tras el pago de un salario el real valor del trabajo materializado en las mercancías.

    El salario, visto desde de otro modo, es el valor del tiempo de trabajo necesario para la subsistencia del trabajador en condiciones productivas y de su renovación como tal; pero no incluye el tiempo de trabajo adicional en el que el trabajador continúa incorporando valor a las mercancías, tiempo que es la fuente de la plusvalía del empresario capitalista; es decir el salario representa una fracción del trabajo que realiza el trabajador para el capitalista.

    " La forma del salario, pues, borra toda huella de la división de la jornada laboral entre trabajo necesario y plustrabajo, entre trabajo pago e impago. Todo trabajo aparece como trabajo pago. En la prestación personal servil el trabajo del siervo para sí mismo y su trabajo forzado para el señor se distinguen, de manera palmariamente sensible, tanto en el espacio como en el tiempo. En el trabajo esclavo, incluso la parte de la jornada laboral en la cual el esclavo no hace más que suplir el valor de sus propios medios de subsistencia, en la cual, pues, en realidad trabaja para sí mismo, aparece como trabajo para su amo. Todo su trabajo toma la apariencia de trabajo impago. En el caso del trabajo asalariado, por el contrario, incluso el plustrabajo o trabajo impago aparece como pago. Allí la relación de propiedad vela el trabajar para sí mismo del esclavo, aquí, la relación dineraria encubre el trabajar gratuito del asalariado." [ Marx: El capital, t I, Cáp.. XVII ]


    El precio y la naturaleza del salario.

   El salario es el pago en dinero por el tiempo de trabajo del trabajador consume en el proceso de producción de las mercancías que quedan en propiedad del capitalista; su magnitud depende de las condiciones medias de desarrollo de la productividad del trabajo, para una sociedad dada. Durante ese período el trabajador realiza mayor trabajo que el necesario para su propia subsistencia, lo que establece una diferencia entre lo que produce el trabajador y lo que el capitalista retribuye en forma de salario. Un "buen trabajador" produce mayor cantidad de mercancías que uno mas perezoso, sin embargo el capitalista debe retribuir igual cantidad de salario a ambos por que este se paga por tiempo de trabajo socialmente necesario; del mismo modo un trabajador de una empresa mas tecnificada produce mas mercancías en una unidad de tiempo que un trabajador de una empresa menos tecnificada. Estos ejemplos manifiestan la diferencia entre el salario y el valor real producido por el trabajo; vemos así que la magnitud del salario o precio en dinero del tiempo de trabajo, se establece no por una relación entre individuos como aparenta, sino que refleja una relación social entre clases sociales con realidades distintas y objetivos distintos, de allí que la naturaleza del salario es ser un instrumento de coerción en manos del capitalista en el mercado del trabajo y un grillete que agobia la existencia del trabajador.

    Vemos así que la naturaleza del salario es ser una forma aparente del valor del trabajo, pero en realidad no es más que una fracción de él que corresponde al valor de la fuerza de trabajo que el trabajador adelanta al capitalista y que éste reembolsa una vez que se ha consumido.
    "Veamos ahora, por de pronto, cómo el valor y el precio de la fuerza de trabajo se presentan en su forma transmutada como salario." [ Marx: El capital, ídem ]


    Las formas del salario.

    El salario puede expresarse en distintas formas según si se toma como referencia el tiempo de que dispone el capitalista para consumirlo o según si se toma como referencia el producto producido. Estas formas fundamentales del salario son el salario por tiempo y el salario por pieza o a destajo.

    El salario por tiempo es el precio de la fuerza de trabajo por un tiempo determinado; un mes, una semana, un día o una hora. La producción de plusvalía, bajo esta forma de salario esta condicionada a las condiciones de productividad del trabajo y de la intensidad del mismo que el capitalista pueda imprimir en su proceso productivo; esta modalidad otorga al capitalista la posibilidad de emplear solo la fuerza de trabajo que requiera su producción y acomodarse a las condiciones del mercado; vale decir si las condiciones del mercado son de alta demanda de mercancías, el capitalista requiere de prolongar la jornada de trabajo para aprovechar el momento del mercado y puede recurrir, por ejemplo al pago de "horas extraordinarias", incrementando con ello la parte del trabajo adicional. Por el contrario si las condiciones del mercado son de poca demanda de mercancías, recurre al pago de "medias jornadas" lo que equivale a decir medios salarios, sustrayendo así una parte del trabajo necesario o del valor del trabajo, cargando de este modo sobre los hombros del trabajador una parte de la " disminución de las ganancias". Recordemos que el valor de la fuerza de trabajo, es el equivalente al promedio social de los medios de subsistencia del trabajador, por consiguiente, con medio salario solo se paga la mitad de este valor.

    " Queda abolida la conexión entre el trabajo pago y el impago. El capitalista puede ahora arrancar al obrero determinada cantidad de plustrabajo sin concederle el tiempo de trabajo necesario para su autoconservación. Puede anular toda regularidad de la ocupación y, según su comodidad, capricho e intereses momentáneos, hacer que el trabajo más monstruosamente excesivo alterne con la desocupación relativa o total. Puede so pretexto de pagar el "precio normal del trabajo", prolongar anormalmente la jornada laboral sin que el obrero perciba ninguna compensación correspondiente. " [ Marx: El capital, t I Cáp.. XVIII ]

    El salario a destajo  o por pieza , es la forma del salario que se basa en el pago por cantidad de productos producidos, sea este en las instalaciones del capitalista o no. El monto del salario se calcula siguiendo el valor social de la fuerza de trabajo, es decir se basa en el valor medio de un tiempo de trabajo determinado ( por ejemplo, un día) y se compara con la cantidad de productos producidos en el mismo período; muchas veces el salario a destajo es menor que el por tiempo, por lo que el trabajador para su subsistencia debe prolongar su jornada de trabajo en el afán de obtener el salario que necesita. En apariencia, el salario a destajo, cancela el trabajo del obrero por que el pago es por el producto dejando en penumbras el tiempo que el trabajador empleó en su producción; cuando este trabajo se realiza en otro lugar que no sea las instalaciones del capitalista, sino en dependencias del trabajador, la explotación se acrecienta porque en las labores de producción se incorporan frecuentemente otros miembros de la familia. El salario a destajo tiene también la particularidad que descarga al capitalista de toda responsabilidad sobre la producción de la mercancía y sobre las responsabilidades sociales con respecto al trabajador.

    El incremento de la plusvalía, en la modalidad de trabajo a destajo proviene de la prolongación de la jornada de trabajo y de la intensificación del mismo.

    "La calidad del trabajo está controlada aquí por la obra misma, que debe poseer la calidad media para que se pague íntegramente el precio de cada pieza. El pago a destajo se convierte, en este sentido, en fuente abundantísima de descuentos salariales y fullería capitalista.

Esta forma de pago brinda al capitalista una medida rigurosamente precisa de la intensidad del trabajo. Sólo el tiempo de trabajo que se encarna en una cantidad de mercancías determinada previamente y fijada por la experiencia, cuenta como tiempo de trabajo socialmente necesario y se lo remunera como tal."..." Como la calidad e intensidad del trabajo están controladas aquí por la forma misma del salario, ésta vuelve superflua gran parte de la vigilancia del trabajo. De ahí que dicha forma constituya el fundamento tanto de la industria doméstica moderna, descrita anteriormente, como de un sistema de explotación y opresión articulado jerárquicamente. Este sistema presenta dos formas fundamentales. El pago a destajo, por un lado, facilita la interposición de parásitos entre el capitalista y el obrero, el subarriendo del trabajo (sub-letting of labour). La ganancia de esos intermediarios deriva, exclusivamente, de la diferencia entre el precio del trabajo pagado por el capitalista y la parte de ese precio que aquéllos dejan que llegue efectivamente a manos del obrero " [ Marx: El capital, t I, Cáp.. XIX ]


    Salario nominal y salario real. Tendencia decreciente en el capitalismo.

   El salario nominal es el precio de la fuerza de trabajo expresado en dinero ( como medio de pago); mientras que el salario real es el expresado en medios de subsistencia lo que equivale a decir la capacidad adquisitiva del salario.   

    El salario como precio de la mercancía fuerza de trabajo, también suele no corresponder a su valor por las condiciones fluctuantes del mercado de fuerza de trabajo, por un lado, y por las fluctuaciones del valor del dinero como medio de pago por otro. Esto sin considerar aun que el incremento de la productividad del trabajo por el desarrollo de las fuerzas productivas, disminuye constantemente el valor de las mercancías en general y con ello el valor de los productos necesarios para la subsistencia del trabajador; consecuentemente con ello el valor de su fuerza de trabajo. Esta situación aparece disfrazada por el echo que constantemente se eleva la magnitud nominal del salario, pero este incremento salarial no guarda proporción con la desvalorización del dinero como medio de pago; no obstante ello, el consumo o nivel de vida de los trabajadores se eleva históricamente, merced de que el menor valor de las mercancías no afecta el valor de uso de las mismas; vale decir que los trabajadores acceden a consumir mayor cantidad de productos por la disminución del valor de los mismo y a pesar de ello el valor de su fuerza de trabajo disminuye y también su salario real, aunque nominalmente se incremente. De ello se desprende que existe una diferencia entre el salario nominal y el salario real.

    Esta diferencia se hace mas evidente en las diferencias de salario entre los distintos países, en el mercado mundial del trabajo.

    "En el mercado mundial, la jornada nacional de trabajo más intensa no sólo cuenta como jornada laboral de mayor número de horas, como jornada mayor en cuanto a la extensión, sino que la jornada nacional de trabajo más productiva cuenta como más intensa, siempre y cuando la nación más productiva no se vea forzada por la competencia a reducir a su valor el precio de venta de la mercancía. La jornada nacional de trabajo más intensa y más productiva, pues, en términos generales se representa en el mercado mundial en una expresión dineraria más alta que la jornada nacional de trabajo menos intensa o productiva. Lo que vale para la jornada laboral, se aplica también a cada una de sus partes alícuotas. Por consiguiente, el precio dinerario absoluto del trabajo puede estar más alto en una nación que en la otra, aunque el salario relativo, esto es, el salario comparado con el plusvalor producido por el obrero, o su producto total de valor, o el precio de los víveres, sea menor." [ Marx: El capital, t I, Cáp. XX ]


    La acumulación del capital y el empobrecimiento del proletariado. Producción y reproducción.

     En la vida social se enfrentan por un lado la producción de bienes de consumo y por otro lado el consumo de los bienes producidos; dentro de este consumo de bienes se incluyen los bienes consumidos en el proceso de producción, los medios de producción y la fuerza de trabajo; por lo tanto una parte de lo producido debe ser destinado a reponer lo que se consume en el proceso mismo, esto se conoce como la reproducción del capital.

    "Cualquiera que sea la forma social del proceso de producción, es necesario que éste sea continuo, que recorra periódicamente, siempre de nuevo, las mismas fases. Del mismo modo que una sociedad no puede dejar de consumir, tampoco le es posible cesar de producir. Por tanto, considerado desde el punto de vista de una interdependencia continua y del flujo constante de su renovación, todo proceso social de producción es al propio tiempo proceso de reproducción." [ Marx: El capital, t I, sección VII ]

    De tal modo que la reproducción del capital es la repetición del ciclo del valor; cuando esta repetición es a la misma escala que la anterior recibe el nombre de reproducción simple y cuando es a una escala mayor que la precedente es llamada reproducción ampliada.


    La reproducción simple y la reproducción ampliada del capital.

    En la reproducción simple se renuevan las condiciones de producción del ciclo anterior, la plusvalía que obtiene el capitalista es consumida por el o atesorada, pero no se incorpora al ciclo productivo siguiente. La renovación de las condiciones de producción presentan dos aspectos; por un lado se renuevan los medios de producción y el valor de la fuerza de trabajo; por otro lado se renuevan las condiciones sociales de producción, ya que el capitalista continúa siendo el dueño de los medios de producción y el proletario sigue dependiendo de la venta de su fuerza de trabajo por tiempo. Aquí vale destacar que el salario que recibe el trabajador, no proviene de los fondos del capitalista como es aparente, sino que de la realización en el mercado de la mercancía que el mismo trabajador valorizó en el período anterior, por lo que en rigor lo que se renueva es el capital aportado por el capitalista, es decir la parte del capital constante.

    "Las condiciones de la producción son, a la vez, las de la reproducción. Ninguna sociedad puede producir continuamente, esto es, reproducir, sin reconvertir continuamente una parte de sus productos en medios de producción o elementos de la nueva producción. Bajo condiciones en lo demás iguales, esa sociedad sólo puede reproducir o mantener en la misma escala su riqueza si a los medios de producción o sea los medios de trabajo, materias primas y materiales auxiliares consumidos por ejemplo durante un año, los remplaza in natura [en especie] por una cantidad igual de ejemplares nuevos, separados de la masa anual de productos e incorporados nuevamente al proceso de producción. Determinada cantidad del producto anual pertenece, pues, a la producción. Destinada desde un principio al consumo productivo, dicha cantidad existe en gran parte en formas naturales que excluyen de por sí el consumo individual."..."  En cuanto incremento periódico del valor de capital o fruto periódico del capital que se procesa, el plusvalor asume la forma de un rédito devengado por el capital .

Si al capitalista este rédito sólo le sirve como fondo de consumo o lo gasta tan periódicamente como lo obtiene, se verifica, siempre que las demás condiciones se mantengan iguales, una reproducción simple"..."La introducción al proceso de producción es la compra de la fuerza de trabajo por un tiempo determinado, y dicha introducción se renueva constantemente no bien vence el plazo de venta del trabajo, cerrándose, con ello, determinado período de producción: semana, mes, etc. Pero al obrero sólo se le paga después que su fuerza de trabajo ha actuado y cuando ya ha realizado en mercancías tanto su propio valor como el plusvalor. El obrero, pues, ha producido el plusvalor que por el momento sólo consideramos como fondo de consumo del capitalista y asimismo el fondo mismo con el que se le paga, el capital variable, antes que éste revierta a él bajo la forma del salario, y sólo se lo ocupa mientras lo reproduzca constantemente. "..."  El obrero mismo, por consiguiente, produce constantemente la riqueza objetiva como capital, como poder que le es ajeno, que lo domina y lo explota, y el capitalista, asimismo, constantemente produce la fuerza de trabajo como fuente subjetiva y abstracta de riqueza, separada de sus propios medios de objetivación y efectivización, existente en la mera corporeidad del obrero; en una palabra, produce al trabajador como asalariado. Esta constante reproducción o perpetuación del obrero es la [conditio] sine qua non de la producción capitalista." [ Marx: El capital, ídem ]

    Si la parte de la plusvalía producida por el trabajador, es incorporada al nuevo ciclo de producción, estamos frente a una acumulación de capital; este es el fundamento de la llamada reproducción ampliada." Con anterioridad debimos considerar cómo el plusvalor surge del capital; ahora hemos de examinar cómo el capital surge del plusvalor. El empleo de plusvalor como capital, o la reconversión de plusvalor en capital, es lo que se denomina acumulación del capital." Marx: El capital t I, Cáp.. XXII ]

    Las fuentes de este incremento de capital,  suele atribuirse a los fondos del capitalista; pero en la renovación del capital, el capitalista también consume para su existencia sin realizar trabajo productivo por lo que los fondos propios se agotan en el transcurso de los mismo proceso, es decir que los fondos provenientes del propio capitalista en vez de aumentar disminuyen con el tiempo hasta agotarse completamente; otra suposición es que estos provienen del ahorro del capitalista, cuestión que no tiene fundamento a vista de la anterior explicación. Las fuentes reales de la acumulación del capital provienen en su mayor  parte del plusvalor producido por el obrero y por otra parte, de la disminución del valor de la fuerza de trabajo a escala social, vale decir de la modificación entre la relación entre el capital constante y el capital variable, lo que en última instancia se traduce en una mayor plusvalía. Es en suma trabajo no retribuido la fuente última de la acumulación capitalista.

    "Al aumentar la eficacia, el volumen y el valor de sus medios de producción, o sea con la acumulación que acompaña el desarrollo de su fuerza productiva, el trabajo conserva y perpetúa, pues, bajo formas siempre nuevas, un valor de capital en crecimiento incesante. Esta fuerza natural del trabajo se manifiesta como facultad de autoconservación del capital que se lo ha incorporado, del mismo modo que las fuerzas productivas sociales del trabajo aparecen como atributos del capital, y así como la constante apropiación de plustrabajo por el capitalista se manifiesta como constante autovalorización del capital. Todas las potencias del trabajo se proyectan como potencias del capital, así como todas las formas de valor de la mercancía lo hacen como formas del dinero." [ Marx: El capital. ídem ]


    Composición orgánica del capital. La concentración y la centralización del capital.

     En el capital se distinguen dos componentes, la parte que aporta el capitalista en forma de materiales, instalaciones, medios de trabajo, etc.; como medios de producción y no produce valorización del mismo sino que solo es traspasado por partes a la mercancías en la medida de su desgaste o consumo, por ello se le conoce como capital constante y la parte que aporta el trabajador en forma de tiempo de trabajo útil y cuyo valor resulta mayor que su costo por lo que resulta en una valorización de esa parte del capital conocida como capital variable. La relación de proporcionalidad entre estas dos partes del capital se conoce por el nombre de composición orgánica del capital.

    La valorización del capital, que ahora consideraremos como propiedad del capitalista, produce una acumulación de plusvalor que puede tomar varios caminos; puede ser consumido por el capitalista y con ello desaparecer en su estómago o en sus excesos lujuriosos (o los de su mujer, etc..); puede ser atesorado por el capitalista en forma de dinero u otros bienes no productivos y con ello ser abstraído de la producción dejando así de actuar como capital en acción y constituirse como capital de reserva; o lo que es mas común y necesario en el capitalismo, ser reincorporado al ciclo de la producción en cualquiera de sus formas, como capital productivo, comercial o financiero. Cuando esto ocurre, estamos ante el fenómeno de acumulación de capital.

    Este acrecentamiento del capital no se distribuye de manera proporcional a su composición orgánica, pues el capitalista está interesado básicamente en dos cosas; primero en aumentar su riqueza y segundo en aumentar su productividad y su competitividad en el mercado; por ello la mayor parte del nuevo capital se orienta a la parte del capital constante y el capital variable siempre se mantendrá al mínimo necesario porque el capitalista ve en él no una inversión sino mas bien un gasto necesario. De esta situación, sucede que muchas veces, el incremento de nuevo capital se aplica en tecnologías que resultan en disminución de la parte de capital variable; por ejemplo cuando una máquina nueva reemplaza el trabajo de varios obreros, estos van a dar a la calle, de vuelta al mercado del trabajo o al ejército de reserva del capitalismo, contribuyendo a incrementar la oferta de la mercancía fuerza de trabajo provocando una baja en el precio de la misma, lo que resulta en un beneficio para el capitalista.

    "Vale decir que la masa del instrumental y de los materiales aumenta cada vez más en comparación con la suma de fuerza obrera necesaria para movilizarla. Por consiguiente, a medida que el acrecentamiento del capital hace que el trabajo sea más productivo, se reduce la demanda de trabajo con relación a la propia magnitud del capital.". El aumento de ésta se manifiesta, pues, en la reducción de la masa de trabajo con respecto a la masa de medios de producción movidos por ella, esto es, en la disminución de magnitud del factor subjetivo del proceso laboral comparado con sus factores objetivos." [ Marx: El capital, t I, Cáp.. XXIII ]

    El incremento del capital es una necesidad del capitalista que es impulsada por la competencia en el mercado, la forma como esta necesidad se resuelve se manifiesta por dos vías; cuando el capitalista aporta su propia plusvalía para acrecentar el capital de su industria, se dice que es una concentración del capital; y cuando dos o más capitalistas reúnen sus capitales para obtener ventajas competitivas, pero no existe un incremento absoluto de capital, se dice que es una centralización del capital.

    "Todo capital individual es una concentración mayor o menor de medios de producción, con el comando correspondiente sobre un ejército mayor o menor de obreros. Toda acumulación se convierte en medio al servicio de una nueva acumulación. Amplía, con la masa acrecentada de la riqueza que funciona como capital, su concentración en las manos de capitalistas individuales y por tanto el fundamento de la producción en gran escala y los métodos de producción específicamente capitalistas. El incremento del capital social se lleva a cabo a través del incremento de muchos capitales individuales. Presuponiendo que no varíen todas las demás circunstancias, los capitales individuales y con ellos la concentración de los medios de producción crecen en la proporción en que constituyen partes alícuotas del capital global social. Al propio tiempo, de los capitales originarios se desgajan ramificaciones que funcionan como nuevos capitales autónomos. Un gran papel desempeña en ello, entre otros factores, la división del patrimonio en el seno de las familias capitalistas. Por tanto, con la acumulación del capital crece en mayor o menor medida el número de los capitalistas. Dos puntos caracterizan este tipo de concentración que se funda directamente en la acumulación o, más bien, es idéntica a ésta. Primero: el grado de incremento de la riqueza social limita, bajo condiciones en lo demás iguales, la concentración creciente de los medios sociales de producción en las manos de capitalistas individuales. Segundo: la parte del capital social radicada en cada esfera particular de la producción está dividida entre numerosos capitalistas que se contraponen recíprocamente como productores [778] independientes de mercancías y compiten entre sí. No sólo la acumulación y la consiguiente concentración, pues, están fraccionadas en muchos puntos, sino que el crecimiento de los capitales en funcionamiento está compensado por la formación de nuevos y la escisión de antiguos capitales. De ahí que si por una parte l acumulación se presenta como concentración creciente de los medios de producción y del comando sobre el trabajo, por otra parte aparece como repulsión de muchos capitales individuales entre sí." [ Marx: El capital, ídem ]

    Ambas formas de incrementar el capital en función difieren entre sí en que una, la concentración, es un incremento absoluto del capital; mientras que la centralización es solo un incremento relativo; sin embargo para los efectos de la composición orgánica del capital se comportan de manera similar, ya que la centralización del capital tiene por objeto obtener ventajas de operación mediante el mejor aprovechamiento de los recursos de las distintas empresas, por lo que algunas funciones que se repiten en varias son reemplazadas por la función de una de ellas, optimizando así el uso del capital constante y el variable; tal es a modo grueso, la razón por la que luego de las "fusiones" empresariales devienen los despidos de trabajadores.

    "Contra este fraccionamiento del capital global social en muchos capitales individuales, o contra la repulsión de sus fracciones entre sí, opera la atracción de las mismas. Ya no se trata de una concentración simple de los medios de producción y del comando sobre el trabajo, idéntica a la acumulación. Es una concentración de capitales ya formados, la abolición de su autonomía individual, la expropiación del capitalista por el capitalista, la transformación de muchos capitales menores en pocos capitales mayores. Este proceso se distingue del anterior en que, presuponiendo solamente una distribución modificada de los capitales ya existentes y en funcionamiento, su campo de acción no está circunscrito por el crecimiento absoluto de la riqueza social o por los límites absolutos de la acumulación. Si el capital se dilata aquí, controlado por una mano, hasta convertirse en una gran masa, es porque allí lo pierden muchas manos. Se trata de la concentración propiamente dicha, a diferencia de la acumulación" [ Marx: El capital, ídem ]


    El ejército industrial de reserva.

       El incremento del capital social estimula el crecimiento de la economía en su conjunto por lo que el crecimiento del capital variable o de las fuentes de trabajo tiene un carácter absoluto; sin embargo, el crecimiento desigual de los componentes del capital, creciendo mayormente la parte constante del capital, da como resultado que el crecimiento del empleo asuma un carácter relativo, no creciendo el empleo en la misma medida en que crece la economía en su conjunto. La variación en la composición orgánica del capital es fuente permanente de desempleo.

    El crecimiento desigual de las partes del capital se enfrenta en oposición al crecimiento natural de la población, de modo que el crecimiento de la concentración del capital aporta sin cesar a incrementar la masa de personas que quedan fuera de la actividad productiva y pasan a formar parte de un ejército de reserva disponibles en el mercado del trabajo, cada vez mayor. Suelen llamar a esa masa humana ajena a al acceso a ganarse el sustento, superpoblación relativa.

    La superpoblación relativa o excedente humano de la sociedad capitalista, se distingue como población flotante, formada por los trabajadores que han perdido su trabajo por el desarrollo desigual en la composición orgánica del capital o como consecuencia del paro forzoso de la industria a que llevan las crisis del capitalismo. Esta población flotante con su aumento contribuye a disminuir las condiciones de vida de los trabajadores por la vía de incrementar la oferta de trabajo y disminuir el precio de los salarios, y porque los salarios de los obreros muchas veces deben alcanzar para compartir con los cesantes.

    La superpoblación latente esta formada por los pequeños productores arruinados, por los campesinos empobrecidos y por los jornaleros y temporeros que solo encuentran trabajo esporádicamente.

    La superpoblación estancada esta formada por  grupos de personas que han perdido su trabajo y solo consiguen con un salario por debajo del habitual, trabajadores a domicilio, jornaleros eventuales, etc.

    En el extremo de esta escala, se encuentran los indigentes, desprovistos de trabajo por largo tiempo y sin esperanzas de encontrar nuevamente, son los inválidos, los ancianos, los mendigos, etc.

    "Como la demanda de trabajo no está determinada por el volumen del capital global, sino por el de su parte constitutiva variable, ésta decrece progresivamente a medida que se acrecienta el capital global, en vez de aumentar proporcionalmente al incremento de éste, tal como antes suponíamos. Esa demanda disminuye con relación a la magnitud del capital global, y en progresión acelerada con respecto al incremento de dicha magnitud. Al incrementarse el capital global, en efecto, aumenta también su parte constitutiva variable, o sea la fuerza de trabajo que se incorpora, pero en proporción constantemente decreciente. Los intervalos en los que la acumulación opera como mero ensanchamiento de la producción sobre una base técnica dada, se acortan. Para absorber un número adicional de obreros de una magnitud dada, o incluso a causa de la metamorfosis constante del capital antiguo para mantener ocupados a los que ya estaban en funciones, no sólo se requiere una acumulación del capital global acelerada en progresión creciente; esta acumulación y concentración  crecientes, a su vez, se convierten en fuente de nuevos cambios en la composición del capital o promueven la disminución nuevamente acelerada de su parte constitutiva variable con respecto a la parte constante. Esa disminución relativa de su parte constitutiva variable, acelerada con el crecimiento del capital global y acelerada en proporción mayor que el propio crecimiento de éste, aparece por otra parte, a la inversa, como un incremento absoluto de la población obrera que siempre es más rápido que el del capital variable o que el de los medios que permiten ocupar a aquélla. La acumulación capitalista produce de manera constante, antes bien, y precisamente en proporción a su energía y a su volumen, una población obrera relativamente excedentaria, esto es, excesiva para las necesidades medias de valorización del capital y por tanto superflua."..." Pero si una sobrepoblación obrera es el producto necesario de la acumulación o del desarrollo de la riqueza sobre una base capitalista, esta sobrepoblación se convierte, a su vez, en palanca de la acumulación capitalista, e incluso en condición de existencia del modo capitalista de producción. Constituye un ejército industrial de reserva a disposición del capital, que le pertenece a éste tan absolutamente como si lo hubiera criado a sus expensas." [ Marx: El capital, ídem ]


    La ley general de la acumulación capitalista. La depauperación absoluta y relativa del proletariado.

    El desarrollo de la producción lleva de la mano la concentración del capital; y esta concentración del capital va de la mano con el incremento de las miserias del proletariado; en suma esa es la Ley general de la acumulación capitalista.

    "Cuanto mayores sean la riqueza social, el capital en funciones, el volumen y vigor de su crecimiento y por tanto, también, la magnitud absoluta de la población obrera y la fuerza productiva de su trabajo, tanto mayor será la pluspoblación relativa o ejército industrial de reserva. La fuerza de trabajo disponible se desarrolla por las mismas causas que la fuerza expansiva del capital. La magnitud proporcional del ejército industrial de reserva, pues, se acrecienta a la par de las potencias de la riqueza. Pero cuanto mayor sea este ejército de reserva en proporción al ejército obrero activo, tanto mayor será la masa de la pluspoblación consolidada o las capas obreras cuya miseria está en razón inversa a la tortura de su trabajo. Cuanto mayores sean, finalmente, las capas de la clase obrera formadas por menesterosos enfermizos y el ejército industrial de reserva, tanto mayor será el pauperismo oficial. Esta es la ley general, absoluta, de la acumulación capitalista." [ Marx: El capital, ídem ]

    El empobrecimiento del proletariado de manifiesta de dos formas; la depauperación relativa que es el empobrecimiento del proletariado en relación al desarrollo de la economía en general; corresponde a crecimiento desigual de la composición orgánica del capital; y la depauperación absoluta del proletariado, que corresponde al empobrecimiento general de las condiciones de vida del proletariado determinado por la disminución del salario real de los trabajadores y por la intensificación del trabajo, por la prolongación del tiempo de trabajo, por el paro forzoso, por las crisis periódicas del capitalismo, etc. por todas las condiciones que en general contribuyen a mermar las condiciones de vida de los trabajadores; algunas de ellas evidentes a simple vista y otras poco aparentes como el efecto de las crisis capitalistas que llevan a los trabajadores a consumir lo producido en otro tiempo o a perder lo que antes había logrado, como por ejemplo, la vivienda es rematada por imposibilidad de pagarla, los artículos del hogar vendidos para satisfacer necesidades mas urgentes, etc.. Suele atribuirse estas calamidades a la "mala suerte" de perder el trabajo y hasta inspira compasión el capitalista bueno que tuvo la decencia de no robarse las imposiciones del trabajador; cuando en realidad, la crisis tiene su origen en la propia acumulación del capital.

    " Esta ley produce una acumulación de miseria proporcionada a la acumulación de capital. La acumulación de riqueza en un polo es al propio tiempo, pues, acumulación de miseria, tormentos de trabajo, esclavitud, ignorancia, embrutecimiento y degradación moral en el polo opuesto, esto es, donde se halla la clase que produce su propio producto como capital." [ Marx: El capital, ídem ]


   La contradicción fundamental del capitalismo.

       El desarrollo de la Ley general de la acumulación capitalista hace que por un lado la producción se desarrolle cada día con mas fuerza y aceleración; la concentración de los capitales y la centralización de los mismos, reúne cada vez en menos manos la propiedad sobre los medios de producción incrementándose el carácter social de la producción al exigir cada vez mas concentración de trabajadores bajo el dominio de un solo capital; al incrementarse el uso de la tecnología en los procesos productivos, también se hace mas necesaria la cooperación en los procesos de producción, las cadenas productivas son el centro que regula la actividad y el ritmo de trabajo de los obreros, la falla de uno retrasa el trabajo de todos, las producciones de una empresa dependen cada vez mas de las producciones de otras como proveedoras de materias primas o partes de una mercancía final, a esto se suma la necesaria coordinación del transporte y otros servicios. En suma la producción por una parte, se socializa cada vez mas.

    Por otro lado, el proletariado se empobrece en términos absolutos y relativos en forma creciente; los éxitos productivos de la industria se contradicen con las condiciones de vida del proletariado; por un lado cada día se produce más y más rápido, por otro lado el consumo cada día se restringe mas en términos absolutos y relativos. Esta es la manifestación de la contradicción entre el carácter social de la producción y el carácter privado de apropiación de los productos y constituye la contradicción fundamental del capitalismo.


    Ciclo y rotación del capital.

     El capital industrial es la forma fundamental de existencia del capital en el capitalismo; es el que tiene por finalidad la creación y la apropiación de la plusvalía. Dentro del proceso productivo, este capital industrial adopta distintas formas de acuerdo a las etapas que recorre desde el momento en que el dinero se convierte en capital, hasta el momento en retorna a su punto de origen como capital valorizado en forma de dinero.

    "El capital industrial es el único modo de existencia del capital en el cual no sólo la apropiación de plusvalor, o en su caso de plusproducto, sino al mismo tiempo su creación, es función del capital. Por eso condiciona el carácter capitalista de la producción; su existencia implica la del antagonismo de clase entre capitalistas y asalariados." [ Marx: El capital, libro segundo, primera parte]


    El ciclo del capital. Las tres formas del capital industrial.

    Este paso del capital por las distintas etapas, en las que adopta distintas formas, es lo que se llama ciclo del capital; en él se distinguen tres etapas que corresponden a tres formas; la forma de capital dinerario, la forma de capital productivo y la forma de capital mercantil.

    El capital dinerario es la forma como se incorpora el dinero al ciclo del capital; como dinero se utiliza para intercambiarse en el mercado por medios de producción y fuerza de trabajo; se puede representar de la siguiente forma:

                   FT
    D - M <          >  . . . P . . . M'-D'
                  MP.

    En que D= dinero; M= mercancía; FT= fuerza de trabajo y MP= medios de producción, P el proceso productivo, M´ mercancía valorizada y D´dinero valorizado.

    "Al analizar el capital dinerario (por el momento sólo nos ocupamos de él dentro de la función determinada en la que se nos presenta aquí) se producen por lo común dos errores que corren paralelos o se entremezclan. En primer lugar: las funciones que el valor de capital cumple como capital dinerario, y que precisamente puede cumplir porque se encuentra bajo la forma dineraria, se deducen erróneamente de su carácter de capital, mientras que en realidad sólo se deben al estado de dinero en que se encuentra el valor de capital, a esta forma de manifestación suya en cuanto dinero. Y en segundo lugar, a la inversa: el contenido específico de la función dineraria, que la convierte al propio tiempo en una función de capital, se deduce de la naturaleza del dinero (confundiendo, de esta suerte, dinero con capital), mientras que en realidad ella presupone condiciones sociales --como aquí, en el cumplimiento de D - FT-- que no están dadas de ningún modo en la mera circulación de mercancías y en la correspondiente circulación de dinero." [ Marx: El capital, ídem ]

    Ahora el capitalista posee los elementos necesarios para la producción de mercancías y con ella del plusvalor. La etapa que sigue es por tanto la de producción de la mercancía y la forma que adopta el capital es la forma de capital productivo. 

    "Sean cuales fueren las formas sociales de la producción, sus factores son siempre los trabajadores y los medios de producción. Pero unos y otros sólo lo son potencialmente si están separados. Para que se produzca, en general, deben combinarse. La forma especial en la que se lleva a cabo esta combinación distingue las diferentes épocas económicas de la estructura social. En el presente caso la separación del trabajador libre con respecto a sus medios de producción es el punto de partida dado, y ya hemos visto cómo y bajo qué condiciones ambos se combinan en las manos del capitalista: a saber, como modo de existencia productivo de su capital. El proceso real al que ingresan conjuntamente los creadores (personales y materiales) de mercancías así reunidos, el proceso de producción, se transforma por eso, él mismo, en una función del capital, en proceso capitalista de producción," [ Marx: El capital, ídem ]

    En la fase del capital productivo, se produce la valorización del capital y con ello la producción de plusvalía; la forma de representarla es la que sigue:

                FT
    M <          >  . . . P . . . M'-D'   =>2° ciclo= D -
                  MP.

    El producto del capital productivo es una mercancía valorizada, pero no es el objeto del capitalista poseer cantidad de mercancías sino realizarlas en el mercado con el fin de recuperar su inversión inicial mas la plusvalía en forma de dinero. Lo que posee entonces el capitalista es un capital en forma de capital mercantil, que debe realizar en el mercado para que le sea útil. La forma mercantil del capital se puede representar de la siguiente forma:

            M'-D'...

    "Ahora bien, la función de M' es la de todo producto mercantil: transformarse en dinero, venderse, recorrer la fase de circulación M - D. Mientras el capital ahora valorizado permanece en la forma de capital mercantil, está inmovilizado en el mercado, el proceso de producción se halla paralizado. El capital no actúa ni como creador de producto ni como creador de valor. Según el distinto grado de velocidad con el cual el capital se desprenda de su forma mercantil y adopte su forma dineraria, o según la rapidez de la venta, el mismo valor de capital servirá en grado muy desigual como creador de producto y de valor, y la escala de la reproducción se ampliará o se acortará." [ Marx: El capital, ídem ]

     " El proceso cíclico del capital se desenvuelve en tres fases, que, como se expuso en el primer tomo, se suceden con arreglo a esta secuencia:
Primera fase: El capitalista aparece como comprador en el mercado de mercancías y en el mercado de trabajo; su dinero se convierte en mercancía o efectúa el acto de circulación D - M.
Segunda fase: Consumo productivo, por parte del capitalista, de las mercancías adquiridas. Actúa como productor capitalista de mercancías; su capital recorre el proceso de producción. El resultado es: mercancía de valor superior al de sus elementos de producción.
Tercera fase: El capitalista retorna como vendedor al mercado, su mercancía se cambia por dinero o efectúa el acto de circulación M-D.
Por lo tanto, la fórmula para el ciclo del capital dinerario es: D - M . . . P . . . M'-D', en la cual los puntos indican que el proceso de circulación está interrumpido, y tanto M' como D' designan una M y un D acrecentados por el plusvalor." [ Marx: El capital, ídem ]

  Ahora el capitalista habiendo realizado sus mercancías valorizadas en el mercado, posee en sus manos nuevamente el valor en forma de dinero; el valor inicial mas un excedente que corresponde a la plusvalía. El destino que tome en este punto el dinero pueden ser varios; puede ser consumido totalmente por el capitalista con lo que el ciclo del capital sería único; puede guardar el dinero en forma de tesoro con lo que el ciclo del capital industrial se detendría; puede reiniciar un nuevo ciclo en la misma magnitud que la anterior, es decir sin incorporar la plusvalía, con lo que estaríamos ante una reproducción simple del capital o puede reiniciar el ciclo incorporando además la plusvalía total o parcialmente, con lo que tendríamos una reproducción ampliada del capital.


    Rotación del capital. Tiempo de producción y tiempo de circulación.

    El ciclo del capital en el capitalismo necesita ser constantemente reiniciado en magnitud cada vez mayor; por lo tanto, si observamos solo el aspecto cíclico del capital, haciendo abstracción de la magnitud de él, encontraremos que los ciclos de los distintos capitales se encuentran presentes en cada momento del proceso; las mercancías fuerza de trabajo y medios de producción existen al mismo tiempo que las mercancías valorizadas y que el valor dinerario; la separación que se hace de estas formas de capital son abstractas y tiene como fin el análisis. Al observar el proceso también podemos encontrar que las distintas partes del capital hacen su recorrido a distintas velocidades y los ciclos del capital se confunden y adoptan ya una forma ya otra. Pero tras todo ello lo que se distingue es la constante repetición del ciclo del capital en su conjunto; esta repetición constante y los fenómenos que lo distinguen es lo que se conoce como la rotación del capital y se ocupa del análisis comparativo de los distintos ciclos del capital.

    El tiempo de rotación del capital, es el tiempo total desde que se inicia como dinero hasta que retorna como dinero valorizado.

    Tiempo de producción es el período en que el capital permanece en la esfera de la producción, en él se distingue el tiempo de trabajo o tiempo en el cual es valorizada la mercancía por el trabajo.

    " El tiempo de producción de los medios de producción en general abarca, por lo tanto: 1 ) el tiempo durante el cual funcionan como medios de producción, es decir, sirven en el proceso de producción 2) las pausas durante las cuales el proceso de producción, y por ende también la función de los medios de producción incorporados a él, está interrumpido, 3) el tiempo durante el cual estos medios de producción están listos como condiciones del proceso, es decir que ya representan capital productivo, pero todavía no han entrado en el proceso de producción." [ Marx: El capital, libro II, cap. V   ]

    El tiempo que el capital permanece en la esfera del intercambio es conocido como tiempo de circulación y abarca tanto el tiempo de la compra de las mercancías MP y FT por el capitalista como la de venta de las M´.

    "El movimiento del capital a través de la esfera de la producción y de las dos fases de la esfera de la circulación se cumple, como se ha visto, en una sucesión temporal. La duración de su permanencia en la esfera de la producción constituye su tiempo de producción; la de su estada en la esfera de la circulación, su tiempo de circulación o de curso. En consecuencia, el tiempo global en el que describe su ciclo es igual a la suma del tiempo de producción y el tiempo de circulación." [ Marx: El capital, ídem ]


    Capital Fijo y capital Circulante.

     De acuerdo al papel que las distintas partes del capital desempeñan en el proceso de producción, vimos que podíamos distinguir el capital constante y el capital variable. De acuerdo a la forma como estos capitales son incorporados a las mercancías, en el proceso de rotación del capital, podemos distinguir otras dos formas; la del capital que se incorpora parcialmente a las mercancías y por lo tanto lo hace en un período relativamente largo conocido como capital Fijo, entre los que podemos mencionar a modo de ejemplo, las construcciones, la parte de los medios de producción correspondiente a las maquinarias, etc.; y la de aquella parte del capital que se incorpora a la mercancía completamente y es recuperada con cada ciclo del capital; es la parte del capital que se conoce como capital Circulante, entre los que podemos mencionar a modo de ejemplo, la fuerza de trabajo, las materias primas y otras auxiliares.

    La diferencia principal entre estas formas del capital radica es el tiempo de rotación de cada una de ellas. Mientras el capital fijo realiza una rotación el capital circulante realiza varias.

    " El producto terminado, y por ende también los creadores del producto, en la medida en que se los ha transformado en producto, salen del proceso de producción para pasar, como mercancía, de la esfera de la producción a la esfera de la circulación. En cambio los medios de trabajo no abandonan nunca la esfera de la producción, una vez que han entrado en la misma. Su función los confina allí. Una parte del valor de capital adelantado está fijada en esta forma, determinada por la función de los medios de trabajo en el proceso. Con el funcionamiento, y en consecuencia el desgaste, del medio de trabajo, un parte de su valor pasa al producto; otra queda fijada en el medio de trabajo y por ende en el proceso de producción. El valor así fijado disminuye constantemente, hasta que el medio de trabajo ha cumplido su tiempo de servicio y por tanto también su valor se ha distribuido, en un período más o menos prolongado, entre una masa de productos que surgen de una serie de procesos laborales continuamente reiterados. Pero mientras todavía es eficaz como medio de trabajo, o sea, mientras no hay que sustituirlo por un nuevo ejemplar del mismo tipo, siempre queda valor constante de capital fijado en él, mientras otra parte del valor fijado en él originariamente pasa al producto y por tanto circula como parte constituida del acopio de mercancías. Cuanto más dura el medio de trabajo, cuanto más lentamente se desgasta, más tiempo queda el valor constante de capital fijado en esta forma de uso."..."   Hemos visto, en general, que todo el valor de capital se encuentra en circulación constante, y por eso, en este sentido, todo capital es capital circulante. Pero la circulación de la parte del capital que estamos considerando aquí es peculiar. En primer lugar, no circula en su forma de uso, sino que sólo circula su valor, y lo hace paulatinamente, de manera fragmentaria, a medida que pasa de esa parte del capital al producto que circula como mercancía. A lo largo de todo el tiempo en que estos medios están en funcionamiento, una parte de su valor queda siempre fijada en ellos, autónoma frente a las mercancías que ayudan a producir. Por esta peculiaridad, esta parte del capital constante recibe la forma: capital fijo. En cambio, todas las otras partes constitutivas materiales del capital adelantado en el proceso de producción constituyen, por oposición a aquél, capital circulante o fluido." [Marx:  El capital, libro II, cap. VIII ]

    El consumo del capital fijo se realiza en parte por su incorporación como valor a las mercancías y en parte por su desgaste natural, como por ejemplo, por la oxidación; y además por que con la invención de nuevas maquinarias o procesos productivos, las máquinas o las instalaciones pasan a ser obsoletas, a este tipo de desgaste se le suele llamar desgaste moral.

     La amortización del capital corresponde a la reposición en dinero de la parte del capital fijo que se desgasta en cada período de producción. Otro elemento a considerar aquí es el costo de las reparaciones de la parte fija del capital que permanece largo tiempo en forma de instalaciones o maquinarias; muchas veces éstas son efectuadas por los mismos operarios o trabajadores, por lo que al capitalista le resulta gratis; no obstante ello siempre se considera para incorporarla a la parte del capital que debe ser recuperado como circulante. También es necesario tomar en cuenta que la valoración del tiempo de vida útil de las instalaciones y maquinarias son estimadas como promedio social, por lo que muchas veces éstas cumplen su período de tiempo útil estimado y aún siguen prestando servicios al capitalista o por encontrarse en condiciones útiles son vendidas al mercado secundario, recuperando una parte del capital que ya estaba recuperado. En fin, no importa cual sea la forma del desgaste o lo realmente invertido o consumido en la parte del capital fijo, se traspasa, por lo general, a la mercancía el total de la parte que le corresponde ser recuperada con la venta de la mercancía, pasando a ser parte, por lo general, del capital circulante.

    "No se trata de trabajo que la máquina efectúa, sino de trabajo que se efectúa sobre ella, en el que ella no es agente de producción, sino materia prima. El capital desembolsado en este trabajo, aunque no entra en el verdadero proceso laboral al que el producto debe su origen, forma parte del capital circulante. En la producción hay que gastar continuamente este trabajo, y en consecuencia su valor debe reponerse también continuamente mediante el valor del producto. El capital desembolsado en él pertenece a la parte del capital circulante que tiene que cubrir los gastos varios generales y que debe distribuirse en el producto de valor conforme a un cálculo promedial anual. Hemos visto que en la industria propiamente dicha los obreros ejecutan gratis este trabajo de limpieza en los momentos de descanso, y precisamente por eso, a menudo también durante el proceso mismo de producción, donde se convierte en la fuente de la mayor parte de los accidentes. Este trabajo no cuenta en el precio del producto. En este sentido, el consumidor lo recibe gratis. Por otra parte de esta manera el capitalista cubre gratuitamente los costos de mantenimiento de su máquina. El obrero paga con su propia persona, y esto constituye uno de los misterios de la autoconservación del capital, que en los hechos representa una reivindicación jurídica del obrero sobre la maquinaria y lo convierten, incluso desde el punto de vista jurídico burgués, en copropietario de ella. En diversos ramos de la producción, sin embargo, donde hay que retirar la maquinaria del proceso de producción para limpiarla y por eso la limpieza no puede hacerse bajo cuerda, como por ejemplo en el caso de las locomotoras, este trabajo de mantenimiento se cuenta entre los costos corrientes y por ende como elemento del capital circulante." [ Marx: El capital, ídem ]

    En la venta de cada mercancía el capitalista realiza todo el capital circulante, toda la plusvalía y la parte del capital fijo que se ha consumido.


    Cuota anual de plusvalía. Modos de acelerar la rotación del capital.

     En dependencia del número de rotaciones del capital en un período determinado para un capital variable dado, la cantidad de plusvalía obtenida por ese capital variable será mayor o menor. Esto quiere decir que el trabajador  antes de cobrar su salario, puede haber aportado a varias rotaciones del capital aportado por el capitalista para la producción de la mercancía, como por ejemplo en el caso de la fabricación de pan, que puede rotar incluso varias veces en un día. También puede ser que se deba aportar varias veces el salario del trabajador antes de realizar la mercancía en el mercado, como por ejemplo en la fabricación de barcos. De esta forma cambia también la proporción de la plusvalía en relación al capital variable empleado.

    La cuota anual de plusvalía es la relación entre la cantidad de plusvalía y el capital constante empleado en un período de un año.

    "Así como la jornada laboral es la unidad natural de medida para la función de la fuerza de trabajo, el año constituye la unidad natural de medida para las rotaciones del capital en proceso. La base natural de esta unidad de medida se encuentra en el hecho de que los productos de la tierra más importantes de la zona templada, que en la patria de la producción capitalista, son productos anuales.
Si llamamos TR al año como unidad de medida del tiempo de rotación, tr al tiempo de rotación de un capital determinado, n al número de rotaciones, entonces n =TR/tr. Por tanto, si el tiempo de rotación tr es, por ejemplo, 3 meses, entonces n = 12/3 = 4; el capital efectuará 4 rotaciones al año o rotará cuatro veces. Si tr = 18 meses, entonces n = 12/18 = 2/3, esto es, el capital recorrerá en un año sólo 2/3 de su tiempo de rotación. Si su tiempo de rotación es de varios años se lo calcula, pues, en múltiplos de un año.
Para el capitalista, el tiempo de rotación de su capital es el tiempo durante el cual tiene que adelantar su capital para valorizarlo y recuperarlo en la figura originaria." [ Marx: El capital, libro II, cap.VII ]

    Como vimos, esta relación puede cambiar grandemente de acuerdo al número de rotaciones, es decir a la velocidad de la rotación del capital; por ello el capitalista está objetivamente interesado en incrementar la velocidad con que se produce cada rotación, en su afán por incrementar la plusvalía. 

    Los aspectos que afectan el tiempo de rotación del capital para un capital constante dado son en general el tiempo de producción y el de circulación. El tiempo necesario para la producción de la mercancía, depende en general, de la productividad e intensidad del trabajo; por ello la incorporación de la ciencia y la técnica a los procesos productivos, disminuyen el tiempo de trabajo necesario, al respecto podemos poner como ejemplo, la incorporación de mejores herramientas o maquinarias o de métodos productivos mas eficaces, como la especialización y el trabajo en serie. La intensificación del trabajo se impone por medio de la prolongación de la jornada de trabajo y por medio de la reducción de los tiempos " ociosos"; como también por el aumento del ritmo de trabajo por las exigencias de los métodos productivos al incorporar máquinas a las cadenas de producción, etc.

    Los tiempos de circulación son reducidos, disminuyendo los tiempos de transporte y almacenaje, construyendo las industrias, cercanas a los mercados, la concentración del comercio, etc.

    Las contradicciones de la producción capitalista que se oponen a esta disminución de los tiempos de rotación del capital encuentran su origen, en general, en la anarquía propia de la producción capitalista que surge sin ninguna planificación y no obedece a las necesidades del consumo, sino a la obtención de plusvalía; como también a la competencia de los capitalistas que se disputan los mercados y producen innecesariamente mas allá de los requerimientos del mercado, contribuyendo así a ocupar gran tiempo de trabajo de servicios de transporte o bodegaje con mercancías estancadas.


    Ganancia media y precio de producción.

       La ganancia del capital y la plusvalía aunque tienen el mismo origen e igual contenido, presentan una forma diferente según sea el origen que se considere y se altera la proporción de sus componentes. Del mismo modo que el precio de producción de una mercancía puede esconder su verdadero costo de producción.

    "Sin embargo, lo que le cuesta la mercancía al capitalista y lo que cuesta la producción de la misma mercancía son dos magnitudes totalmente diferentes. La parte del valor mercantil consistente en plusvalor no le cuesta nada al capitalista, precisamente porque al obrero le cuesta trabajo impago. Pero puesto que, sobre la base de la producción capitalista, el propio obrero, luego de su ingreso en el proceso de producción constituye un ingrediente del capital productivo en funciones y del capital productivo perteneciente al capitalista por lo cual el capitalista es el verdadero productor de mercancías, entonces el precio de costo de la mercancía aparecerá para el capitalista como el verdadero costo de la propia mercancía." [ Marx: El capital, libro III, parte primera ]


    Los gastos de producción y la ganancia. Cuota de ganancia.

  El valor de una mercancía está compuesto por tres partes; el valor del capital constante desembolsado por el capitalista en forma de maquinarias, materias primas, etc; el capital variable, que representa el valor de la fuerza de trabajo y la plusvalía.

    De este contenido de valor de la mercancía, solo el capital variable produce plusvalor, es decir de la inversión total en producir una mercancía solo una parte de ella es la creadora de valor; sin embargo el capitalista para sus cálculos de utilidad considera todo el valor desembolsado y lo relaciona con el excedente de valor y a este resultado llama ganancia. La ganancia es entonces es entonces, la plusvalía en relación de todo el capital y se expresa en porcentaje para determinar la cuota de ganancia, que representa el grado de rentabilidad de una inversión de capital; por ejemplo, si los gastos de producción de un capitalista son en total igual a 100 donde lo que corresponde a capital constante es 60, el capital variable 40 y la plusvalía 20; la cuota de plusvalía será de un 50% ( en relación al capital variable) pero la cuota de ganancia solo alcanzará un 20% porque se relaciona con todo el capital.

    Esta forma de calcular el incremento del capital, disfraza el verdadero origen del nuevo valor que es el trabajo vivo y hace aparecer la ganancia como un atributo del capital.

    La cuota de ganancia guarda relación directa y proporcional con la cuota de plusvalía; a mayor plusvalía mayor cuota de ganancia, por lo que todos los factores que contribuyen a elevar la plusvalía, contribuyen también a elevar la cuota de ganancia. La cuota de ganancia guarda relación inversa con la composición orgánica del capital; es decir, con la proporción entre el capital constante y el variable; a menor composición orgánica del capital ( mayor peso específico del capital variable), mayor será la cuota de ganancia; y a mayor composición orgánica del capital ( mayor peso específico del capital constante), menor resultará la cuota de ganancia. También influye el la cuota de ganancia la velocidad de rotación del capital; el aumento del número de rotaciones del capital durante el año, resultará en el incremento de la cuota anual de ganancia.

    "Como vástago así representado del capital global adelantado, el plusvalor asume la forma trasmutada de la ganancia. De ahí que una suma de valor es capital porque se la desembolsa para generar una ganancia, o bien la ganancia resulta porque se emplea una suma de valor como capital. Si denominamos g a la ganancia la fórmula M = c + v + pv = pc + pv, se convierte en esta otra: M = pc + g, o sea valor de la mercancía = precio de costo + ganancia.
Por lo tanto, la ganancia, tal como la tenemos aquí ante nosotros en primera instancia, es lo mismo que el plusvalor, sólo que en una forma mistificada, que sin embargo surge necesariamente del modo capitalista de producción. Puesto que en la aparente formación del precio de costo no puede reconocerse una diferencia entre capital constante y capital variable, el origen de la modificación de valor que acontece durante el proceso de producción debe desplazarse de la parte variable del capital hacia el capital global. Puesto que en un polo aparece el precio de la fuerza de trabajo en la forma trasmutada del salario, en el polo opuesto aparece el plusvalor en la forma trasmutada del beneficio." [ Marx: El capital, libro III, primera parte ]


    Formación de la cuota media de ganancia. Transformación del valor en precio de producción.

      El análisis de la composición del valor de las mercancías resulta de una abstracción necesaria para aproximarse al conocimiento de su esencia; sin embargo la realidad concreta en la que se encuentran las mercancías en el proceso de producción y circulación, aportan otros elementos que modifican su expresión, encubriendo su esencia detrás una apariencia nueva.

    El capital en el mercado se enfrentan en competencia; de esta competencia podemos distinguir la que se establece entre los productores del mismo tipo de mercancías o de la misma rama de producción y la competencia entre los productores de distintas ramas de producción.

    La competencia entre los productores de la misma rama de producción se realiza entre productores individuales con distintas condiciones productivas; la composición orgánica del capital suele ser similar en proporciones, las ventajas que otorga la introducción de nuevas tecnologías para incrementar la productividad confiere a algunos productores ventajas relativas en el costo de producción de sus mercancías y aquellos productores que están por debajo de la media social de productividad del trabajo, resultan en desventaja en relación a los primeros. El precio de las mercancías, sin embargo, no se fija por el costo individual de cada productor, sino por la media social de todos ellos; por lo que algunos productores venderán sus mercancías a un precio social que estará por sobre su valor mientras otros las venderán por debajo de su valor. Esto no significa que aquellos que vendan por debajo del valor de las mercancías no obtengan ganancias del capital, sino que la diferencia entre su precio de costo de producción y su cuota de plusvalía es diferente; de tal modo que aun cuando un capitalista con un costo de producción bajo, venda sus mercancías por debajo del precio social promedio, podría obtener una cuota de plusvalía igual o incluso mayor que el productor que vende al precio social, pero cuyo costo de producción está por sobre el costo social medio.

    "Por eso, si se vende la mercancía a su valor, se realiza una ganancia igual al excedente de su valor por encima de su precio de costo, es decir igual al total del plusvalor contenido en el valor mercantil. Pero el capitalista puede vender la mercancía con ganancia aunque la venda por debajo de su valor. Mientras su precio de venta se halle por encima de su precio de costo, aunque por debajo de su valor, siempre se realizará una parte del plusvalor contenido en ella, esto es, siempre se obtendrá una ganancia." [ Marx: El capital, ídem ]

    La competencia de los capitales entre distintas ramas de la producción, se establece por aquellos productores de distintos tipos de mercancías en cuyos procesos de producción generalmente tienen una composición orgánica del capital diferente; vale decir, magnitudes de inversión de capital por el capitalista distintas. La diferencia entre las distintas ramas está determinada, desde el punto de vista de la inversión del capital, por la cuota de plusvalía de cada rama; mientras algunas invierten poco capital y tienen rotaciones rápidas del mismo, obteniendo una cuota de plusvalía elevada, otros deben realizar grandes inversiones de capital constante y su rotación es lenta, por lo que su cuota de plusvalía es poca. La forma como se regula o nivela estas diferencias provienen de la misma competencia y de los precios medios de las mercancías; aquellas ramas de producción que exigen inversiones menores y obtienen mayor plusvalía son saturadas de mercancías porque acuden a ellas grandes cantidades de productores, esta situación hace que el precio de las mercancías desciendan hasta muy cerca de su costo de producción; por el contrario aquellas ramas que requieren grandes inversiones con una cuota de plusvalía menor son ocupadas por pocos productores por lo que la oferta de mercancías es menor que la demanda, lo que permite que el precio de las mercancías estén por sobre su valor.

    De lo anterior resulta que entre los productores de las distintas ramas se establece un promedio de ganancia por capital invertido conocido como ganancia media, es decir que si se invierten capitales iguales en distintas ramas de la producción se obtendrán ganancias en promedio iguales.

    Ahora, los capitalistas, poseen un referente para calcular la ganancia del capital independientemente de las mercancías; por ello desde el punto de vista del capital, el precio de producción es igual a los gastos de producción mas la ganancia media. Fácil y sencillo para el capitalista a la hora de estimar sus utilidades en relación al capital invertido y desaparecen del escenario cuestiones de mal gusto como plusvalía, tiempo de trabajo, salarios, explotación, etc. y queda sentado que la verdadera fuente de las riquezas es la riqueza misma, la autogénesis. El valor de las mercancías ahora es precio de producción.

    "Aunque el excedente del valor de la mercancía por encima de su precio de costo se origina en el proceso directo de la producción, sólo se realiza en el proceso de la circulación, y adquiere la apariencia de emanar del proceso de la circulación tanto más fácilmente por cuanto en la realidad, dentro de la competencia, en el mercado real, depende de las condiciones del mercado el que ese excedente se realice o no, y en qué grado."..." En el proceso de la circulación ejerce un influjo, además del tiempo de trabajo, el tiempo de circulación, que de ese modo restringe la cantidad de plusvalor realizable en un lapso determinado. Aun hay otros factores derivados de la circulación que intervienen decisivamente en el proceso directo de producción. Tanto este proceso como el de la circulación se interpenetran constantemente, se entremezclan y con ello falsean permanentemente sus rasgos diferenciales característicos. Como se ha demostrado anteriormente, la producción del plusvalor, así como del valor en general, adquiere nuevas determinaciones en el proceso de la circulación, el capital recorre el ciclo de sus transformaciones; por último sale, por así decirlo, de su vida orgánica interna para entrar en relaciones vitales exteriores, en relaciones en las cuales no se enfrentan el capital y el trabajo, sino el capital con el capital, por una parte, mientras que por la otra se contraponen los individuos simplemente como compradores y vendedores, el tiempo de circulación y el tiempo de trabajo entrecruzan sus trayectorias, y de ese modo pareciera que ambos por igual determinan el plusvalor; la forma originaria, en la cual se enfrentan el capital y el trabajo asalariado, resulta encubierta por la intromisión de relaciones aparentemente independientes de ella; el propio plusvalor aparece no como producto de la apropiación de tiempo de trabajo, sino como excedente del precio de venta de las mercancías por encima de su precio de costo, por lo cual este último se presenta fácilmente como su valor intrínseco (valeur intrinsèque), de modo que la ganancia aparece como excedente del precio de venta de las mercancías por encima de su valor inmanente." [ Marx: El capital, libro III, cap. II ]


    Tendencia decreciente de la cuota de ganancia.

       La competencia induce a los capitalistas a invertir en nuevas maquinarias y tecnologías que forman parte del capital constante, con lo que se modifica la composición orgánica del capital. Esta composición orgánica baja hace descender la cuota de ganancia del capital y como la misma competencia obliga a todos los capitalistas, la cuota general ( media) de ganancia desciende a nivel de toda la sociedad; del mismo modo el incremento del capital constante eleva el tiempo de la rotación del mismo, con ello, desciende la cuota anual de ganancia y se refleja también en la cuota media o general de ganancia.

    "Con un grado de explotación constante del trabajo, la misma tasa del plusvalor se expresaría así en una tasa decreciente de ganancia, puesto que con su volumen material aumenta asimismo aunque no en la misma proporción el volumen de valor del capital constante, y por ende del capital global.
Si suponemos además que esta modificación gradual en la composición del capital ocurre no sólo en esferas aisladas de la producción, sino, en mayor o menor grado, en todas las esferas de la producción, o cuando menos en las decisivas, es decir que dicha modificación encierra trasformaciones en la composición orgánica media del capital global perteneciente a una sociedad determinada, entonces este paulatino acrecentamiento del capital constante en relación con el variable debe tener necesariamente por resultado una baja gradual en la tasa general de ganancia, si se mantienen constantes la tasa del plusvalor o el grado de explotación del trabajo por parte del capital. Pero se ha revelado como una ley del modo capitalista de producción que, con su desarrollo, se opera una disminución relativa del capital variable en relación con el capital constante, y de ese modo en relación con el capital global puesto en movimiento. Esto sólo significa que el mismo número de obreros, la misma cantidad de fuerza de trabajo tornada disponible por un capital variable de volumen de valor dado, pone en movimiento, elabora, consume productivamente, como consecuencia de los métodos de producción peculiares que se desarrollan dentro de la producción capitalista, una masa constantemente creciente de medios de trabajo, maquinaria y capital fijo de toda índole, materias primas y auxiliares, en el mismo lapso, y por consiguiente también un capital constante de volumen de valor en permanente crecimiento. Esta progresiva disminución relativa del capital variable en proporción con el constante, y por ende con el capital global, es idéntica a la composición orgánica progresivamente más alta del capital social en su promedio. Asimismo es sólo otra expresión del desarrollo progresivo de la fuerza productiva social del trabajo, la cual se revela precisamente en que, mediante el creciente empleo de maquinaria y de capital fijo en general, el mismo número de obreros transforma en productos mayor cantidad de materias primas y auxiliares en el mismo tiempo, es decir, con menos trabajo. A ese creciente volumen de valor del capital constante aunque sólo representa remotamente el crecimiento de la cantidad real de los valores de uso que en lo material componen el capital constante corresponde un creciente abaratamiento del producto. Cada producto individual, considerado de por sí, contiene una suma de trabajo menor que en los estadios inferiores de la producción, en los cuales el capital desembolsado en trabajo se halla en proporción incomparablemente mayor con respecto al capital desembolsado en medios de producción. Por lo tanto, la serie hipotéticamente formulada al principio expresa la tendencia real de la producción capitalista. Con la progresiva disminución relativa del capital variable con respecto al capital constante, la producción capitalista genera una composición orgánica crecientemente más alta del capital global, cuya consecuencia directa es que la tasa del plusvalor, manteniéndose constante el grado de explotación del trabajo e inclusive si éste aumenta, se expresa en una tasa general de ganancia constantemente decreciente. (Más adelante se verá por qué este descenso se pone de manifiesto no en esta forma absoluta, sino más en una tendencia hacia una baja progresiva.) La tendencia progresiva de la tasa general de ganancia a la baja sólo es, por tanto, una expresión, peculiar al modo capitalista de producción, al desarrollo progresivo de la fuerza productiva social del trabajo. Con esto no queremos decir que la tasa de ganancia, transitoriamente, no pueda descender también por otras causas, pero con ello queda demostrado, a partir de la esencia del modo capitalista de producción y como una necesidad obvia, que en el progreso del mismo la tasa media general del plusvalor debe expresarse en una tasa general decreciente de ganancia. Puesto que la masa del trabajo vivo empleado siempre disminuye en relación con la masa del trabajo objetivado que aquél pone en movimiento, con los medios de producción productivamente consumidos, entonces también la parte de ese trabajo vivo que está impaga y que se objetiva en plusvalor debe hallarse en una proporción siempre decreciente con respecto al volumen de valor del capital global empleado. Esta proporción entre la masa de plusvalor y el valor del capital global empleado constituye, empero, la tasa de ganancia, que por consiguiente debe disminuir constantemente." [ Marx: El capital, libro III, cap. XIII ]

    A esta tendencia de descenso de la cuota de ganancia que es absoluta, se oponen algunos factores contrarrestantes que la convierten en tendencia relativa; algunos de ellos son: el aumento de la masa de trabajadores explotados, que hace crecer la parte del capital variable a nivel social; el paro forzoso  por la incorporación de las nuevas tecnologías arroja al mercado del trabajo una oferta mayor de fuerza de trabajo con lo que precio desciende, afectando de igual modo la composición orgánica del capital; el aumento de la productividad de trabajo hace descender el valor de las mercancías disminuyendo con ello la parte del capital constante y modificando la composición orgánica del capital; el ahorro en los costos de producción mediante el empeoramiento de las condiciones de trabajo, donde los trabajadores se ven privados permanentemente de derechos laborales y previsionales; la diferencia en las equivalencias monetarias entre los distintos países permiten que los países más desarrollados obtengan ganancias extraordinarias al exportar a los países menos desarrollados, como también obtener mano de obra y materias primas a un costo menor que el promedio social. Todos estos factores contribuyen a atenuar el descenso de la cuota de plusvalía, transformándola en una tendencia decreciente.


    El capital comercial y la ganancia comercial.

      El comercio es muy anterior al capitalismo y al capital industrial; pero es en el capitalismo donde adquiere el carácter de capital comercial, como consecuencia del desarrollo del capital industrial; junto con el comercial, del capital industrial se deriva también el capital dinerario o de préstamo o financiero; adquiriendo ambos una existencia propia, a partir del desarrollo de las distintas etapas del ciclo del capital industrial.

    El capital comercial es aquel capital invertido en la esfera de la circulación de las mercancías. El comercio como actividad económica, es la realización de las mercancías creadas en la esfera industrial, es una actividad especializada adjunta y dependiente de la primera y guarda con ella una relación dialéctica; una actividad presupone la otra, los cambios de una afectan a la otra y sin embargo se oponen como actividad del capital y compiten como capital por incrementar su cuota de ganancia.

       La ganancia comercial del capital comercial corresponde entonces, a la parte de la plusvalía que el capital industrial cede al capital comercial para la realización de las mercancías y la plusvalía que el comerciante obtiene de sus trabajadores proviene del tiempo de trabajo adicional de estos trabajadores del comercio.

    "Por consiguiente, en este caso se ve palpablemente de hecho, que las operaciones del comerciante no son otra cosa que las operaciones que deben realizarse, en general para transformar el capital mercantil del productor en dinero, las operaciones que median las funciones del capital mercantil en el proceso de circulación y reproducción. Si en lugar de un comerciante independiente fuese un mero dependiente del productor quien tuviese que ocuparse exclusivamente de esa venta, y además de la compra, esa conexión no quedaría oculta ni por un instante.
Por consiguiente, el capital dedicado al tráfico de mercancías o es en absoluto otra cosa que el capital mercantil del productor, que debe efectuar el proceso de su transformación en dinero, ejecutar su función como capital mercantil en el mercado; sólo que esa función, en lugar de aparecer como una operación subsidiaria del productor, aparece ahora como la operación exclusiva de un género especial de capitalistas, de los comerciantes, se vuelve autónoma como la actividad de una inversión especial de capital." [ Marx: El capital, t III, cap. XVI ]


    La ganancia comercial y su origen.

      La ganancia del capital, cualquiera sea su esfera de actividad, tiene el mismo origen; la plusvalía creada por el trabajo productivo y este se realiza en la esfera de la producción de las mercancías; las esferas del comercio y del capital financiero comparten con el industrial la plusvalía creada en él. La fuente de la ganancia de los capitalistas cualquiera sea su esfera de actividad es la plusvalía del trabajo productivo desde un punto de vista global; la fuente de la plusvalía de cada capitalista individual sigue siendo el trabajo no remunerado de los trabajadores que emplea en su actividad.

    La ganancia del capital dedicado al comercio se origina desde el punto de vista del capital en su conjunto, de la plusvalía que se produce en el acto de creación del valor en la esfera de la producción y se encarna en las mercancías; viaja con ella por las distintas esferas de la circulación de las mercancías, sean estas objetos de consumo directo, materias primas que se reincorporen a otras mercancías o dinero como símbolo portador de valor. De esas forma, el capital global distribuye el valor por todas las esferas de la actividad económica de una sociedad; las mercancías son el vehículo que transporta el valor, y transporta indistintamente el valor del capital invertido inicialmente por el capitalista y el valor nuevo creado por el trabajo. Las mercancías son por lo tanto la forma en que la plusvalía es distribuida por las distintas esferas de la actividad capitalista, enmascarando la fuente primaria del valor creado por el trabajo y creando la apariencia de que la valorización del capital es atributo del capital mismo; esta situación es mas evidente en el capital comercial que en industrial y mas evidente aun en el financiero, donde aparece el dinero como creador de dinero y no como una mercancía portadora de valor.

   

    La rotación del capital comercial afecta el retorno del capital al sector productivo, de manera que la actividad del capital en una esfera se relaciona e influye la actividad del capital en las otras esferas, aunque se desenvuelven a ritmos diferentes y las rotaciones individuales son diferentes a nivel del capital global de toda la sociedad se establece una especie de regulación entre la proporcionalidad en que los distintos capitales actúan y una interdependencia entre ellos.

    "El capital comercial no es otra cosa que capital que actúa dentro de la esfera de la circulación. El proceso de circulación es una fase del proceso global de la reproducción. Pero en el proceso de la circulación no se produce ningún valor, y por consiguiente tampoco se produce plusvalor alguno. Sólo tienen lugar modificaciones formales de la misma masa de valor. De hecho no ocurre sino la metamorfosis de las mercancías, que en cuanto tal nada tiene que ver con creación o modificación de valor. Si en la venta de la mercancía producida se realiza un plusvalor, ello ocurre porque ese plusvalor ya existe en ella, en el segundo acto, el del nuevo intercambio de capital dinerario por mercancía (elementos de producción), tampoco el comprador realiza un plusvalor, sino que en él solamente se inicia la producción del plusvalor mediante el intercambio de dinero por medios de producción y fuerza de trabajo. Por el contrario. En la medida en que estas metamorfosis insumen tiempo de circulación tiempo éste en el cual el capital no produce absolutamente nada, y por ende tampoco produce plusvalor constituye una limitación de la creación de valor, y el plusvalor se expresará, en cuanto tasa de la ganancia, precisamente en forma inversamente proporcional a la duración del tiempo de circulación. Por consiguiente, el capital comercial no crea valor ni plusvalor, es decir no lo hace directamente. En la medida en que contribuye a la abreviación del tiempo de circulación, puede ayudar indirectamente a aumentar el plusvalor producido por el capitalista industrial. En la medida en que ayuda a expandir el mercado y en que media la división del trabajo entre los capitales, es decir que capacita al capital para trabajar en mayor escala, su función promueve la productividad del capital industrial y su acumulación. En la medida en que abrevia el tiempo de circulación, eleva la proporción entre el plusvalor y el capital adelantado, es decir la tasa de ganancia. En la medida en que reduce la parte del capital confinada como capital dinerario dentro de la esfera de la circulación, hace aumentar la parte del capital directamente empleada en la producción." [ Marx: El capital, ídem ]

     La plusvalía del comerciante como capitalista individual, al igual que en cualquier esfera del capital, proviene del trabajo no remunerado de los trabajadores del comercio.

    "La pregunta es ahora la siguiente: ¿cuál es la situación de los asalariados comerciales que ocupa el capitalista comercial, en este caso el comerciante de mercancías?
En un aspecto, tal trabajador de comercio es un asalariado como cualquier otro. En primer lugar, en la medida en que lo que compra trabajo es el capital variable del comerciante, y no el dinero gastado como rédito por lo cual se lo compra también no para adquirir un servicio privado, sino con el fin de la autovalorización del capital allí adelantado. Segundo, en la medida en que el valor de su fuerza de trabajo y por ende su salario está determinado, como en el caso de todos los restantes asalariados, por los costos de producción y reproducción de su fuerza de trabajo específica, y no por el producto de su trabajo.
Pero entre él y los obreros directamente ocupados por el capital industrial debe existir la misma diferencia que existe entre el capital industrial y el capital comercial, y por consiguiente entre el capitalista industrial y el comerciante. Puesto que el comerciante, en cuanto mero agente de la circulación, no produce valor ni plusvalor (pues el valor adicional que agrega a las mercancías en virtud de sus gastos, se reduce al agregado de valor previamente existente, aunque aquí se nos impone el interrogante de cómo mantiene, cómo conserva este valor de su capital constante), también es imposible que los trabajadores de comercio a los que ocupa en las mismas funciones puedan crear directamente plusvalor para él. Aquí, lo mismo que en el caso de los trabajadores productivos, suponemos que el salario está determinado por el valor de la fuerza de trabajo, es decir que el comerciante no se enriquece por deducción del salario, de modo que en su cálculo de costos no establece un adelanto por trabajo que sólo ha pagado en parte, en otras palabras que no se enriquece estafando a sus dependientes, etcétera." [ Marx: El capital, t III cap. XVII ]


    Los gastos de circulación.

    La esfera de la circulación de las mercancías es una actividad necesaria para la realización del valor de las mercancías, como toda actividad genera gastos, llamados gastos de circulación; estos se pueden distinguir por su naturaleza en dos tipos de gastos, aquellos derivados del proceso de circulación neta de la mercancía, es decir de la realización en el mercado del valor creado en la industria y que no añaden ningún valor a la mercancía; son los llamados gastos netos, y aquellos que son propios de las necesidades del mercado y de la terminación de las mercancías para poder ser realizadas en el mercado y que imponen sobre la mercancía un trabajo adicional, estos son los gastos necesarios de la circulación de las mercancías. Entre los primeros podemos podemos mencionar los gastos de propaganda, los de contabilidad, las oficinas comerciales, etc.; entre los segundos los gastos de transporte, acabado, embalado y conservación de las mercancías.

    En la sociedad capitalista, como sociedad de consumo, en que el mercado juega un papel activo en la creación de necesidades de consumo, motivado por la competencia en él, los gastos netos se incrementan permanentemente y con ello elevan los requerimientos de los gastos necesarios de acabado y presentación de las mercancías. El incremento de los gastos netos de circulación constituye un peso sobre las espaldas de la clase trabajadora, que debe asumir el costo del valor consumido en estos gastos que son propios de la competencia capitalista. A ello se suma los efectos de la anarquía productiva que eleva los gastos de transporte y almacenamiento de mercancías.

    "Cualquiera que sea la índole de estos costos de circulación sin que importe si emanan de la actividad puramente comercial en cuanto tal, es decir si pertenecen a los costos de circulación específicos del comerciante, o si representan partidas que resultan de procesos de producción posteriores insertados dentro del proceso de circulación, como expedición, trasporte, almacenamiento etc. , los mismos siempre suponen de parte del comerciante, además del capital dinerario adelantado en la compra de mercancías, un capital adicional, que estaba adelantado en la compra y pago de esos medios de circulación. En la medida en que este elemento de los costos consta de capital circulante, entra totalmente en el precio de venta de las mercancías; en tanto es de capital fijo, entra como elemento adicional en el precio de venta de las mercancías según la medida de su desgaste; pero lo hace como elemento que constituye un valor nominal, incluso si no constituye una adición real de valor a la mercancía, como los costos de circulación puramente comerciales. Mas sea fijo o circulante, todo este capital adicional entra en la formación de la tasa general de ganancia.
Los costos de circulación puramente comerciales (es decir, con exclusión de los costos de expedición, trasporte, almacenamiento, etc.) se reducen a los costos necesarios para realizar el valor de la mercancía, para transformarlo ya de mercancía en dinero, ya de dinero en mercancía, para mediar su intercambio. Para ello se prescinde por completo de eventuales procesos de producción que prosiguen durante el acto de la circulación y de los cuales la actividad comercial puede existir en forma totalmente separada; tal como, por ejemplo, la verdadera industria del trasporte y la expedición pueden ser y son de hecho ramos de la industria totalmente diferentes al comercio, y así como, también, las mercancías para comprar y vender se pueden almacenar en los docks [depósitos] y otros locales públicos, cargándole terceras personas los costos que de ello emanan al comerciante, en a medida en que éste haya de adelantarlos." [ Marx: El capital, ídem ]


    Formas de comercio capitalista. Las bolsas de comercio, el comercio exterior.

     El desarrollo del capital comercial, al igual que el capital en general, se realiza por medio de la concentración y la centralización del mismo; de tal modo que en él, podemos distinguir diferencias cuantitativas o de magnitud del capital empleado en la actividad comercial que determinan a su vez distinciones cualitativas en las formas de realizarse este comercio.

    La primera distinción es la distinción entre el comercio mayorista, que es el que establece entre los industriales e industriales y entre los industriales y comerciantes; y el comercio minorista, que es aquel que se realiza entre los comerciantes y los consumidores de mercancías. El comercio minorista o al consumidor no es sinónimo de pequeños capitales, baste observar el extraordinario desarrollo de este comercio, en el crecimiento de grandes cadenas de tiendas y supermercados.

    Las bolsas de comercio, son mercados especiales en los que se tranzan las mercancías de grandes sectores productivos, normalmente de un país, un grupo de países o mundial. Estas transacciones en las bolsas de comercio no son transacciones directas de las mercancías, sino compromisos de compras o de ventas a plazos determinados, es decir que los productores de una determinada mercancía establecen la oferta de la misma para un período determinado y los comerciantes, de acuerdo a la realidad del mercado establecen la demanda del producto; por tanto la actividad de las bolsas de comercio es el indicador de la relación oferta- demanda de las mercancías.

    El comercio exterior es la prolongación del desarrollo del mercado nacional, es la actividad del intercambio de mercancías con otros mercados de naciones diferentes a la de origen. En este tipo de comercio, se enfrentan realidades distintas entre los productores, países de mayor desarrollo productivo se enfrentan en un mercado común con países de menor desarrollo, y al igual que un productor individual obtiene una plusvalía extraordinaria del incremento circunstancial de su producción, los países con mayor desarrollo producen mercancías iguales pero de menor valor y al ser realizadas en mercados de países con menor desarrollo, con precios correspondiente a un costo de producción mayor, obtienen una ganancia comercial extraordinaria. El mercado exterior resulta para los países desarrollados una fuente de riquezas adicional para sus capitales, mientras que para los países sub-desarrollados, una especie de cáncer que paulatinamente va destruyendo las posibilidades de su propio desarrollo.

    Las formas como se expresa el comercio exterior son en las exportaciones de mercancías hacia mercados externos y las importaciones de mercancías al mercado nacional desde otros mercados; la relación cuantitativa de  sus valores es lo que se conoce como balanza comercial, de tal modo que si se exporta mas de lo que se importa, se ha realizado un valor producido por la industria nacional en el mercado externo y se dice que la balanza comercial es activa o positiva; y en caso inverso, si se ha importado mas de lo que se exportado para un período, se ha consumido en el mercado interno, mas valor del que se ha producido por la industria nacional y estamos ante una balanza comercial pasiva o negativa.

    De lo anterior se infiere que si bien al capital comercial de un país le puede resultar beneficioso para su actividad, los intercambios comerciales con otros países e términos absolutos; al capital industrial le puede resultar beneficioso o perjudicial en dependencia del desarrollo de la productividad del país con que compite en el mercado; y lo mismo para el capital global de una nación. De ello se deriva que las formas del comercio adopten modalidades distintas, el llamado libre comercio, en que en la competencia por los mercados se enfrentan las capacidades productivas de las naciones, y el proteccionismo, donde el Estado u otros elementos intentan proteger la industria nacional mediante imposiciones de orden aduanero o legislaciones especiales, como hoy escuchamos por ejemplo, certificación de origen, sello verde, etc.

    Esto es distinto e independiente de acciones de tipo político como los bloqueos comerciales a Cuba o Irak, impuestos por los EE.UU., pero sin embargo resultan en grandes afectaciones para las economías nacionales de las naciones bloqueadas y para el comercio exterior en que ellas participarían, como también de la restricción del comercio exterior de otras naciones; por ejemplo, la prohibición de vender petróleo que impone EE.UU. a Irak, afecta al precio mundial del petróleo y con ello a las economías nacionales que dependen de su compra.


   El capital de préstamo y el  interés. La circulación monetaria.

     El capital de préstamo es el capital que un capitalista cede temporalmente a otro para su consumo generalmente productivo a cambio de una determinada ganancia llamada interés. Los antecedentes históricos del capital de préstamo se encuentran en el capital usurario, sin embargo es dentro del capitalismo en donde se origina como tal, de la acumulación de valor en forma de dinero inactivo en manos de los capitalistas.

    La función que se distingue en el capital de préstamo es la de propiedad que se separa de las demás formas, por ello el capital de préstamo en el capitalismo adquiere vida propia; el capitalista que cede en préstamo el dinero no tiene participación en la utilización de el mismo, sino en una parte de su valorización producida por el empleo que le dan otros capitalistas. Para el capitalista productivo, representa también una valorización de su capital inmovilizado y por otro lado la posibilidad de aumentar el capital invertido en su actividad, incrementando con ello sus ganancias.

    " Del capital global se separa entonces y se autonomiza una parte determinada en forma de capital dinerario, cuya función capitalista consiste exclusivamente en llevar a cabo esta especie de operaciones para toda la clase de los capitalistas industriales y comerciales. Al igual que en el caso del capital dedicado al tráfico de mercancías, se separa una parte del capital industrial existente en el proceso de la circulación bajo la figura de capital dinerario, llevando a cabo estas operaciones del proceso de reproducción para todo el capital restante. Una vez más, los movimientos de este capital dinerario son solamente movimientos de un parte autonomizada del capital industrial empeñado en su proceso de reproducción." [ Marx: El capital, libro III, cap XIX ]


   El interés y la ganancia del empresario. La cuota de interés.

    El origen de la ganancia de todos los capitalistas es la plusvalía que se obtiene del trabajo productivo directo; por lo tanto, el interés del capital de préstamo debe provenir de la misma fuente, reduciendo así la parte de la ganancia del industrial. Lo mismo ocurre con el comerciante, comparte con el industrial parte de la plusvalía producida por el obrero y a su vez de esta parte comparte una parte con el capital dinerario en forma de interés; la parte que queda en manos del capitalista ( industrial o comercial) se llama ganancia del empresario. La parte que corresponde al capital de préstamo se determina por la oferta y la demanda de la mercancía dinero y es pactada entre ambos en forma de porcentaje del capital prestado; este porcentaje es variable de acuerdo a las condiciones del mercado y se denomina cuota de interés. Esta cuota de interés, en condiciones normales debe ser menor a la cuota media de ganancia de los capitalistas y mayor a la desvalorización monetaria.

    Dos condiciones afectan la cuota de interés haciéndola bajar; primero la tendencia general de disminución de la cuota de ganancia en el capitalismo y la creciente concentración del capital en forma de capital dinerario, que produce un incremento de la oferta de dinero en el mercado, reforzada por el crecimiento de los capitales de renta de los capitalistas parasitarios.

    "Es evidente que la masa del capital dinerario con el que tienen relación los comerciantes de dinero, es el capital dinerario que se halla en circulación y que pertenece a los comerciantes e industriales, y que las operaciones que llevan a cabo son sólo las operaciones de aquellos a quienes sirven de intermediarios.
Resulta igualmente claro que su ganancia es sólo una deducción del plusvalor, puesto que sólo tienen que habérselas con valores ya realizados (aunque sólo realizados en forma de obligaciones de crédito).
Al igual que como sucede en el caso del comercio de mercancías, también aquí ocurre una duplicación de la función. Pues una parte de las operaciones técnicas vinculadas con la circulación del dinero debe ser llevada a cabo por los propios comerciantes y productores de mercancías." [ Marx: El capital, ídem ]


    Formas de crédito. Los bancos.

    El capital de préstamo asume dos formas básicas, una es el crédito comercial que es el préstamo de capital que realizan entre los capitalistas, a cuenta del capital en función; es decir por ejemplo, el crédito en mercancías que hace el productor al comerciante mayorista por un tiempo relativamente breve ( meses), en el cual el comerciante realiza una parte o la totalidad de ella y que debe respaldar con un documento como la letra de cambio o el pagaré, aunque en la actualidad también se ha generalizado el uso del cheque con una fecha a plazo determinado. El préstamo debe ser cancelado a la fecha estipulada. La segunda forma es el crédito bancario, realizado por una institución que se dedica exclusivamente a manejar los capitales inactivos, es decir los que están fuera de la actividad productiva.

    Los bancos reúnen los dineros inactivos de los capitalistas de la sociedad y los ponen en funciones de capital de préstamo, otorgando a los depositantes parte de los intereses obtenidos por esta función, las operaciones bancarias son pasivas cuando se refieren al ingreso de dinero por parte de los ahorrantes en los fondos bancarios; estos ingresos pueden ser a un plazo determinado o sin plazo fijo; las operaciones activas se refieren a aquellas en que el banco pone su capital en función de capital de préstamo; una de las funciones como préstamo son los créditos y los descuentos de letras, operación mediante la cual el banco adquiere las letras de cambio por un valor menor adelantando al acreedor el pago de ellas y las hace efectivas por su valor, de esta forma loo que se traspasa son las obligaciones de pago. De tal modo, los bancos sirven de intermediario entre las actividades de los distintos capitalistas reubicando el dinero de lugar y de función, sirviendo así a los intereses del capital global de una parte y de otra produciendo una centralización del capital en funciones financieras.

    El capital de préstamo en su desarrollo, crea una serie de condiciones que van a regular de alguna forma las actividades de los demás capitalistas; acelera la rotación de los capitales, acelera la concentración de los mismos al apoyar el crecimiento del capital constante, acelera la desaparición de los pequeños productores mediante la imposición de un cargo extra que significa el interés por el crédito y facilita la centralización  de los capitales mediante la fusión de capitales y la adquisición de parte de los capitales de otras empresas.


    Las sociedades anónimas. El capital ficticio.

    Una forma en que se expresa la centralización de los capitales son las sociedades anónimas, estas son empresas que no pertenecen a una persona en particular sino a un grupo de personas, los accionistas, poseedoras de una cuota de ella representada en una acción título de valor que le brinda una utilidad proporcional al capital invertido en su compra; estas acciones se transan libremente en el mercado de valores y obligaciones mejor conocido como bolsa de valores. La cantidad real de valor que se invierte por los compradores de las acciones y el valor nominal de ellas no es el mismo, la diferencia que se establece se conoce como ganancia de los fundadores; es decir si se invierten 100 en comprar 10 acciones, cada una aporta el valor de 10 al conjunto del capital de la sociedad anónima, pero el valor nominal de las acciones en el mercado suele ser mayor, digamos 120, la diferencia representa la ganancia de los fundadores y cada acción se transa en el mercado a 12 y no a 10; hipotéticamente hablando, por que en la realidad el precio de las acciones en el mercado de valores es oscilante y tan pronto como suben de precio, bajan y los que compraron a 10 un día al otro pueden tener solo 8 en sus manos. Lo que interesa de este fenómeno es que la ganancia de los fundadores y las oscilaciones de los precios de las acciones no guardan una relación directa y con el capital real que representan y que en alguna parte se encuentra materializado en medios de producción o mercancías; esto da origen a la existencia de un capital sin sustancia, imaginario; al igual que los títulos de valor o acciones y las obligaciones sean particulares o del Estado, otorgando a sus poseedores una renta en forma de dividendo y se le conoce como capital ficticio.

    Este fenómeno se hace evidente en el echo que las acciones no tienen un valor determinado que pueda traducirse en un precio como todas las demás mercancías incluyendo el dinero, sino que su valor de mercado se llama cotización, como decir, cual es su precio por cada hora o cada minuto, generando con ello el desarrollo de la especulación y las transacciones "a futuro", comprando y vendiendo no el valor creado sino la posibilidad de crear valor.

    Sería preciso en este punto, detenerse algunos instantes y meditar sobre el papel que juegan las especulaciones financieras, que hoy influyen en gran modo, las economías de todo el planeta; Wall Street es el centro mundial donde se intercambian realidades por posibilidades, donde el valor real del dinero de los inversionistas se transforma en ilusiones de posibles riquezas y luego se evapora en los bolsillos de los especuladores; y se inflan artificialmente las economías. Pero si el lector nos ha acompañado hasta aquí, podrá sacar sus conclusiones.

    Por otra parte las sociedades anónimas contribuyen a la centralización del capital mediante el control de los capitales mas pequeños y dispersos que participan en ellas mediante la adquisición de una parte proporcionalmente mayor y suficiente para ejercer el control sobre las funciones del capital; estos  paquetes de acciones necesarias para controlar el capital de total de las sociedades anónimas se conoce como paquete de control de las acciones.


   La circulación monetaria en los países capitalistas.

    El dinero es un equivalente universal de valor, es decir lo que representa es un determinado valor; las formas que adquiere el dinero suele confundir. En un tiempo el dinero se representaba en una o mas mercancías con carácter universal, con el tiempo llegó a generalizarse el oro como la forma dineraria y el valor de un país estaba representado por una masa específica de oro que podía ser intercambiada con otros; pero progresivamente se sustituyó el oro por el papel moneda emitido, entonces la proporción de billetes y de oro se hizo diferente para cada país por lo que la conversión de dinero en forma de billetes debe hacerse en proporción al valor total existente en cada país, esta asignación de valor al dinero emitido por un determinado país se conoce como cotización de divisas.

    Suele suceder también que la emisión de billetes en los países no guarda relación con el valor real de los fondos de valor, produciendo una desvalorización de las monedas de los países conocido como inflación y es una herramienta mas que utiliza el capital para bajar el valor de la fuerza de trabajo, claro que la apariencia que presenta es que las mercancías elevan su valor, pero la verdad es que ya hemos visto que la tendencia del desarrollo de la productividad del trabajo lo que consigue es todo lo contrario, disminuir el valor de las mercancías.

    Los intercambios entre países suelen hacerse en forma nominal, es decir sin intercambio de dinero, sino mediante un balance de pago, operación en que se enfrentan las compras y las ventas y la resultante se liquida o suma a las obligaciones.


   La renta del suelo. El desarrollo del capitalismo en la agricultura.

    La propiedad sobre la tierra ha seguido caminos distintos pero confluentes, desde el desarrollo de la pequeña producción agrícola por la vía de la concentración de la tierra o por la vía de la gran propiedad de la tierra distribuida por el Estado para ser dada en arrendamiento a los agricultores; por ambos caminos se llega a la concentración de la propiedad sobre la tierra; bajo el capitalismo la tierra pertenece en su mayor parte a los capitalistas y rige el monopolio de la propiedad privada sobre la tierra.

    " Así como el modo capitalista de producción presupone, en general, que se expropie a los trabajadores las condiciones de trabajo, así presupone en la agricultura que a los trabajadores rurales se les expropie la tierra y se los subordine a un capitalista que explota la agricultura con vistas a la ganancia."..."La propiedad de la tierra presupone el monopolio de ciertas personas sobre determinadas porciones del planeta, sobre las cuales pueden disponer como esferas exclusivas de su arbitrio privado, con exclusión de todos los demás. Supuesto lo anterior, se trata de desarrollar el valor económico, es decir la valorización de este monopolio sobre la base de la producción capitalista." [ Marx: El capital, t III, cap. XXXVII ]

    Para el capitalista de la tierra, esta no es mas que otra inversión de capital que debe producir plusvalía; las formas de conseguirla puede ser mediante la explotación directa de la tierra o mediante el arrendamiento a los productores agrícolas, quienes a su vez emplean el trabajador agrícola para realizar la plusvalía. Vemos así que la tierra produce dos formas de renta la de la producción agrícola y la renta por arrendamiento; ambas provienen de la misma fuente; el trabajo asalariado agrícola.

    El arrendamiento de la tierra determina su valor por la medida del capital invertido en la tierra que se arrienda y en sus mejoras; no vale lo mismo arrendar un terreno rústico, sin riego que otro en el que se han efectuado mejoras al suelo, incorporado galpones, sistemas de riego,,etc. Estas inversiones en la tierra, corresponden al capital constante invertido por el capitalista y determina el precio del arrendamiento; tenemos así una primera renta; pero además la tierra es trabajada por los asalariados del campo y produce mercancías con un determinado valor en el que se incluye la plusvalía; he aquí una segunda forma de la renta.

    Se llama renta capitalista de la tierra o del suelo a la diferencia que queda de la plusvalía producida, después de descontar el valor del arriendo de la tierra y corresponde, normalmente, a la cuota media de ganancia.

    "En consecuencia, en el modo capitalista de producción el supuesto es el siguiente: los verdaderos agricultores son asalariados, ocupados por un capitalista, el arrendatario, que sólo se dedica a la agricultura en cuanto campo de explotación en particular del capital como inversión de su capital en una esfera peculiar de la producción. Este arrendatario-capitalista le abona al terrateniente, al propietario de la tierra que explota, en fechas determinadas por ejemplo, en forma anual una suma de dinero fijada por contrato (exactamente de l misma manera que el prestatario de capital dinerario abona un interés determinado) a cambio del permiso para emplear su capital en este campo de la producción en particular. Esta suma de dinero se denomina renta de la tierra, sin que importe si se la abona por tierra cultivable, terreno para construcciones, minas, pesquerías, bosques, etc. Se la abona por todo el tiempo durante el cual el terrateniente ha prestado por contrato el suelo al arrendatario, durante el cual lo ha alquilado. Por lo tanto en este caso la renta del suelo es la forma en la cual se realiza económicamente la propiedad de la tierra, la forma en la cual se valoriza. Tenemos además aquí las tres clases que constituyen el marco de la sociedad moderna, en forma conjunta y enfrentada: el asalariado, el capitalista industrial y el terrateniente." [ Marx: El capital, ídem]

    Las formas de la renta capitalista del suelo se distinguen en renta diferencial y renta absoluta.


    La renta diferencial.

     En la explotación de la tierra en el capitalismo también constituye un monopolio, el monopolio de la explotación capitalista de la tierra, pero esta explotación tiene algunas particularidades que la distinguen de la producción industrial; en la industria la cuota media de ganancia se determina por el promedio de la productividad del trabajo de las distintas empresas y ramas de la economía y esta productividad se modifica permanentemente, por lo que la plusvalía extraordinaria que obtienen los capitalistas que se encuentran por sobre la media es temporal y los niveles de productividad se nivelan mas o menos rápido; pero en el caso de la tierra, las diferencias de productividad son mucho mas marcadas y su nivelación mas lenta, las fuentes de estas diferencias las constituyen la calidad y ubicación de la tierra y las diferencias tecnológicas empleadas en la explotación.

    Para que la explotación agrícola se realice debe al menos tener una ganancia igual a la cuota media de ganancia de los capitales empleados en otras ramas de la producción de lo contrario las tierras de rendimiento mas bajo quedarían fuera de la explotación; pero esto no es así porque la demanda de productos alimentarios es mayor que la oferta; de tal modo que los precios de los productos agrícolas se determinan no por la ganancia media de la agricultura, sino por la ganancia obtenida en las peores tierras.

    La renta diferencial es la ganancia extra que los capitalistas agrícolas obtienen por las explotaciones en las tierras de producción mediana y altas con respecto a las peores tierras y se distinguen dos tipos de renta diferencial, la renta diferencial I que corresponde a la ganancia extra que proviene de la calidad de la tierra y de la ubicación de las mismas con respecto al mercado; y la renta diferencial II que se produce por las diferencias tecnológicas en la explotación, que permiten la explotación intensiva de la tierra.

    "En otras palabras: la plusganancia, cuando es normal y no producida por circunstancias fortuitas que ocurren en el proceso de circulación, se genera siempre como diferencia entre el producto de dos cantidades iguales de capital y trabajo, y esta plusganancia se transforma en renta del suelo cuando se emplean dos cantidades iguales de capital y trabajo en superficies de terreno iguales y con resultados diferentes." [ Marx: El capital, t III cap. XXXIX ]

    "Resulta claro entonces que la renta diferencial II sólo es una expresión diferente de la renta diferencial I, pero que intrínsecamente coincide con ella. La diferente fertilidad de los distintos tipos de suelo sólo influye en la renta diferencial I en la medida en que hace que los capitales invertidos en la tierra den resultados o productos desiguales, considerados según igual magnitud de los capitales o con arreglo a su magnitud proporcional. El que esa desigualdad se produzca para capitales diferentes, sucesivamente invertidos en la misma porción de terreno, o en el caso de capitales empleados para varias porciones de diferentes tipos de suelo, no puede crear distingos en cuanto a la diferencia de fertilidad o de su producto, y por ende en cuanto a la formación de la renta diferencial para las partes del capital más productivamente invertidas. Sigue siendo el suelo el que, con igual inversión de capital, presentan una fertilidad diferente, sólo que en este caso el mismo suelo cumple, para un capital sucesivamente invertido en diferentes porciones, la misma tarea que desempeñan en I diferentes tipos de suelo para diferentes partes del capital social, de igual magnitud, invertidas en ellos." [ Marx: El capital, t III, Cap. XL ]

  

    La renta absoluta. El precio de la tierra.

    La segunda forma en que se presenta la renta de la tierra es la renta absoluta, que corresponde a la diferencia entre la composición orgánica del capital en la industria y en la agricultura.

    La cuota media de ganancia en la industria esta determinada por la inversión de capital en relación a la producción de plusvalía; ésta inversión resulta mayor en la industria que en la agricultura porque las condiciones de la producción agrícola se encuentran rezagadas en relación a la industria, por razones históricas y por las condiciones propias de la agricultura. La cuota de ganancia de la producción agrícola sin embargo, se determina en base a la cuota general de ganancia del capital, como ya vimos en el punto anterior, lo que resulta en una ganancia extra del capital empleado en la agricultura con relación al empleado en la industria; esta diferencia queda en manos del dueño de la tierra y se considera como la ganancia del arrendador o la plusvalía que este obtiene por el capital invertido en la tenencia de la tierra.

    Esta diferencia en la cuota de ganancia entre la tierra y la industria que pasa a manos del propietario de la tierra, solo es posible por el monopolio sobre la propiedad de la misma, que da al propietario la facultad de abstraerla de la producción mientras el valor de esta renta no se realice.

    "Sin embargo, el mero hecho de un excedente del valor de los productos agrícolas por encima de su precio de producción no bastaría por sí solo, en modo alguno, para explicar la existencia de una renta del suelo independiente de la diferencia en la fertilidad de los tipos de suelo o de las sucesivas inversiones de capital en el mismo suelo, en suma, de una renta disímil en su concepto de la renta diferencial, y que por ende podemos calificar de renta absoluta. Gran número de productos manufacturados poseen la característica de que su valor se halla situado por encima de su precio de producción, sin que por ello arrojen un excedente sobre la ganancia media o una plusganancia que pudiera transformarse en renta. Por el contrario. Tanto la existencia como el concepto del precio de producción y de la tasa general de ganancia que aquí implica se basan en que las mercancías individuales no se venden a su valor. Los precios de producción emanan de una compensación de los valores mercantiles, la cual, luego de la restitución de los respectivos valores de capital consumidos en las diversas esferas de la producción, distribuye el plusvalor global no en la proporción en la cual ha sido producido en las distintas esferas de la producción, y en que, por consiguiente, se encuentra en sus productos, sino en proporción a la magnitud de los capitales adelantados. Sólo así se origina una ganancia media y el precio de producción de las mercancías, del cual dicha ganancia media constituye el elemento característico. La tendencia permanente de los capitales es la de provocar, mediante la competencia, esta nivelación en la distribución del plusvalor generado por el capital global, y superar todos los obstáculos que se oponen a esta nivelación. Por eso es su tendencia la de tolerar sólo plusganancias tales como las que surgen bajo todas las circunstancias, no de la diferencia entre los valores y los precios de producción de las mercancías, sino, antes bien, del precio de producción general, regulador del mercado, y de los precios de producción individuales que se diferencian de él; plusganancias que por ello tampoco ocurren entre dos esferas diferentes de la producción, sino dentro de cada esfera de la producción, es decir que no afectan los precios de producción generales de las diferentes esferas, o sea la tasa general de ganancia, sino que, por el contrario, presuponen la transformación de los valores en precios de producción y la tasa general de ganancia. Sin embargo, y como lo expusiéramos antes, este supuesto se basa en la distribución proporcional continuamente cambiante del capital social global entre las diferentes esferas de la producción, en una continua inmigración y emigración de los capitales, en su transferibilidad de una esfera a la otra, en suma, en su libre movimiento entre estas diferentes esferas de la producción en cuanto otros tantos campos de inversión disponibles para las partes autónomas del capital social global. Se presupone que no hay limitación alguna, o a lo sumo alguna barrera accidental y temporaria, que impida a la competencia de los capitales por ejemplo en una esfera de la producción en la cual el valor de las mercancías se halle situado por encima de su precio de producción, o en la que el plusvalor generado se halle por encima de la ganancia media reducir el valor al precio de producción, y de esa manera distribuir el plusvalor excedente de esta esfera de la producción, en forma proporcional, entre todas las esferas explotadas por el capital. Pero si se produce lo contrario, y el capital se topa con un poder ajeno al que sólo puede superar en forma parcial o que no puede superar del todo, y que restringe su inversión con determinadas esferas particulares de la producción, que sólo la permite bajo condiciones que excluyen total o parcialmente esa nivelación general del plusvalor para formar la ganancia media, se originaría obviamente en estas esferas de la producción una plusganancia en virtud del excedente del valor de las mercancías por encima de su precio de producción, plusganancia que podría convertirse en renta y autonomizarse en cuanto tal con respecto a la ganancia. Ahora bien, cuando el capital invierte en la tierra, la propiedad de la tierra lo enfrenta como uno de tales poderes ajenos y como una barrera semejante, o, dicho de otra manera, así enfrenta el terrateniente al capitalista.
En ese caso, la propiedad de la tierra es la barrera que no permite una nueva inversión de capital en suelos no cultivados o no arrendados hasta el presente sin percibir un gravamen es decir, sin reclamar una renta, por más que el nuevo suelo incorporado al cultivo pertenezca a una especie que no arroja renta diferencial alguna y que, de no ser por la propiedad de la tierra habría podido ser cultivada ya con un incremento menor del precio del mercado, de modo que el precio regulador del mercado sólo hubiese abonado su precio de producción al cultivador de ese suelo peor." [ Marx: El capital, t III cap. XLV ]

    Todas las condiciones anteriores se ven reflejadas en el precio de la tierra, la demanda creciente de suelo, las mejoras en el suelo, las mejoras en la productividad de la explotaciones agrícolas y el monopolio sobre la propiedad de la tierra, hacen que el precio de la tierra se eleve constantemente y se determina por la renta anual y por la tasa de interés que esa renta obtendría de estar depositada en los bancos.

    "Una parte de la sociedad le reclama aquí a la otra un tributo a cambio del derecho de habitar la tierra, así como en general la propiedad de la tierra implica el derecho de los propietarios a explotar el cuerpo del planeta, sus entrañas, el aire, y con ello la conservación y desarrollo de la vida. No sólo el incremento de la población, y con él la creciente necesidad de viviendas, sino también el desarrollo del capital fijo que se incorpora a la tierra o echa raíces en ella, descansa sobre ella, como todos los edificios industriales, ferrocarriles, almacenes, edificios fabriles, depósitos, etc. acrecienta necesariamente la renta edilicia. Ni siquiera con la buena voluntad de Carey es posible confundir aquí entre el alquiler, en la medida en que es interés y amortización del capital invertido en el edificio, y la renta por el mero suelo, especialmente si, como ocurre en Inglaterra, el terrateniente y el especulador en edificaciones son personas totalmente diferentes. Aquí entran en consideración dos elementos: por un lado, la explotación de la tierra a los fines de la reproducción o extracción, y por el otro el espacio que se requiere como elemento de cualquier producción y de toda acción humana. Y en ambos sentidos la propiedad de la tierra exige su tributo. La demanda de terreno para edificar eleva el valor del suelo como espacio y fundamento, mientras que en virtud de ello aumenta al mismo tiempo la demanda de elementos del cuerpo del planeta que sirven como materiales de construcción " [ Marx: El capital, t III, cap.XLVI ]


    La renta de la industria extractiva. La renta de solares. 

     La renta de la tierra no solo se produce en las explotaciones agrícolas, sino también en forma de explotaciones de la industria extractivas o mineras; para este tipo de explotaciones influyen tanto la riqueza o productividad de los yacimientos como la ubicación de estos con respecto de los centros de consumo en la determinación de la renta diferencial I y II y la renta absoluta proviene igual que en la agricultura de la diferencia en al composición del capital y por último también existe la renta por monopolio que se expresa en el precio de los productos extraídos de gran escasez como por ejemplo los diamantes; todos estos remanentes extras de la ganancia media tienen como destino, constituir renta del propietario de la tierra.

    Otra forma en que se realiza la renta de la tierra es en aquellos terrenos destinados a las construcciones de edificios, generalmente en ciudades, los cuales pueden tener distintos usos, comerciales, habitacionales o servir a la industria y se conoce como renta de solares; en ellos la renta diferencial y absoluta se manifiestan de igual modo que en los casos anteriores y también la renta de monopolio se expresa en aquellos suelos que tienen una ubicación privilegiada por razones geográficas o por ubicación con respecto a los polos de desarrollo económicos o sociales.


   Agudización de la oposición entre la ciudad y el campo.

      En el capitalismo, la agricultura se encuentra a la zaga del desarrollo con respecto de la industria, en cuanto al desarrollo de las fuerza productivas. El desarrollo de la actividad agrícola es mas lento que el de la industria. Esto se refleja en el desarrollo desigual de la ciudad y del campo, los trabajadores agrícolas se encuentran en condiciones materiales de existencia inferiores que los trabajadores de la ciudad, por lo que existe un constante éxodo desde el campo hacia la ciudad; también los empresarios agrícolas están interesados en mantener las diferencias por mantener un precio de mano de obra mas barata, por ello la cultura en el campo también tiene un menor desarrollo, a pesar que la jornada de trabajo en el campo suele ser mayor que en la ciudad los trabajadores agrícolas por lo general reciben salarios menores por el supuesto de que poseen menor calificación para el trabajo, sin embargo ello no es verdad, la diferencia no es en cuanto a la calificación para el trabajo sino en cuanto a la cultura en general.

    Las diferencias entre las grandes y pequeñas explotaciones agrícolas, donde las grandes imponen una productividad mayor en base a la tecnología, arrastra a los pequeños agricultores a la ruina o a la agricultura de subsistencia, contribuyendo a mantener las condiciones que se oponen al desarrollo del campo.

    En el capitalismo, el diferente desarrollo de las economías urbanas y rurales con el consiguiente atraso en las demás esferas de la actividad humana, se incrementa cada día mas las diferencias entre ciudad y campo, transformándose en oposición, por cuanto parte del desarrollo de la ciudad se realiza a expensas del atraso del campo.


    La propiedad privada y la nacionalización de la tierra.

    La renta diferencial y absoluta es una renta que se obtiene sin producir valor alguno, es decir, sin realizar una actividad productiva; se fundamenta en la propiedad privada sobre la tierra y en el monopolio sobre esta propiedad; esta renta pesa sobre los hombros de todos los trabajadores que deben, de una u otra forma, destinar parte de su tiempo de trabajo para absorber el sobre-precio de los productos de la tierra. Del mismo modo, el atraso relativo del campo con respecto a la ciudad, responden a este mismo monopolio sobre la propiedad de la tierra, que impide traspasar los adelantos tanto técnicos como culturales a los sectores rurales.

    La nacionalización de la tierra es una necesidad propia del desarrollo de las fuerzas productivas en el campo para romper con el obstáculo que representa para su desarrollo el monopolio capitalista sobre la propiedad de la tierra; vencido este obstáculo, el desarrollo de las fuerzas productivas en el campo adquieren mayor fuerza y velocidad, tanto en lo que respecta a la parte del capital constante en forma de maquinarias y tecnologías, como en cuanto a la parte del capital variable en relación a la elevación de la calificación para el trabajo; los ingenieros agrónomos y los técnicos agrícolas ya no deberán ser lujos de los campesinos ricos, sino necesidades del desarrollo agrícola en general.

    Con lo anterior, resulta lógico entender que los demás aspectos de la vida rural de desarrollan, disminuyendo así progresivamente las diferencias entre ciudad y campo y transformando estas diferencias de contradictorias a no contradictorias.


    La reproducción del capital social y la renta nacional.

    La suma de toda la producción material de las distintas ramas en una sociedad, en un período dado, generalmente un año, forman lo que se conoce como producto social global o producto global. De esta masa de producción una parte corresponde al capital constante invertido en producirla y debe ser repuesta; la otra parte que corresponde al capital variable y al nuevo valor creado y materializado es lo que se conoce como renta nacional. En otras palabras la renta nacional es la suma del capital variable (salarios) y de la plusvalía. En la renta nacional se incluye la producción material de los pequeños productores, artesanos y campesinos, e incluso el transporte; es decir todas las actividades productivas materiales.

    También existen actividades no productivas materialmente como las actividades del Estado, el comercio, las finanzas, la educación pública, el arte la cultura, la medicina, etc. que aunque resultan importantes en la productividad del trabajo, no producen bienes materiales, por lo que no contribuyen a la creación de renta nacional.

    En el capitalismo se ve incrementado el número de actividades no productivas como la propaganda comercial, la cantidad de policías y militares y otros funcionarios del Estado que resultan en un parasitismo social, por cuanto estas actividades no productivas, significan un consumo innecesario de parte de la renta nacional, y por otro lado, gran cantidad de personas carecen de fuente de trabajo. Las causas de ello las podemos encontrar en las imposiciones del mercado por un lado, y en la anarquía en la producción por otro, y la burocracia que le es propia a la forma del sistema político del capitalismo, basado en el dominio de clase.


    El producto social global como capital. Composición.

    Si suponemos que el producto social global es el producto de todos los productores individuales en una sociedad en donde todos ellos responden a la forma capitalista de producción, y que el capital constante es transferido en su totalidad en el período de un año, entonces el producto social global representa el total del capital en función productiva, el capital social, mas la plusvalía producida en el período.

    El capital social debe, para su realización como producto social, recorrer las distintas esferas de actividad económica, la producción, la circulación y volver en forma monetaria a su origen; esto permite distinguir distintas formas del capital; una forma natural o material y una forma de valor.

    La forma de natural, asume dos formas generales, la de medios de producción y artículos o bienes de consumo; estas formas naturales que adopta el capital social adquieren importancia al momento de analizar la distribución del mismo y la forma en que se repone el capital empleado. Si podemos imaginar a todos los productores como una cadena interrelacionada y dependiente de mercancías, entonces podremos visualizar el fenómeno mediante el cual los medios de producción y materias primas que corresponden al capital constante de un productor individual, corresponden a las mercancías producidas por otro productor y los bienes de consumo en que se transforman los salarios que corresponden al capital variable, también son mercancías de diversos productores, como también la plusvalía antes de realizarse en el mercado son solo mercancías que pueden seguir distintos caminos.

    La forma de valor, es la la forma abstracta del capital social, la parte que se destina a reponer el capital productivo en función, corresponde al capital constante, la que se destina a la reproducción de la fuerza de trabajo, en forma de salarios, al capital variable y la ganancia o plusvalía a disposición del capitalista, puede ser consumida, atesorada o puesta en función productiva.

    "Dividíamos allí todo capital en dos grandes clases: la clase I, que produce medios de producción, y la clase II, que produce medios de consumo individual. La circunstancia de que ciertos productos puedan servir tanto para el disfrute personal como de medios de producción (un caballo, granos, etc.), no anula en modo alguno la justeza absoluta de esa división. De hecho, no es ninguna hipótesis, sino sólo expresión de un hecho. Tómese el producto anual de un país. Una parte del producto, sea cual fuere su capacidad para servir de medio de producción, ingresa en el consumo individual. Es el producto en que se gastan salario, ganancia y renta. Este producto es el producto de determinada división del capital social. Es posible que este mismo capital también cree productos pertenecientes a la clase I. En la medida en que lo haga, la parte de ese capital consumida en el producto de la clase II, en un producto que realmente recae en el consumo individual, no será la que suministra los productos que recaen en la clase I y se consumen productivamente. Todo este producto II, que entra en el consumo individual y en el cual, por ende, se gasta el rédito, es la existencia del capital consumido en él más el excedente producido. Es, por ende, producto de un capital invertido en la mera producción de medios de consumo. Y del mismo modo, el sector I del producto anual, el sector que sirve de medio de reproducción, materia prima e instrumentos de trabajo, por más capacidad que tenga naturaliter [por naturaleza] ese producto de servir de medio de consumo, es producto de un capital invertido en la mera producción de medios de producción. La parte mayor, con mucho, de los productos que forman el capital constante, existe materialmente, asimismo, en una forma bajo la cual no puede entrar en el consumo individual. En la medida en que lo pudiera, tal como, por ejemplo un campesino podría comerse el grano reservado como simiente o sacrificar sus animales de tiro, la barrera económica funciona para él exactamente lo mismo que si esa parte existiese bajo una forma no consumible.
Como se dijo ya, en ambas clases abstraemos la parte fija del capital constante, que continúa existiendo in natura y en cuanto a su valor, independientemente del producto anual de ambas clases.
En la clase II, en cuyos productos se gastan salario, ganancia y renta o, para abreviar, se consumen los réditos, el producto mismo, según su valor, consta de tres componentes. Un componente es igual al valor de la parte constante de capital consumida en la producción; un segundo componente es igual al valor de la parte variable adelantada en la producción, desembolsada en el salario; finalmente, un tercer componente es igual al plusvalor producido, o sea = ganancia + renta. El primer componente del producto de la clase II, el valor de la parte constante de capital, no puede ser consumido ni por los capitalistas, ni por los obreros de la clase II, ni por los terratenientes. No forma parte alguna de los réditos de ellos, debe ser repuesto in natura, y para que eso pueda suceder es necesario venderlo. En cambio los otros dos componentes de ese producto son iguales al valor de los réditos generados en esa clase, = salario + ganancia + renta.
En la clase I, el producto, en lo que concierne a la forma, consta de los mismos componentes. Pero la parte que aquí forma rédito salario + ganancia + renta o, para abreviar, la parte variable del capital + el plusvalor no se consume aquí en la forma natural de los productos de esa clase I, sino en los productos de la clase II. El valor de los réditos de la clase I, por consiguiente, debe ser consumido en la parte del producto de la clase II que forma el capital constante a reponer de II. Del producto de la clase II, la parte que debe reponer el capital constante de dicha clase es consumida en su forma natural por los obreros, los capitalistas y los terratenientes de la clase I. Ellos desembolsan sus réditos en ese producto II. Por otro lado, el producto de I, en la medida en que representa un rédito de la clase I, es consumido en su forma natural, y productivamente por la clase II, cuyo capital constante repone in natura. Finalmente, la parte constante, consumida, de capital de la clase I es repuesta con los propios productos de esta clase, que precisamente constan de medios de trabajo, materias primas y auxiliares, etc., en parte mediante el intercambio recíproco entre los capitalistas I, y en parte debido a que una porción de esos capitalistas puede volver a emplear directamente su propio producto como medio de producción." [ Marx: El capital, t III, cap XLIX ]


    Condiciones de la realización en la reproducción simple y ampliada.

    Recordemos que la reproducción simple es aquella en que el capital se reproduce en igual medida que el anterior y la reproducción ampliada es la que se reproduce el capital en una escala mayor, es decir parte de la plusvalía es convertida en capital.

    Las condiciones que se deben cumplir para que la reproducción del capital sea a igual escala o simple son que toda la masa de mercancías producidas por los productores de medios de producción ( sector I ) sea igual a toda la masa de medios de producción consumidos durante el período ( 1 año ) por ambas secciones; y que todos los valores de la masa de mercancías producida por los productores de bienes de consumo ( sector II ), sea igual a los ingresos obtenidos por los obreros y los capitalistas, en forma de salarios y consumo no productivo de ambos sectores.

    " Sin embargo, es evidente que en la medida en que el proceso de reproducción se efectúa de manera normal y bajo circunstancias en lo demás iguales, esto es, prescindiendo de la acumulación, la suma de valor de salario, ganancia y renta en la clase I debe ser igual al valor de la parte constante de capital de la clase II. Caso contrario, la clase II no puede reponer su capital constante ni la clase I convertir su rédito de la forma inconsumible en la consumible.
El valor del producto mercantil anual, exactamente como el valor del producto mercantil de una inversión particular de capital e igual que el valor de cada mercancía por separado, se resuelve en dos componentes de valor: uno, A, que repone el valor del capital constante adelantado, y otro, B, que se presenta en la forma de rédito como salario, ganancia y renta. El último componente de valor, B, forma una antítesis con el primero, A, por cuanto éste, bajo circunstancias en lo demás iguales, 1) jamás asume la forma del rédito, y 2) refluye siempre en la forma de capital, y precisamente de capital constante. Sin embargo, el otro componente B también está a su vez contrapuesto en sí mismo. Ganancia y renta tienen de común con el salario el que los tres constituyen formas de rédito. A pesar de ello se distinguen esencialmente porque en la ganancia y la renta se representa plusvalor, o sea trabajo impago, y en el salario trabajo pago. La parte de valor del producto que representa salario gastado, o sea que repone el salario y que, según nuestros supuestos, allí donde la reproducción se lleva a cabo en la misma escala y bajo las mismas condiciones, se vuelve a convertir en salario, refluye por lo pronto como capital variable, como un componente del capital que se debe adelantar de nuevo a la reproducción. Este componente funciona de manera doble. Primeramente existe en la forma de capital y se intercambia en cuanto tal por la fuerza de trabajo." [ Marx: El capital, ídem ]

    Las condiciones que deben existir para que la reproducción del capital se realice a una escala ampliada son que que se produzca una acumulación de capital; que una parte de la plusvalía producida sea incorporada a la producción en forma de capital. según esto, la parte del capital variable + la plusvalía del sector I dedicado a producir medios de producción, debe ser igual a la parte del capital constante + la plusvalía acumulada del sector II dedicado a los bienes de consumo; según esto la parte del capital variable y la plusvalía de la sección I  crece mas rápidamente que la parte del capital constante de la sección II y  la parte del capital constante de la sección II crece mas rápido que la parte constante del sector uno; es decir la reproducción ampliada del capital pone énfasis en la acumulación de capital en forma de medios de producción. Esto se traduce en la práctica en una elevación en la composición orgánica del capital; en otras palabras, aumenta la producción de medios de producción para la producción de medios de producción para la producción de medios de consumo...

    " La reconversión de ganancia, o en general de cualquier forma del plusvalor en capital pone de manifiesto si prescindimos de la forma económica históricamente determinada y sólo la consideramos como simple formación de nuevos medios de producción que todavía persiste el estado en que el trabajador, además del trabajo para adquirir medios de subsistencia directos, emplee trabajo para producir medios de producción. Transformación de ganancia en capital quiere decir nada más que empleo de una parte del trabajo excedentario para la formación de nuevos medios suplementarios de producción. Que esto suceda en la forma de la conversión de ganancia en capital sólo quiere decir que no es el obrero, sino el capitalista, quien dispone del trabajo excedentario." [ Marx: El capital, ídem ]


    El problema del mercado. Contradicciones de la reproducción capitalista.

    En el modo de producción capitalista el objeto principal es la producción de mercancías; el valor acumulado y concentrado en manos privadas es puesto en función en las distintas esferas de la economía para producir mercancías cuyo destino es el consumo, personal o productivo. La división social del trabajo, por otro lado, separa cada vez mas a los productores de la mercancía terminada y crea una interdependencia entre ellos, lo que también incrementa la existencia de mercancías; todas las mercancías tienen como fin realizarse como tales en un mercado que crece y se desarrolla junto con la producción y la división social del trabajo, el mercado se convierte en el punto nodal en que las mercancías de consumo personal y productivo, los capitalistas y los consumidores, se enfrentan finalmente con sus propias realidades de existencia e interrelación.

    Señalamos anteriormente que la concentración del capital en la reproducción ampliada, es mayor y primaria en el sector de la producción de medios de producción; impulsada por la necesidad de los capitalistas de incrementar la productividad de trabajo; el desarrollo del sector I depende a su vez del desarrollo del sector dedicado a los artículos de consumo, el incremento de la productividad en ambos sectores arrojan al mercado cada vez mayor número de mercancías, sin ninguna relación a las necesidades reales del consumo, sino con la esperanza de encontrar salida en el mercado enfrentándose con las demás mercancías en forma azarosa; algunas veces con mas otras con menos competencia. El destino de las mercancías en el capitalismo es incierto; puede ser el consumo ( personal o productivo), o puede ser el terminar sus días en el almacén o la bodega; la anarquía en la producción se manifiesta finalmente en el mercado cobrando sus víctimas necesarias.

    Por otra parte, en el afán de ganancias los capitalistas restringen cada día mas el poder adquisitivo de los trabajadores, por lo que el crecimiento de la masa de mercancías es mayor que el crecimiento del consumo de las personas, lo que obstaculiza el desarrollo del sector II con la consiguiente afectación del sector dedicado a los medios de producción. En la búsqueda de un lugar en el mercado, los capitalistas traspasan las fronteras nacionales y se posesionan de los mercados mundiales, esperando dar salida a sus mercancías, pero en realidad lo que sucede es que se traslada el problema de un país a otro, porque la causa estriba no en el país en particular sino en el modo de producción basado en la propiedad privada sobre los medios de producción que posibilitan la anarquía en la producción y el desarrollo desigual de la producción y de la distribución y el consumo.

    Todo ello no es más que la evidencia de la contradicción fundamental del capitalismo, entre el carácter social de la producción y el carácter privado de apropiación; y además de la estrecha interrelación y dependencia entre la producción y el mercado, ocupando este último un lugar y un papel determinante en la economía capitalista.


   Distribución y redistribución de la renta nacional. Papel del presupuesto del Estado en la redistribución de la renta nacional.

      En la sociedad capitalista, la renta nacional se distribuye primariamente a través del proceso de producción y circulación de mercancías ( incluida la mercancía dinero), en las distintas formas de función del capital; quedando en manos de los capitalistas la mayor parte de la renta nacional, que corresponde al capital constante y a la plusvalía y una parte minoritaria que corresponde al capital variable, es distribuida entre la mayoría de la población en forma de salarios; la proporción de esta distribución es variable en el tiempo y cada vez es mayor la parte que queda en manos de los capitalistas; en las últimas décadas aproximadamente el 20% de la población poseía el 80% de las riquezas en Chile; y es un dato que se puede extrapolar con aproximaciones a los demás países de Latinoamérica, exceptuando a Cuba.

    Existe además una redistribución de la renta nacional que se realiza por medio del presupuesto del Estado. El origen de los fondos del presupuesto estatal son los impuestos; estos son fundamentalmente de dos tipos, los impuestos directos que son aquellos que se aplican a las personas normalmente según sus ingresos; y los impuestos indirectos, que son aquellos que se aplican a las mercancías o al consumo. Dado que el 80% de la población posee solo el 20% de la renta nacional, y consume el 80% de las mercancías en general, la proporción en que los impuestos gravan a los trabajadores es muy superior en relación con los capitalistas quienes poseen el 80% de las riquezas y solo consumen el 20% de las mercancías en general; el consumo de artículos suntuarios o de lujo y los impuestos que estos generan son insignificantes en relación al total de los impuestos que van a financiar los gastos del Estado. Del mismo modo los impuestos directos a las personas son una pesada carga para aquellos salarios menores de los trabajadores, en cambio son insignificantes para aquellas rentas capitalistas generalmente grandes, sin considerar que las legislaciones favorecen permanentemente a los capitalistas por medio de descuentos de impuestos por diversas razones y que la evasión del pago de los mismos es una práctica común y rara vez penalizada por el Estado de clase capitalista.

    Luego de ser recaudado los impuestos mayoritariamente por los impuestos a los mas pobres, la distribución de los recursos del Estado en el sistema capitalista es una distribución que favorece a la clase dominante, la de los capitalistas, gran parte de los recursos son destinados a mantener un aparato burocrático del Estado que consume una parte de la renta nacional en propaganda y  funciones innecesarias y favores políticos, etc.; otra parte importante de los recursos obtenidos son destinaos a mantener un aparato policial y militar enorme y cuya función principal es la de reprimir las explosiones sociales y asegurar la permanencia del sistema capitalista bajo el pretexto de "defender la democracia"...claro está que esta es la democracia del capital. Otra parte de la renta nacional es destinada al "fomento" o al "incentivo" de la producción capitalista, sin olvidar las subvenciones del Estado a las exportaciones u otro tipo de actividades capitalistas; y para que no quede duda de quienes son lo dueños del Estado, el costo de las guerras imperialistas, expansionistas u de otra índole que el capital necesita para conquistar mercados o apoderarse de materias primas; y las crisis económicas propias del mismo sistema, son solventadas en su mayor parte por el Estado, es decir por los impuestos de los trabajadores.

    La parte de la renta nacional destinada a beneficio directo de la población como la educación y la salud pública, son cada vez menores; más aún, en el último tiempo la política neoliberal impuesta por los grandes capitales internacionales a los países pobres, impone la "privatización" de las empresas del Estado y de la educación y la salud; con ello los recursos destinados por décadas a construir escuelas, hospitales, ferrocarriles, puertos, etc. son traspasados a manos capitalistas por valores muy inferiores al real. 

    En suma, el Estado como un órgano de dominación de una clase, la de los capitalistas, sobre la de los proletarios o trabajadores; sirve a la clase de los capitalistas redistribuyendo la mayor parte de la renta nacional obtenida a través de los impuestos que aportan en su mayor parte los desposeídos, en favor de los capitalistas.


    Las crisis económicas. Las bases de las crisis de superproducción.

   Desde que la reproducción ampliada del capital se hizo norma en el capitalismo, a principios del siglo XIX, la producción capitalista se ve periódicamente interrumpida por crisis. Estas interrupciones en el desarrollo de la economía capitalista tienen su origen en la contradicción fundamental del capitalismo, mientras por una parte la producción socializada incrementa la producción de las mercancías por otra parte, la propiedad privada permite una distribución del valor creado de manera desproporcionada. La mayor parte de las riquezas creadas son destinadas a incrementar la parte constante del capital y una parte menor al variable o salarios, incrementando por un lado la producción y restringiendo por otro lado el consumo.

   "  Mientras que la fuerza productiva crece en progresión geométrica, la expansión de los mercados avanza, en el mejor de los casos, conforme a una progresión aritmética. Es verdad que el ciclo decenal de estancamiento, prosperidad, sobreproducción y crisis que se repitió constantemente de 1825 a 1867 parece haber concluido, pero sólo para sumirnos en la cenagosa desesperanza de una depresión permanente, crónica. El anhelado período de prosperidad no termina de llegar; cada vez que nos parece vislumbrar sus signos precursores, éstos se desvanecen en el aire." [ Engels: Prólogo a El capital ]

   Las crisis tienen su origen en la superproducción, es no es absoluta pues la necesidad de consumo de las mercancías existe, sino que es relativa al acceso a ellas es decir al mercado. Mientras las mercancías se almacenan en las bodegas, grandes masas de la población se ven privadas del acceso a ellas, la falta de salida de las mercancías llevan a los productores a paralizar las industrias y despedir trabajadores incrementando con ello aún mas la crisis del mercado y al disminuir o detenerse la circulación del capital el capital dinerario también se restringe.

   Aunque las crisis tienen su origen en una superproducción relativa, las manifestaciones de ella se traspasan a las distintas esferas de la función del capital, al mercado de mercancías ( capital mercantil) y a la del dinero ( capital financiero); las crisis se pueden manifestar en distinta intensidad y a distinto tiempo, es decir puede comenzar por la paralización de la circulación de dinero, en cuyo caso se llama crisis financiera; o por la restricción del consumo, entonces se llama crisis comercial; o también por la paralización de la industria, siendo entonces una crisis productiva o de producción.

   El mercado internacional o mundial, puede desencadenar una manifestación de crisis en una economía nacional por los ajustes monetarios o por las diferencias en los precios de las mercancías, pero ello no viene a ser mas que el desencadenante de una realidad que existe previamente en la sociedad. El precio del petróleo sube por causa de las amenazas de guerra en Irak y el alza de los combustibles encarece las mercancías de las naciones pobres y dependientes de él, produciendo un desbalance en el consumo y en la producción; pero las causas reales de la crisis no se encuentran en que las mercancías resulten mas "caras" sino en que la distribución de los ingresos es restringida, por cuanto el petróleo incrementa el valor de las mercancías en su parte de valor constante, por lo tanto no incrementa el valor de las mismas, sino solo las encarece; es el capital variable lo que revaloriza el capital y produce la plusvalía y es esta plusvalía la que se redistribuye...pero claro está que los capitalistas no quieren pagar el alza de precio de sus materias primas y como tienen la sartén por el mango traspasan dicho costo a los consumidores sin retribuir la parte correspondiente en los salarios.

   Dada la naturaleza del capitalismo, y de su contradicción fundamental que se origina en su propia esencia, las crisis económicas son inevitables mientras exista el capitalismo y se repiten periódicamente.


   Carácter cíclico de la reproducción capitalista.

   Las crisis del capitalismo se repiten, ya que son producto de su propia esencia; de la acumulación capitalista y de la restricción del consumo y la competencia, los períodos oscilan entre 8 y 12 años, pero cada vez se acortan mas los períodos de desarrollo, en los últimos años se hacen cada vez mas frecuentes y hemos llegado a períodos tan breves como 3 a 6 años para los períodos entre cada crisis; este período se llama ciclo y media entre el comienzo de una crisis y el de la siguiente. Los ciclos de las crisis constan de cuatro fases: crisis, depresión, reanimación y auge.

   "Lo que se infiere es lo siguiente: mediante este ciclo que abarca una serie de años y está formado por rotaciones conexas en las cuales el capital se ve retenido por su parte constitutiva fija, seda un fundamento material para las crisis periódicas en las que el negocio recorre períodos sucesivos de depresión, animación media, vértigo y crisis. Por cierto, los períodos en que se invierte capital son muy distintos y están muy dispersos. Sin embargo la crisis siempre constituye el punto de partida de una gran inversión nueva. Y en consecuencia también, si se considera la sociedad en su conjunto, configura en mayor o menor medida un fundamento material para el ciclo siguiente de rotaciones." [ Marx: El capital, tomo II cap.IX  ]

   La crisis es la fase que se caracteriza por la superproducción y la restricción de la la demanda del consumo, la acompañan la baja en los precios de las mercancías, la escasez de los medios de pago y la bancarrota bursátil que provoca las quiebras en masa, el descenso de la producción, el paro forzoso y el descenso de los salarios. Es una acomodación violenta de las fuerzas productivas a la demanda del consumo e incluye la destrucción de medios de producción

   "Estas diversas influencias se hacen sentir, ora de manera más yuxtapuesta en el espacio, ora de manera más sucesiva en el tiempo, el conflicto entre las fuerzas impulsoras antagónicas se desahoga periódicamente mediante crisis. Éstas siempre son sólo soluciones violentas momentáneas de las contradicciones existentes, erupciones violentas que restablecen por el momento el equilibrio perturbado." [ Marx: El capital, libro III, cap. XV ]

   A la crisis le sigue la depresión que se caracteriza por el estancamiento de la producción industrial, la baja en los precios de las mercancías, la baja en la actividad comercial y la existencia de capital dinerario detenido. Durante este período las mercancías excedentes se destruyen o venden a bajo precio y se incrementa la explotación de los trabajadores, prolongando la jornada de trabajo y bajando los salarios, los capitalistas se ven obligados para hacer frente a las nuevas condiciones a invertir en capital constante e incrementar la productividad del trabajo; es la etapa que sienta las bases para una nueva reinversión del capital en forma de capital fijo, modificando la composición orgánica del capital; sentando las condiciones para un nuevo ciclo de producción.

   A la depresión  viene la reanimación de la economía, los sobrevivientes de la crisis salen de ella con nuevas condiciones de producción, las mercancías progresivamente aumentan de precio y aumentan las ganancias; así se retoma el ritmo productivo.

   Luego de reanimada la economía deviene un período de auge que es aquel en que la producción supera el nivel máximo del ciclo anterior; los precios suben, y el comercio acumula mercancías, se instalan nuevas industrias y se inician grandes proyectos; los bancos otorgan préstamos a los industriales para ampliar aún más la producción, la especulación de los precios lleva a la acumulación de las mercancías, etc., creando las condiciones para que una nueva crisis se desarrolle. El crédito de consumo encubre aún más la superproducción y la superpoblación relativa, acumulándose causas para que la próxima crisis explote con la violencia que le caracteriza y que se desencadena sobre las masas de la población.

   "Expresada de una manera totalmente general, la contradicción consiste en que el modo capitalista de producción implica una tendencia al desarrollo absoluto de las fuerzas productivas, con prescindencia del valor y del plusvalor encerrado en él, y haciendo abstracción asimismo de las relaciones sociales dentro de las cuales se efectúa la producción capitalista; mientras que, por otra parte, tiene como finalidad la conservación del valor de capital existente y su valorización en medida extrema (es decir, el acrecimiento constantemente acelerado de ese valor). Su carácter específico está orientado hacia el valor existente de capital en cuanto medio para la mayor valorización posible de dicho valor. Los métodos mediante los cuales lo logra incluyen: disminución de la tasa de ganancia, desvalorización del capital ya existente y desarrollo de las fuerzas productivas del trabajo a expensas de las fuerzas productivas ya producidas.
   La desvalorización periódica del capital ya existente, que es un medio inmanente al modo capitalista de producción para contener la baja en la tasa de ganancia y para acelerar la acumulación de valor de capital mediante la formación de capital nuevo, perturba las condiciones dadas dentro de las cuales se lleva a cabo el proceso de circulación y reproducción del capital, por lo cual está acompañada por paralizaciones súbitas y crisis del proceso de producción.
    La disminución relativa del capital variable con respecto al constante, que corre parejas con el desarrollo de las fuerzas productivas, incentiva el crecimiento de la población obrera, mientras crea permanentemente una sobrepoblación artificial. La acumulación del capital, considerada con arreglo al valor, resulta enlentecida por la disminución de la tasa de ganancia, para acelerar aun más la acumulación del valor de uso, mientras que ésta, a su vez imprime un movimiento acelerado a la acumulación con arreglo al valor.
La producción capitalista tiende constantemente a superar estos límites que le son inmanentes, pero sólo lo consigue en virtud de medios que vuelven a alzar ante ella esos mismos límites, en escala aun más formidable.
El verdadero límite de la producción capitalista lo es el propio capital; es éste: que el capital y su autovalorización aparece como punto de partida y punto terminal, con motivo y objetivo de la producción, que la producción sólo es producción para el capital, y no a la inversa, que los medios de producción son meros medios para un desenvolvimiento constantemente ampliado del proceso vital, en beneficio de la sociedad de los productores. Los límite dentro de los cuales únicamente puede moverse la conservación y valorización del valor de capital, las que se basan en la expropiación y empobrecimiento de la gran masa de los productores, esos límites entran, por ello, constantemente en contradicción con los métodos de producción que debe emplear el capital para su objetivo, y que apuntan hacia un aumento ilimitado de la producción, hacia la producción como fin en sí mismo, hacia un desarrollo incondicional de las fuerzas productivas sociales del trabajo. El medio desarrollo incondicional de las fuerzas productivas sociales entra en constante conflicto con el objetivo limitado, el de la valorización del capital existente. Por ello, si el modo capitalista de producción es un medio histórico para desarrollar la fuerza productiva material y crear el mercado mundial que le corresponde, es al mismo tiempo la constante contradicción entre esta su misión histórica y las relaciones sociales de producción correspondientes a dicho modo de producción." [ Marx: El capital, libro III cap. XV ]


   Las crisis agrarias.
   En el capitalismo la agricultura se subordina a la producción industrial, por ello es arrastrada a las crisis de superproducción. La crisis de la agricultura se denomina crisis agraria y posee sus propias particularidades; son mas prolongadas que las de la industria debido a que la agricultura es mas atrasada en desarrollo que la industria y la composición del capital es mas baja en el campo que en la industria y la renovación del capital se dificulta por el exceso de rentas; la absoluta, la diferencial, etc. que los dueños de los campos siguen cobrando en la misma magnitud que antes de la crisis, impide a los productores del campo invertir mayores capitales en la producción agrícola; por otro lado los pequeños productores no disminuyen la producción, por el contrario la única vía de salvar sus economías pequeñas es la sobreexplotación de sus parcelas.

   La causa de estas particularidades radica en el monopolio de la propiedad sobre de la tierra y los efectos de las crisis agrarias recaen en los trabajadores del campo y los pequeños productores agrícolas, muchos se ven desprovistos de sus tierras por la imposibilidad de cubrir los créditos y son arrojados a la masa del proletariado agrícola; también es la época de la migración a las ciudades de grandes masas de trabajadores agrícolas en busca de mejores condiciones de trabajo.


   Las crisis periódicas y la agudización de las contradicciones del capitalismo.

    Las crisis económicas del capitalismo, son la explosión violenta de las contradicciones que le son propias; durante ellas el estancamiento de la producción, el paro forzoso, la disminución de los salarios, entre otras manifestaciones, llevan a las masas trabajadoras a perder gran parte de lo avanzado en el período anterior; los pequeños campesinos pierden sus tierras, los trabajadores su trabajo y progresivamente sus bienes materiales, aumenta la delincuencia y los suicidios, en fin, la sociedad se retrae a una situación propia de 10  a 20 años atrás.

    Grandes cantidades de mercancías son eliminadas o destruidas mientras los trabajadores y las masas empobrecidas carecen de los medios de subsistencia; ejemplo claro lo vimos recientemente en Argentina, país rico en producción alimentaria donde, sin embargo, los sectores mas desprotegidos veían morir a sus hijos de hambre.

    Los ideólogos burgueses intentan explicar el origen de las crisis a partir de casualidades u acontecimientos fortuitos, escondiendo así sus reales causas; para solucionar las crisis intentan reactivar el consumo por un lado y someten a la miseria al grueso de la población; recurren entonces a estimular el gasto por la vía de gastos del Estado en beneficio de los capitalistas, gastos militares e incluso las guerras. No es casual que EE.UU., después de una prolongada crisis haya optado por las guerras agresivas en contra de países mas débiles militarmente, Afganistán primero, luego Irak está en la mira del capital norteamericano, ¿ quién seguirá después? su lista de países que conforman "el eje del mal" abarca a muchos. ¿ Podrán estos gastos militares y el saqueo de los países invadidos solucionar las causas de la crisis económica de EE.UU. y mundial?

    Las verdaderas causas de las crisis son inherentes al sistema capitalista y son inevitables, no podrán ser eliminadas mediante la guerra sino mediante el cambio del propio sistema.

    Los efectos de las crisis en la población evidencian las contradicciones del capitalismo y agudizan las mismas, durante ellas la actividad revolucionaria de las masas se incrementa; como en todo fenómeno las crisis son el momento en que se resuelven las contradicciones, las crisis desarrollan los factores objetivos para los cambios revolucionarios, pero no bastan, se necesita también que la actividad de los hombres organizados y conscientes de su papel histórico se desarrolle.

    "Desde hace algunas décadas, la historia de la industria y del comercio no es más que la historia de la rebelión de las fuerzas productivas modernas contra las actuales relaciones de producción, contra las relaciones de propiedad que condicionan la existencia de la burguesía y su dominación. Basta mencionar las crisis comerciales que, con su retorno periódico, plantean, en forma cada vez más amenazante, la cuestión de la existencia de toda la sociedad burguesa. Durante cada crisis comercial, se destruye sistemáticamente, no sólo una parte considerable de productos elaborados, sino incluso de las mismas fuerzas productivas ya creadas. Durante las crisis, una epidemia social, que en cualquier época anterior hubiera parecido absurda, se extiende sobre la sociedad: la epidemia de la superproducción. La sociedad se encuentra súbitamente retrotraída a un estado de súbita barbarie: diríase que el hambre, que una guerra devastadora mundial la han privado de todos sus medios de subsistencia; la industria y el comercio parecen aniquilados. Y todo eso, ¿por qué? Porque la sociedad posee demasiada civilización, demasiados medios de vida, demasiada industria, demasiado comercio. Las fuerzas productivas de que dispone no favorecen ya el régimen burgués de la propiedad; por el contrario, resultan ya demasiado poderosas para estas relaciones, que constituyen un obstáculo para su desarrollo; y cada vez que las fuerzas productivas salvan este obstáculo, precipitan en el desorden a toda la sociedad burguesa y amenazan la existencia de la propiedad burguesa. Las relaciones burguesas resultan demasiado estrechas para contener las riquezas creadas en su seno. ¿Cómo vence esta crisis la burguesía? De una parte, por la destrucción obligada de una masa de fuerzas productivas; de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación más intensa de los antiguos. ¿De qué modo lo hace, pues? Preparando crisis más extensas y más violentas y disminuyendo los medios de prevenirlas." [ Marx-Engels: El manifiesto comunista]

" Entretanto, cada nuevo invierno replantea la gran cuestión: "¿Qué hacer con los desocupados?"; pero mientras que el número de éstos va en aumento de año en año, no hay nadie que responda a la pregunta, y casi es posible calcular el momento en que los desocupados, perdiendo la paciencia, tomarán su destino en sus propias manos" [ Engels: Prólogo a El capital ]


    Tendencia histórica del desarrollo del capitalismo.

     La esencia del capitalismo es la concentración del capital y con ello de los medios de producción, y la explotación del trabajo asalariado; con ello impulsa cada vez en mayor grado la división social del trabajo y la socialización de la producción a la par que las miserias de las grandes masas del pueblo; desarrolla incesantemente las fuerzas productivas, pero impide el consumo de las mercancías por las grandes masas.

    Al socializar la producción crea las condiciones para que los trabajadores se organicen, en particular, la clase obrera. Al concentrar y desarrollar las fuerzas productivas, desarrolla la base material necesaria para la construcción de una nueva forma económica-social, el socialismo. El capitalismo, según palabras de Marx, crea su propio sepulturero.

    " Con la disminución constante en el número de los magnates capitalistas que usurpan y monopolizan todas las ventajas de este proceso de trastocamiento, se acrecienta la masa de la miseria, de la opresión, de la servidumbre, de la degeneración, de la explotación, pero se acrecienta también la rebeldía de la clase obrera, una clase cuyo número aumenta de manera constante y que es disciplinada, unida y organizada por el mecanismo mismo del proceso capitalista de producción. El monopolio ejercido por el capital se convierte en traba del modo de producción que ha florecido con él y bajo él. La concentración de los medios de producción y la socialización del trabajo alcanzan un punto en que son incompatibles con su corteza capitalista. Se la hace saltar. Suena la hora postrera de la propiedad privada capitalista. Los expropiadores son expropiados." [ Marx: El capital, libro I, cap. XXIV ]


    El imperialismo: características fundamentales.

     En el desarrollo del capitalismo se distinguen fases de desarrollo; el capitalismo premonopolista, en donde se establece la libre competencia, y el monopolista, en donde la libre competencia es reemplazada por el dominio de los monopolios. Los monopolios surgen de la concentración y centralización del capital a un grado en que eliminan la posibilidad de la competencia para una determinada rama, sector o actividad económica.

    El imperialismo es la fase superior del capitalismo, en donde los monopolios dominan la economía; es la última fase del capitalismo en donde la concentración del capital se intensifica y mas allá del dominio absoluto del capital monopolista que se concentra cada vez en menos manos, no existe otra posibilidad de desarrollo.

    La definición y las particularidades que distinguen al Imperialismo las expresa Lenin:

    "Si fuera necesario dar una definición lo más breve posible del imperialismo, debería decirse que el imperialismo es la fase monopolista del capitalismo. Una definición tal comprendería lo principal, pues, por una parte, el capital financiero es el capital bancario de algunos grandes bancos monopolistas fundido con el capital de los grupos monopolistas de industriales y, por otra, el reparto del mundo es el tránsito de la política colonial, que se expande sin obstáculos en las regiones todavía no apropiadas por ninguna potencia capitalista, a la política colonial de dominación monopolista de los territorios del globo, enteramente repartido.

    Pero las definiciones excesivamente breves, si bien son cómodas, pues resumen lo principal, son, no obstante, insuficientes, ya que es necesario deducir de ellas especialmente rasgos muy esenciales del fenómeno que hay que definir. Por eso, sin olvidar la significación condicional y relativa de todas las definiciones en general, las cuales no pueden nunca abarcar en todos sus aspectos las relaciones del fenómeno en su desarrollo completo, conviene dar una definición del imperialismo que contenga sus cinco rasgos fundamentales siguientes, a saber: 1) la concentración de la producción y del capital llegada hasta un grado tan elevado de desarrollo que ha creado los monopolios, que desempeñan un papel decisivo en la vida económica; 2) la fusión del capital bancario con el industrial y la creación, sobre la base de este "capital financiero", de la oligarquía financiera; 3) la exportación de capital, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia particular; 4) la formación de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo, y 5) la terminación del reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes. El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportación de capital, ha empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y ha terminado el reparto de todo el territorio del mismo entre los países capitalistas más importantes." [ Lenin: Imperialismo, fase superior del capitalismo. ]


    La concentración, los monopolios y la competencia.

    En el capitalismo pre-monopolista la libre competencia induce a la concentración del capital, de modo que dan origen a grandes empresas y capitales que llegan a dominar determinados sectores de la economía, eliminando así la libre competencia que los origina; ello resulta en la implantación de precios a los productos mas elevados que los que deberían ser estos son los llamados precios de monopolio, la concentración del capital en forma de monopolio se realiza bajo diversas formas, las principales son: los cártels, que son una agrupación de empresas independientes que acuerdan sobre condiciones de venta y formas de pago, fijan precios y cuotas de producción y se reparten los mercados; el sindicato, que es una agrupación de empresarios independientes  que realizan las compras de materias primas y las venta de mercancías a través de una oficina común; los trusts, son la unión de varias empresas bajo una nueva empresa común en que los copartícipes participan de las ganancias proporcionalmente a las acciones que le corresponden, es dirigida por un consejo de administración; los consorcios, son la unión de varias empresas de distintas ramas productivas, comerciales y bancarias bajo el dominio de poderosos grupos capitalistas.

    Los monopolios representan la negación de la libre competencia, pero lejos de eliminar la competencia, la intensifican. La competencia, que ahora ha perdido su libertad, se hace mas intensa por que es elevada a un nivel superior por las enormes proporciones de los capitales involucrados y los recursos dedicados a ella; nunca antes en la historia habíamos presenciado tal derroche de recursos en propaganda comercial, tal cantidad de recursos destinados a especialistas en mercadeo en las grandes empresas recibiendo remuneraciones millonarias; tal cantidad de maniobras especulativas y fortunas que surgen un día y desaparecen al siguiente; en suma, tal cantidad de manifestaciones competitivas.

    "La competencia se convierte en monopolio. De aquí resulta un gigantesco progreso de la socialización de la producción. Se efectúa también, en particular, la socialización del proceso de inventos y perfeccionamientos técnicos.

    Esto no tiene ya nada que ver con la antigua libre concurrencia de patronos dispersos, que no se conocían entre sí y que producían para un mercado ignorado. La concentración ha llegado hasta tal punto, que se puede hacer un cálculo aproximado de todas las fuentes de materias primas (por ejemplo, yacimientos de minerales de hierro) en un país, y aun, como veremos, en varios países, en todo el mundo. No sólo se realiza este cálculo, sino que asociaciones monopolistas gigantescas se apoderan de dichas fuentes. Se efectúa el cálculo aproximado del mercado, el que, según el acuerdo estipulado, las asociaciones mencionadas se "reparten" entre sí. Se monopoliza la mano de obra calificada, se toman los mejores ingenieros, y las vías y los medios de comunicación -- las líneas férreas en América, las compañías navieras en Europa y América -- van a parar a manos de los monopolios citados. El capitalismo, en su fase imperialista conduce de lleno a la socialización de la producción en sus más variados aspectos; arrastra, por decirlo así, a pesar de su voluntad y conciencia, a los capitalistas a un cierto nuevo régimen social, de transición entre la plena libertad de concurrencia y la socialización completa.

    La producción pasa a ser social, pero la apropiación continúa siendo privada. Los medios sociales de producción siguen siendo propiedad privada de un número reducido de individuos. El marco general de la libre concurrencia formalmente reconocida persiste, y el yugo de un grupo poco numeroso de monopolistas sobre el resto de la población se hace cien veces más duro, más sensible, más insoportable." [ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo]


    La concentración y los monopolios en la banca. Nuevo papel de los bancos.

    La actividad de los bancos en un comienzo fue la de servir de intermediarios en los pagos, con el desarrollo de la concentración del capital, los bancos se transformaron en comerciantes de capitales y al continuar la concentración de los capitales dinerarios se encontraron grandes cantidades de capitales en forma de dinero que buscaban la forma de entrar en función; la participación de los bancos en las ramas de la producción dio buen uso a los dineros inactivos; las sociedades anónimas son el recurso mediante el cual los capitales bancarios participan de la producción a través de la compra de acciones o paquetes de acciones que le permiten también participar en las ganancias y en el control de los distintos aspectos de dicha actividad económica.

    La concentración y centralización del capital bancario también lleva al monopolio bancario, grandes bancos compran otros menores o acuerdan condiciones de mercado y se reparten el mismo, fijan montos e intereses, etc. El capital bancario monopólico es trasnacional, en la actualidad unos cuantos bancos son poseedores de los bancos de muchas naciones; en Chile recientemente, el Banco de Santiago (nombre de la capital de Chile) ha sido adquirido por el Banco Central Hispano de Santander ( Banco Santander), el mismo que posee el 97% del Banco Río ( el segundo mas grande de Argentina). Y, según un informe de la oficina federal del crimen de Alemania occidental ( 20 de junio de 1986) un solo hombre, Al-Kassar poseía el 51% del capital del banco francés ( tercero en importancia en Argentina) el cual a su vez pertenece al grupo BBVA ( Banco Bilbao-Vizcaya Argentaria S.A.) Este grupo económico español posee una red de casi 9000 oficinas, un mercado de 35 millones de clientes en 37 países del mundo, principalmente Europa y Latinoamérica.


    El capital financiero y la oligarquía financiera.

    Los monopolios industriales y los monopolios bancarios, al entrelazarse mediante la participación de los capitales de unos en otros dan origen a un nuevo tipo de capital, que posee intereses en diversas ramas de la economía y que domina la misma, este es el capital financiero, y se reúne en cada vez menos manos, en pequeños grupos económicos que mediante la participación en las diferentes actividades de la economía, la industria, el comercio, el transporte, los bancos, etc. ejercen un dominio sobre la economía, es la oligarquía financiera; oligarquía es un término de origen griego y significa dominio de un pequeño grupo.

    "Concentración de la producción; monopolios que se derivan de la misma; fusión o ensambladura de los bancos con la industria: he aquí la historia de la aparición del capital financiero y el contenido de dicho concepto" [ Lenin: Imperialismo, fase superior del capitalismo ]

    El dominio de los monopolios y del capital y la oligarquía financiera, es lo que caracteriza al imperialismo; en su carrera por la ganancia el capital financiero va ocupando todas las áreas de la economía y se va apropiando de la tierra; el método de dominio es a través de las sociedades anónimas, y las obligaciones financieras; el control de las empresas mediante paquetes de control y el control político del Estado.

    "Pero los monstruosos hechos relativos a la monstruosa dominación de la oligarquía financiera son tan evidentes, que en todos los países capitalistas -- en América, en Francia, en Alemania -- ha surgido una literatura que se coloca en el punto de vista burgués y que, no obstante, traza un cuadro aproximadamente exacto y hace una crítica -- pequeño burguesa, naturalmente -- de la oligarquía financiera.

    Hay que consagrar una atención preferente al "sistema de participación", del que ya hemos hablado brevemente más arriba. He aquí cómo describe la esencia del asunto el economista alemán Heymann, el cual ha sido uno de los primeros, si no el primero, en prestarle atención:

    "El director controla la sociedad fundamental (textualmente, la 'sociedad madre'); ésta, a su vez, ejerce el dominio sobre las sociedades que dependen de ella ('sociedades filiales'); estas últimas, sobre las 'sociedades nietas', etc. De esta forma, es posible, sin poseer un capital demasiado grande, dominar sobre ramas gigantescas de la producción. En efecto: si la posesión del 50% del capital es siempre suficiente para controlar una sociedad anónima, al dirigente le basta poseer sólo un millón para tener la posibilidad de controlar 8 millones de capital de las 'sociedades nietas'. Y si esta 'combinación' va todavía más lejos, con un millón se pueden controlar dieciséis, treinta y dos millones, etc."*

    En efecto, la experiencia demuestra que basta con poseer el 40% de las acciones para disponer de los negocios de una sociedad anónima**, pues cierta parte de los pequeños accionistas dispersos no tienen en la práctica ninguna posibilidad de tomar parte en las asambleas generales, etc. La "democratización" de la posesión de las acciones, de la cual los sofistas burgueses y los pretendidos socialdemócratas que son oportunistas esperan (o afirman que esperan) la "democratización del capital", el acrecentamiento del papel y de la importancia de la pequeña producción, etc., es en realidad uno de los modos de reforzar el poder de la oligarquía financiera. Por eso, entre otras cosas, en los países capitalistas más adelantados o más viejos y "experimentados", la legislación autoriza la emisión de acciones más pequeñas." [ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo ]

    El capital financiero, a la vez que ocupa una posición dominante en las distintas ramas de la economía, no obtiene su "ganancia" de ninguna en particular y de cierta forma se desvincula de la producción del valor, sino que asume una posición de rentista del capital; esta condición es la que determina su carácter parasitario con respecto a la economía y a la sociedad en general, sólo vive de extraer las riquezas creadas por otras actividades o funciones de capital. El parasitismo del capital y la oligarquía financiera es un síntoma de la descomposición del sistema capitalista en su etapa más elevada de desarrollo; el imperialismo.

    "El imperialismo es la enorme acumulación en unos pocos países de capital monetario, el cual, como hemos visto, alcanza la suma de 100 a 150 mil millones de francos en valores. De aquí el incremento extraordinario de la clase o, mejor dicho, del sector rentista, esto es, de individuos que viven del "corte del cupón", completamente alejados de la participación en toda empresa y cuya profesión es la ociosidad. La exportación del capital, una de las bases económicas mas esenciales del imperialismo, acentúa todavía más este divorcio completo del sector rentista respecto a la producción, imprime un sello de parasitismo a todo el país, que vive de la explotación del trabajo de varios países y colonias ultraoceánicos." [ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo]


    La exportación de capitales.

    Bajo la acción de los monopolios y la oligarquía financiera, la concentración del capital se acentúa mas aún, en los países de mayor desarrollo se acumula un "capital sobrante" en forma relativa, ya que las propias condiciones del capitalismo al mantener grandes masas empobrecidas impide la inversión "rentable" en los mismos países; este capital sobrante, es exportado a los países con mejores condiciones de inversión y plusvalía, generalmente  los países con menos desarrollo en donde la mano de obra y las materias primas son relativamente mas baratas y las condiciones de vida de los trabajadores menores.

    Las formas que adopta esta exportación de capitales son fundamentalmente dos; mediante los empréstitos de dinero a los gobiernos o empresas, créditos, etc.; y mediante la inversión en la compra o desarrollo de empresas industriales, comerciales o bancarias. Hoy es evidente cómo el capital trasnacional ocupa prácticamente todas las esferas de las economías nacionales de los países en desarrollo; los bancos internacionales, las industrias automotrices, las cadenas de supermercados internacionales, son ejemplos irrefutables de esta realidad.

    La exportación de capitales se realiza también entre los países ricos, los grupos económicos invierten movidos por la necesidad del flujo de capitales aprovechando las distintas situaciones que se presentan entre ellos, las guerras son un elemento que contribuye a cambiar las condiciones económicas de los países y cumplen también un papel en la redistribución y concentración de las riquezas, crean además condiciones económicas nuevas que son beneficiosas para nuevas inversiones de capital.

    " Mientras el capitalismo sea capitalismo, el excedente  de capital no se consagra a la elevación del nivel de vida de las masas del país, ya que esto significaría la disminución de las ganancias de los capitalistas, sino al acrecentamiento de estos beneficios mediante la exportación de capitales al extranjero, a los países atrasados. En estos países atrasados el beneficio es de ordinario elevado, pues los capitales son escasos, el precio de la tierra relativamente poco considerable, los salarios bajos y las materias primas baratas. La posibilidad de exportación de capitales la determina el hecho de que una serie de países atrasados han sido ya incorporados a la circulación del capitalismo mundial, han sido construidas las principales líneas ferroviarias o se ha iniciado su construcción, se han asegurado las condiciones elementales de desarrollo de la industria,, etc. La necesidad de la exportación de capitales obedece al hecho de que en algunos países el capitalismo ha "madurado excesivamente" y al capital ( atendiendo al desarrollo insuficiente de la agricultura y la miseria de las masas) le falta campo para su colocación "lucrativa"." [ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo ]


    Los monopolios internacionales y el reparto económico del mundo.

    El imperialismo es la época del capitalismo superdesarrollado, es la época en que la concentración del capital ha llegado a tal punto que ha dado origen al dominio de  los monopolios, al capital y la oligarquía financiera; los monopolios, han reemplazado la "libre competencia" por la encarnizada lucha por el control total de los mercados y los precios de monopolio; ya ninguna actividad económica o política de los Estados capitalistas, escapan a su influencia y dominio. El capital y la oligarquía financiera, han establecido su lugar por sobre la sociedad, determinan lo que se produce, cuanto y cuando se produce; lo que se consume, imponen a su conveniencia las corrientes de opinión y crean necesidades sociales; inducen las legislaciones de los países, la educación, controlan los medios de comunicación de masas, controlan el empleo de la tecnología y la investigación científica y se apropian de ella, en fin, los intereses del capital y la oligarquía financiera gobierna de facto a la humanidad en el mundo del capital.

    Tal grado de concentración del capital, que en un momento creó el mercado mundial, a suplantado la libre competencia, por la dictadura del capital y la oligarquía financiera y ha elevado la competencia por la ganancia a un nuevo nivel, los capitales han traspasado las fronteras nacionales y la competencia se ha impuesto en el nivel mundial; los grupos económicos que se forman a partir de los monopolios tienden sus redes por el mundo y la lucha por la conquista del mercado mundial ha llevado a su reparto entre los más poderosos. Los grupos económicos, delimitan entre sí las zonas de su influencia y las áreas del planeta en que ejercen su voracidad, por ello, la interrelación que se establece entre los intereses de los grandes grupos y determinadas zonas de influencia, se hacen evidentes día a día; las pequeñas economías de los países más pobres, se encuentran asfixiadas por los empréstitos y por los compromisos que adquieren junto a los mismos, un ejemplo actual es el ALCA, que pretende imponer EE.UU. a los países de América Latina, en que condiciona las relaciones comerciales de los países pequeños, según las exigencias productivas de una economía desarrollada en una "libre competencia" imposible de ganar; condenando con ello al subdesarrollo eterno de las pequeñas economías, que no tendrán más opción que consumir lo que los capitales norteamericanos produzcan, ya sea en territorio norteamericano o latinoamericano; pues la exportación del capital norteamericano en forma de empresas puede resultar muy rentable, considerando las condiciones de vida de los países latinoamericanos. México, Ecuador y Argentina, entre otros, han seguido las recetas yanquis y a poco andar, los pueblos han sufrido las consecuencias de ello; el caso más dramático ha sido el de Argentina. Se ha tratado de desviar la atención respecto de las causas de la tragedia Argentina, ligándola a la corrupción; aunque existente, ella no es capaz de explicar por sí sola tal magnitud de devastación económica y social; ¿dónde fueron a parar los dólares depositados por la población?...acaso los depositaron en la cuenta de Menen o De la Rua?

    "Las asociaciones monopolistas de capitalistas -cartels, sindicatos, trusts- se reparten entre sí, en primer lugar, el mercado interior, apoderándose de un modo más o menos completo de la producción del país. Pero bajo el capitalismo el mercado interior está inevitablemente enlazado con el exterior. Hace ya mucho que el capitalismo ha creado un mercado mundial. Y a medida que ha ido aumentando la exportación de capitales y se han ido ensanchando en todas las formas las relaciones con el extranjero y con las colonias y las "esferas de influencia" de las más grandes asociaciones monopolistas, la marcha "natural" de las cosas ha llevado al acuerdo universal entre las mismas, a la constitución de cartels internacionales.

    Es un nuevo grado de la concentración mundial del capital y de la producción, un grado incomparablemente más alto que los anteriores."..."Como ni en Asia ni en América hay tierras desocupadas, es decir, que no pertenezcan a ningún Estado, hay que ampliar la conclusión de Supan y decir que el rasgo característico del período que nos ocupa es el reparto definitivo de la Tierra, definitivo no en el sentido de que sea imposible repartirla de nuevo -- al contrario, nuevos repartos son posibles e inevitables --, sino en el de que la política colonial de los países capitalistas ha terminado ya la conquista de todas las tierras no ocupadas que había en nuestro planeta. Por vez primera, el mundo se encuentra ya repartido, de modo que lo que en adelante puede efectuarse son únicamente nuevos repartos, es decir, el paso de territorios de un "amo" a otro, y no el paso de un territorio sin amo a un "dueño"..."  El capital financiero es una fuerza tan considerable, por decirlo así tan decisiva en todas las relaciones económicas e internacionales, que es capaz de subordinar, y en efecto subordina, incluso a los Estados que gozan de una independencia política completa, como lo veremos más adelante. Pero, naturalmente, para el capital financiero la subordinación más beneficiosa y más "cómoda" es aquella que trae aparejada consigo la pérdida de la independencia política de los países y de los pueblos sometidos. Los países semicoloniales son típicos, en este sentido, como "caso intermedio". Se comprende, pues, que la lucha por esos países semidependientes haya tenido que exacerbarse particularmente en la época del capital financiero, cuando el resto del mundo se hallaba ya repartido."[ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo ]


    La ley económica fundamental del capitalismo en el imperialismo.

    La ley económica fundamental en el capitalismo es la ley de la plusvalía, la valorización del capital en base a la obtención de plusvalía, recorre también una camino de desarrollo, mientras impera la libre competencia, la ley de la plusvalía adopta la forma de la ganancia media, ésta establece los límites dentro de los cuales puede expresarse la explotación del trabajo asalariado, el fin de los capitalistas en estas condiciones es obtener la plusvalía extraordinaria, mediante el progreso técnico aplicado a la industria; pero este tipo de plusvalía es, necesariamente, temporal hasta que se nivela el desarrollo medio de la producción. Bajo el dominio de los monopolios, la libre competencia es reemplazada por el dominio de los monopolios y las pequeñas economías rezagadas en el desarrollo son rápidamente eliminadas, estableciendo el dominio del mercado e implantando la ganancia de monopolio; ésta es igual a la ganancia media mas la ganancia de monopolio; que es posible de obtener gracias al dominio y control de la producción y del mercado, pudiendo por ello vender a precios sobre el valor, a  precios de monopolio. Un ejemplo de ello, lo podemos extraer de la industria del petróleo, donde los productores del mundo agrupados en una organización mundial acuerdan cuotas de producción y precios de venta; y se reparten el mercado por zonas; ejercen influencias y presiones que afectan al mundo entero y hasta pueden ser causa  de la guerra; las comunicaciones también, son otro ejemplo esclarecedor de la acción de los monopolios en manos del capital financiero.

    En el imperialismo o capitalismo monopolista, la ley de la plusvalía es llevada a una nueva forma ( aunque su fuente sea la misma) y es reemplazada por la ley de alta ganancia monopolista.

    En el imperialismo competencia no es eliminada, sino suplantada la "libre competencia" por los monopolios; pero la competencia es intrínseca al capitalismo y en esta nueva etapa, adquiere una mayor agudización, es llevada a un nuevo nivel; se entabla una nueva batalla por los mercados y por la obtención de riquezas, ahora entre los monopolios que se han repartido el mundo. La superganancia de los monopolios tiene el mismo origen que en la etapa anterior, el tiempo de trabajo de los obreros y trabajadores, el trabajo no remunerado; por tanto las condiciones de vida de los trabajadores se deterioran en forma relativa, es decir que aunque los progresos de la ciencia y la técnica elevan la productividad del trabajo, disminuyendo con ello el valor de las mercancías; los trabajadores no pueden disfrutar de estos adelantos sino en una parte muy reducida. Si bien es cierto que la humanidad en su conjunto progresa en cuanto a sus condiciones generales de vida ( progreso absoluto), la diferencia entre los distintos estratos sociales se hace cada día mayor ( regreso relativo). Las diferencias económicas y sociales entre la burguesía y el proletariado, se profundizan, al igual que las diferencias entre la ciudad y el campo, entre el trabajo intelectual y el manual, entre los pequeños productores y los grandes, entre los países ricos, cada vez más ricos y los países pobres cada vez más pobres; mientras el ingreso per cápita de los países desarrollado y el consumo se hacen escandalosos, en los países atrasados y ex-colonias, hoy muere gente de hambre y enfermedades; pueblos que fueron capaces de subsistir por milenios de la naturaleza hoy han sido privados por los grandes capitales de los más esenciales medios de vida...

    En la época del imperialismo, no se eliminan las contradicciones del capitalismo, sino por el contrario se acentúan.


    El lugar histórico del imperialismo. El imperialismo, última fase del capitalismo.

     El imperialismo es la fase de desarrollo del capitalismo en que la concentración del capital ha llevado al dominio de los monopolios, del capital y la oligarquía financiera; en donde se ha impuesto el dominio de los monopolios, la libre competencia se ha sustituido por los precios y ganancia de monopolios; la concentración de la producción se ha desarrollado a tal grado que han surgido las grandes empresas con miles de trabajadores que proveen productos para los mercados mundiales; el contenido de las fuerzas productivas han alcanzado un nivel de desarrollo tan elevado que ya no cabe en la forma capitalista. La contradicción entre la forma social de la producción y la forma privada de apropiación se manifiesta cada vez con más fuerza desencadenando las crisis con mayor fuerza y mayor duración; de la misma forma los períodos de auge económico son cada vez más breves. Todo indica que las contradicciones del capitalismo no son posibles de resolver dentro del mismo; y se hace necesario un salto cualitativo, una nueva forma económica y social, cualitativamente superior, que permita continuar con el desarrollo del progreso de las fuerzas productivas, con una forma nueva de las relaciones de producción; este sistema económico social nuevo y superior es el comunismo y la etapa de transición a él, es el socialismo.

    " Intentaremos ahora hacer un balance, resumir lo que hemos dicho más arriba sobre el imperialismo. El imperialismo ha surgido como desarrollo y continuación directa de las propiedades fundamentales del capitalismo en general. Pero el capitalismo se ha trocado en imperialismo capitalista únicamente al llegar a un cierto grado muy alto de su desarrollo, cuando algunas de las propiedades fundamentales del capitalismo han comenzado a convertirse en su antítesis, cuando han tomado cuerpo y se han manifestado en toda la línea los rasgos de la época de transición del capitalismo a una estructura económica y social más elevada. Lo que hay de fundamental en este proceso, desde el punto de vista económico, es la sustitución de la libre concurrencia capitalista por los monopolios capitalistas. La libre concurrencia es la propiedad fundamental del capitalismo y de la producción de mercancías en general; el monopolio se halla en oposición directa con la libre concurrencia, pero esta última se ha convertido a nuestros ojos en monopolio, creando la gran producción, eliminando la pequeña, reemplazando la gran producción por otra todavía mayor, llevando la concentración de la producción y del capital hasta tal punto, que de su seno ha surgido y surge el monopolio: cartels, sindicatos, trusts, y, fusionándose con ellos, el capital de una docena escasa de bancos que manejan miles de millones. Y al mismo tiempo, los monopolios, que se derivan de la libre concurrencia, no la eliminan, sino que existen por encima y al lado de ella, engendrando así una serie de contradicciones, rozamientos y conflictos particularmente agudos. El monopolio es el tránsito del capitalismo a un régimen superior." [ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo]


    El imperialismo: capitalismo parasitario y en descomposición.

    El dominio de los monopolios en la fase imperialista del capitalismo, dijimos, suplanta la libre competencia por el dominio de los monopolios en el mercado; el surgimiento y el dominio del capital y la oligarquía financiera en la economía imprime un sello parasitario al capital; ya que su forma de obtener la ganancia no es por medio del desarrollo productivo, sino mediante las rentas del capital, al decir de Lenin, del "corte de cupón" de las ramas productivas y de los países dominados por él. También, el imperialismo es el capitalismo en descomposición, pues bajo el dominio de los monopolios, éste no está interesado particularmente en la innovación tecnológica con vistas a obtener la plusvalía extraordinaria, como en la anterior fase del capitalismo; esto no quiere decir que la competencia no exista o que la innovación tampoco, ya que por un a lado no existe una forma capitalista pura, y, por otro, subsisten junto a los monopolios formas capitalistas emergentes y atrasadas; sino que el dominio del capital monopólico, movido por el afán de la ganancia, impone los precios de monopolio, impidiendo que se desarrolle la libre competencia y con ello elimina el estímulo de los capitalistas al desarrollo de las fuerzas productivas.

    "Como hemos visto, la base económica más profunda del imperialismo es el monopolio. Se trata de un monopolio capitalista, esto es, que ha nacido del seno del capitalismo y se halla en las condiciones generales del mismo, de la producción de mercancías, de la competencia, en una contradicción constante insoluble con dichas condiciones generales. Pero, no obstante, como todo monopolio, engendra inevitablemente una tendencia al estancamiento y a la descomposición. Puesto que se fijan, aunque sea temporalmente, precios monopolistas, desaparecen hasta cierto punto las causas estimulantes del progreso técnico y, por consiguiente, de todo progreso, de todo movimiento hacia adelante, surgiendo así, además, la posibilidad económica de contener artificialmente el progreso técnico. Ejemplo: en los Estados Unidos, un tal Owens inventó una máquina que produjo una revolución en la fabricación de botellas. El cartel alemán de fabricantes de botellas compró la patente a Owens y la guardó bajo llave, retrasando su aplicación. Naturalmente, bajo el capitalismo, el monopolio no puede nunca eliminar del mercado mundial de un modo completo y por un período muy prolongado la competencia (en esto consiste, dicho sea de paso, una de las causas de lo absurdo de la teoría del ultraimperialismo). Desde luego, la posibilidad de disminuir los gastos de producción y de aumentar los beneficios por medio de la introducción de mejoras técnicas obra en favor de las modificaciones. Pero la tendencia al estancamiento y a la descomposición inherente al monopolio, sigue obrando a su vez, y en ciertas ramas de la industria, en ciertos países, por períodos determinados llega a imponerse.

    El monopolio de la posesión de colonias particularmente vastas, ricas o favorablemente situadas, obra en el mismo sentido.

    Prosigamos. El imperialismo es la enorme acumulación en unos pocos países de capital monetario, el cual, como hemos visto, alcanza la suma de 100 a 150 mil millones de francos en valores. De aquí el incremento extraordinario de la clase o, mejor dicho, del sector rentista, esto es, de individuos que viven del "corte del cupón", completamente alejados de la participación en toda empresa y cuya profesión es la ociosidad. La exportación del capital, una de las bases económicas mas esenciales del imperialismo, acentúa todavía más este divorcio completo del sector rentista respecto a la producción, imprime un sello de parasitismo a todo el país, que vive de la explotación del trabajo de varios países y colonias ultraoceánicos." [ Lenin: El imperialismo, fase superior del capitalismo]


    El capitalismo monopolista de Estado.

    En el imperialismo, los monopolios dominan la economía y también otras esferas de la sociedad; el Estado capitalista bajo el dominio de los monopolios, se convierte en una herramienta más del capital financiero, los gobiernos son ocupados por miembros de la oligarquía financiera o afines, utilizando éste para controlar y favorecer sus inversiones, es típico que las inversiones del Estado bajo el dominio de los monopolios sean aquellas que requieran grandes inversiones, a costa de todo el pueblo, en su etapa inicial y brinden pocas ganancias por un largo período; pero luego que estas se hacen productivas y son un buen negocio sean traspasadas a los capitales privados a bajo precio, en las llamadas privatizaciones o licitaciones; otra forma en que se expresa la utilización del Estado por los monopolios, es durante las crisis económicas, el Estado absorbe las pérdidas de las empresas capitalistas haciéndose cargo de ellas, legislan las cesaciones de pagos, los llamados "perdonazos" para las grandes empresas y bancos, pero no para los trabajadores ni las pequeñas empresas. Esta ocupación del Estado por el capital financiero y monopolista, es lo que se conoce como monopolismo de Estado; algunos plantean que la participación del Estado en la economía es una forma de socialismo o de capitalismo mejorado; pero esto está lejos de la realidad, porque el Estado bajo el dominio de los monopolios solo participa en aquellas áreas no rentables de la economía, de manera temporal o como forma de traspasar las pérdidas de los monopolios durante las crisis a la población. Ejemplo actual de la participación del Estado a favor de los monopolios es el proceso de privatización que se ha efectuado en los últimos años de la salud -antes pública- y la educación, en los países de América latina.

    Aunque el monopolismo de Estado está lejos de tener un carácter socialista, contribuye  la socialización de la economía, aportando con ello a crear las premisa materiales para una nueva forma social.


    Ley de desigualdad en el desarrollo económico, en el imperialismo.

     La concentración del capital se ha acelerado cada vez más, las riquezas están cada vez en menos manos; éste fenómeno lleva a que el desarrollo económico sea desigual, principalmente en la etapa imperialista, los países se enriquecen con distinta rapidez y se constituyen los monopolios transnacionales y con ellos los imperios; países que explotan a otros países por la vía de la exportación de capitales o por el dominio colonial, o también por medio de el uso de influencias económicas y militares, aceleran aún más su desarrollo en relación a los demás países capitalistas; el reparto del mundo llevó a la colonización de grandes territorios y poblaciones antes de la primera guerra mundial; Alemania, quien había desarrollado mas tarde el capitalismo, había alcanzado un desarrollo muy acelerado pero sin embargo había llegado tarde al reparto del mundo, Inglaterra, España y Francia poseían casi todos los territorios coloniales; la primera guerra mundial fue antes que todo una guerra imperialista por un nuevo reparto del mundo.

    Marx y Engels, quienes analizaron el capitalismo en la época pre-imperialista, postularon la imposibilidad del triunfo del socialismo en un sólo país [ * ], ya que la desigualdad del desarrollo económico de los distintos países capitalistas de la época no se había manifestado con la magnitud que lo hizo bajo el imperialismo; mas tarde Lenin, quién analizó la fase imperialista del desarrollo del capitalismo, postuló que bajo el efecto del desarrollo económico desigual de los países capitalistas sería posible el triunfo del socialismo en un grupo o incluso en sólo país primero.

    "La desigualdad del desarrollo económico y político es una ley absoluta del capitalismo. De aquí se deduce que es posible que el socialismo triunfe primeramente en unos cuantos países capitalistas, o incluso en un solo país en forma aislada." [ Lenin: La consigna de los Estados Unidos de Europa ]


    La crisis general del capitalismo. Esencia de la crisis general del capitalismo.

    Las crisis económicas cada vez más frecuentes, producto del desarrollo alcanzado por el capitalismo, y la restricción del consumo por las masas; junto al dominio de los monopolios y los imperios económicos, y el capital y la oligarquía financiera; que estrujan cada vez más a las grandes masas de trabajadores y pueblos en general, crean las condiciones para que las crisis de sobreproducción y sus manifestaciones como crisis de mercados y de dinero, se extiendan por toda la sociedad; los mercados internacionales, las zonas de influencia política y económica que han logrado los imperios de capital, traspasan constantemente el peso de las crisis a los países menos desarrollados o dependientes; y estos a sus pueblos.

    Este panorama de encadenamiento económico , político y social del mundo, dividido por zonas de influencia, lleva a que las crisis que comienzan por un país o zona determinada se extiendan por regiones o incluso mundial.

    Las guerras, el paro forzoso cada vez mas frecuente y prolongado, el estancamiento de las economías, las bancarrotas de países, etc., son síntomas del deterioro del modo capitalista de producción en su etapa imperialista; de su descomposición; y son a la vez el preámbulo del desarrollo de una nueva forma de producción, basada en nuevas formas de relaciones productivas; la forma de propiedad social sobre los medios de producción que posibilite desentrabar el consumo que bajo la forma capitalista de producción no es posible.

    Los fenómenos mencionados en el párrafo anterior, también tienen como consecuencia el empobrecimiento relativo de la población; y con ello el incremento de las manifestaciones de descontento popular, de desarrollo de la conciencia de que las causas de las calamidades de los trabajadores y los pueblos en general, se encuentran en el "sistema" capitalista; aumentando los movimientos anticapitalistas y antiimperialistas; el capital y los monopolios recurren con frecuencia a la militarización de las economía y los gobiernos; también a las guerras como medio de quitarse unos a otros los mercados y zonas de influencia. Todos son síntomas de que la contradicción fundamental del capitalismo se encuentra en una situación crítica, su solución ha llevado a algunos pueblos a tomar el camino del desarrollo y de la construcción socialista, mientras que otros aún deben sufrir las consecuencias de la concentración del capital, en su mayor parte improductiva, en manos de los grupos económicos financieros y de los abusos de los imperios económicos, empobreciéndose relativamente cada día más.

   Es imposible superar la crisis general o sistémica del capitalismo dentro del mismo capitalismo, sólo es posible avanzar en el desarrollo de la humanidad, superando esta contradicción y terminar con la forma capitalista para liberar las fuerzas productivas y construir una nueva sociedad, la socialista, para continuar con el desarrollo de la humanidad elevando al hombre a una nueva cualidad; según palabras de Marx, "poner fin a la prehistoria de la humanidad".

    "Según lo que acabamos de exponer, las crisis capitalistas operan un movimiento contradictorio; son interrupciones de la vida económica cuyas sangrías de valor permiten reanudar el proceso de acumulación para que la burguesía pueda sobrevivir como clase; pero cuanto mayor es la fuerza productiva de la sociedad a la salida de una crisis, mayor es la COC con que se inicia el siguiente ciclo y, por tanto, más formidables los obstáculos que la burguesía encuentra sucesivamente para hacer rentable un capital cada vez más inflado; esto hace que las crisis se sucedan en períodos de tiempo cada vez más breves y sus consecuencias sociales sean cada vez más graves.

Mientras no se revolucione la forma de propiedad capitalista imperante aboliendo sus correspondientes mecanismos de explotación, será del todo imposible evitar el curso de este movimiento objetivo cíclico en dirección a obstaculizar de modo creciente el proceso de acumulación del capital, y en igual medida excluir a las clases laboriosas de los beneficios derivados del desarrollo de las fuerzas productivas." [ Nodo50.org: Las crisis capitalistas]


                                                                                                                                    .........................................

 

    Hasta aquí dejaremos el desarrollo de "economía", sobre el análisis del capitalismo imperialista contemporáneo, se puede encontrar material de estudio en http://www.nodo50.org y en http://www.nodo50.org/cubasigloXXI .

    Espero que este desarrollo simple contribuya a despertar el interés de los lectores a profundizar en los temas, y solicito su indulgencia por los errores cometidos.

                                                                                Petia.

subir