marxismoeducar.cl

        Estás en  Biblioteca...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   







V. I. Lenin

El despertar de Asia


Primera publicación: 7 de mayo de 1913 en el núm. 103 de Pravda.
Fuente: V. I. Lenin, Obras Completas, T. 23, págs. 145-146.
Digitalización: Gabriel Ravano, agosto de 2001.
Esta edición: Marxists Internet Archive, septiembre de 2001.



Hasta hace poco, China era tenida por modelo de países completamente hundidos en un letargo de siglos. Ahora, en cambio, en China bulle la vida política y adquieren gran intensidad el movimiento social y el desarrollo democrático. Después del movimiento ruso 1905, la revolución democrática se ha extendido a toda Asia: a Turquía, Persia y China. La agitación aumenta en la India inglesa. Es interesante que el movimiento democrático revolucionario se haya propagado ahora también a la India Holandesa, a la isla de Java y a otras colonias de Holanda, cuya población asciende a 40 millones de habitantes. Los promotores de este movimiento democrático son, en primer término, las masas populares de Java, entre las que ha surgido un movimiento nacionalista bajo la bandera del Islam. En segundo término, el capitalismo ha creado una intelectualidad local, integrada por europeos aclimatados, que abogan por la independencia de la India Holandesa. En tercer término, la población china de Java y otras islas, que es bastante considerable, ha trasladado el movimiento revolucionario desde su patria. El marxista holandés Van Ravesteyn, al describir este despertar de la India Holandesa, señala que el despotismo y la arbitrariedad seculares del Gobierno holandés encuentran ahora la enérgica resistencia y la protesta de las masas de la población nativa. Comienzan los fenómenos corrientes del período prerrevolucionario: aparecen con asombrosa rapidez asociaciones y partidos. El gobierno los prohíbe, pero con ello excita más los ánimos y da nuevo impulso al movimiento. Por ejemplo, el Gobierno holandés disolvió hace poco el "Partido Indio", alegando que en sus Estatutos y programa se hablaba de la aspiración a la independencia. Los "derzhimorda" holandeses (con el visto bueno, por cierto, de los clericales y los liberales. iEstá podrido el liberalismo europeo!) vieron en ello ¡el criminal propósito de separarse de Holanda! Como era lógico, el partido disuelto ha resurgido con otro nombre. En Java se ha fundado una asociación nacional de aborígenes, que agrupa ya a 80.000 personas y organiza grandes mítines. El desarrollo del movimiento democrático es incontenible. El capitalismo mundial y el movimiento ruso de 1905 han hecho despertar definitivamente a Asia. Cientos de millones de seres avasallados y embrutecidos en un mundo de estancamiento medieval han despertado a una nueva vida y a la lucha por los derechos más elementales del hombre, por la democracia. Los obreros de los países adelantados siguen con interés y entusiasmo este pujante ascenso del movimiento mundial de liberación que tiene lugar en todas las partes del mundo y bajo las formas más diversas. La burguesía de Europa, asustada por la fuerza del movimiento obrero, se ha arrojado en los brazos de la reacción, de la casta militar, de la clerigalla y del oscurantismo. Pero en sustitución de esta burguesía, que se pudre en vida, se alza el proletariado de los países europeos y la joven democracia de los países asiáticos, henchida de fe en sus fuerzas y de confianza en las masas. El despertar de Asia y el comienzo de la lucha por el poder que libra el proletariado avanzado de Europa marcan, en los albores del siglo XX, una nueva época en la historia universal.




subir