marxismoeducar.cl

        Estás en Biblioteca...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   




SECCION SEGUNDA

LA ROTACION DEL CAPITAL

CAPITULO VII

TIEMPO DE ROTACION Y NUMERO

DE ROTACIONES
[a]
Hemos visto que el tiempo total de rotación de un capital dado es igual a la suma de su tiempo de circulación más su tiempo de producción[1]. Es el espacio de tiempo que se extiende desde el momento en que se adelanta el valor de capital bajo una forma determinada hasta el retorno del valor de capital en proceso bajo la misma forma.
El objetivo determinante de la producción capitalista es siempre la valorización del valor adelantado, ya se lo haya adelantado en su forma autónoma, es decir, en la forma dineraria, ya en mercancía, de tal manera que su forma de valor sólo posee autonomía ideal en el precio de las mercancías adelantadas. En ambos casos, este valor de capital recorre durante su ciclo distintas formas de existencia. Su identidad consigo mismo se comprueba en los libros del capitalista o bajo la forma del dinero de cuenta.
Ya tomemos la forma D . . . D' o la forma P . . . P,[b] ambas implican: 1) que el valor adelantado ha funcionado como valor de capital y se ha valorizado; 2) que ha retornado a la forma bajo la cual inició su proceso, después de describirlo. La valorización del valor adelantado D y [184] al mismo tiempo el retorno del capital a esta forma (la forma dineraria) es palmariamente visible en D . . . D'. Pero lo mismo ocurre en la segunda forma. Pues el punto de partida de P es la existencia de los elementos de producción, mercancías de un valor dado. La forma incluye la valorización de este valor (M' y D') y el retorno a la forma originaria, pues en la segunda P el valor adelantado recupera la forma de los elementos de producción, bajo la cual se lo había adelantado originariamente.
Ya hemos visto antes que "si la producción reviste una forma capitalista, no menos la reproducción. En el modo capitalista de producción, así como el proceso de trabajo aparece tan sólo como medio para el proceso de valorización, la reproducción no se pone de manifiesto más que como medio de reproducir como capital el valor adelantado, es decir, como valor que se valoriza a sí mismo." (Libro I, cap. XXI, p. 588.[c])
Las tres formas I) D . . . D', II) P . . .P y III) M' . . .M' se distinguen por lo siguiente: en la forma II (P . . .P), la ulterior renovación del proceso, el proceso de reproducción, está expresada como real, pero en la forma I sólo lo está potencialmente. Mas ambas se distinguen de la forma III porque el valor de capital adelantado sea como dinero, sea bajo la figura de los elementos materiales de producción constituye el punto de partida y por ende también el punto de retorno. En D . . . D' el retorno es D' = D + d. Si el proceso se renueva en la misma escala, D vuelve a constituir el punto de partida y d no entra en él, sino que sólo nos muestra que D se ha valorizado como capital y que por eso ha generado un plusvalor d, pero expulsándolo de sí. En la forma P . . . P, el valor de capital adelantado bajo la forma de los elementos de producción P, constituye igualmente el punto de partida. La forma implica la valorización de ese valor de capital. Si se efectúa una reproducción simple, el mismo valor de capital, bajo la misma forma P, comienza de nuevo su proceso. Si se produce acumulación, P' (por su magnitud de valor = D' = M') inicia ahora, como valor aumentado de capital, el proceso. Pero éste vuelve a comenzar con el valor de capital adelantado en la forma inicial, aunque con un mayor valor de capital que antes. En cambio en la forma III el valor [185] de capital no comienza el proceso como valor adelantado, sino como valor ya valorizado, como la totalidad de la riqueza que se encuentra en forma de mercancías, de la cual el valor de capital adelantado sólo es una parte. Esta última forma es importante para la tercera sección, donde se concibe el movimiento de los capitales individuales en conexión con el movimiento del capital social global. En cambio, no se la puede utilizar para la rotación del capital, que siempre comienza con el adelanto de valor de capital, sea en forma de dinero o de mercancía, y que siempre provoca el retorno del valor de capital en giro a la forma en que se lo había adelantado. De los ciclos I y II hay que retener el primero cuando se considera principalmente la influencia de la rotación en la creación de plusvalor, el segundo, cuando se considera su influjo sobre la creación de producto.
Así como los economistas no han separado las distintas formas de los ciclos, tampoco las han examinado por separado respecto a la rotación del capital. Por regla general se toma la forma D . . . D', porque ella domina al capitalista ndividual y le sirve en su cálculo, aún cuando el dinero sólo constituya un punto de partida en la figura del dinero de cuenta. Otros parten del desembolso en forma de elementos de producción, hasta que se produce el reflujo, sin mencionar para nada la forma de éste, que puede ser en mercancía o en dinero. Por ejemplo: "El ciclo económico,... es decir, todo el curso de la producción, desde el momento en que se hace el desembolso hasta que se ha producido el reflujo." (Economic Cycle,... the wkole course of production, from the time that outlays are made till returns are received. In agriculture seedtime is its commencement, and harvesting its ending. [En la agricultura, la época de la siembra es su comienzo, y la cosecha su fin.] S. P. Newman, "Element of Political Economy", Andover y Nueva York, p. 81.) Otros comienzan con M' (forma III): "El mundo del tráfico productivo puede considerarse como describiendo un círculo que llamaremos ciclo económico y en el cual aquél ha cumplido una revolución cada vez que el negocio, luego de ejecutar sus sucesivas transacciones, vuelve a llegar al punto del que partió. El comienzo puede remontarse al punto en que el capitalista recibió los ingresos mediante los cuales [186] su capital refluye a él; a partir de ese punto, procede de nuevo a contratar a sus obreros y a distribuirles su sustento, o mejor dicho la facultad de adquirirlo, en forma de salario, a recibir de ellos, terminados, los artículos con los cuales comercia, a llevar estos artículos al mercado y allí poner término al ciclo de ésta serie de movimientos, vendiendo y recibiendo, en el producto de la venta de la mercancía, una restitución de todo su desembolso de capital". (The Chalmers, "On Political Economy", 2ª ed., Glasgow, 1832, p. 85.)[2]
Tan pronto como todo el valor de capital que un capitalista individual invierte en un ramo cualquiera de la producción ha descrito el ciclo de su movimiento, vuelve a encontrarse en su forma inicial y puede entonces repetir el mismo proceso. Tiene que repetirlo, si el valor ha de perpetuarse y valorizarse como valor de capital. El ciclo individual sólo constituye, en la vida del capital, una parte que se repite constantemente, o sea un período. Al término del período D . . . D' el capital vuelve a encontrarse en la forma de capital dinerario que recorre de nuevo la serie de trasmutaciones formales en que está incluido su proceso de reproducción o de valorización. Al término del período P . . . P el capital vuelve a encontrarse en la forma de los elementos de producción que constituyen el supuesto de su ciclo renovado. El ciclo del capital, definido no como acto aislado, sino como proceso periódico, se denomina su rotación. La duración de ésta última se halla dada por la suma del tiempo de producción y el tiempo de circulación del capital. Esta suma de tiempo constituye el tiempo de rotación del capital. Por consiguiente, mide el intervalo entre un período cíclico de todo el valor de capital y el que lo sigue; la periodicidad en el proceso vital del capital, o si se quiere, el tiempo de renovación, de repetición del proceso de valorización o de producción cumplido por el mismo valor de capital.
Dejando a un lado las aventuras individuales que pueden acelerar o abreviar el tiempo de rotación en el caso de un capital individual, el tiempo de rotación de los capitales difiere con arreglo a sus distintas esferas de inversión.
Así como la jornada laboral es la unidad natural de medida para la función de la fuerza de trabajo, el año constituye la unidad natural de medida para las rotaciones del capital en proceso. La base natural de esta unidad [187] de medida se encuentra en el hecho de que los productos de la tierra más importantes de la zona templada, que en la patria de la producción capitalista, son productos anuales.
Si llamamos TR al año como unidad de medida del tiempo de rotación, tr al tiempo de rotación de un capital determinado, n al número de rotaciones, entonces n =TR/tr. Por tanto, si el tiempo de rotación tr es, por ejemplo, 3 meses, entonces n = 12/3 = 4; el capital efectuará 4 rotaciones al año o rotará cuatro veces. Si tr = 18 meses, entonces n = 12/18 = 2/3, esto es, el capital recorrerá en un año sólo 2/3 de su tiempo de rotación. Si su tiempo de rotación es de varios años se lo calcula, pues, en múltiplos de un año.
Para el capitalist, el tiempo de rotación de su capital es el tiempo durante el cual tiene que adelantar su capital para valorizarlo y recuperarlo en la figura originaria.
Antes de investigar más en detalle la influencia de la rotación sobre el proceso de producción y valorización, hay que examinar dos nuevas formas que le vienen al capital desde el proceso de circulación e influyen sobre la forma de su rotación.


[a]

a En el manuscrito (IV, p. 50), el título de este capítulo es "El concepto de rotación". (R 585/2.)
[1] [28] En el original alemán (1ª y 2ª ediciones, "Werke", etc.) en realidad esta frase dice así: "Hemos visto que el tiempo total de circulación [Zirkulationszeit] de un capital dado es igual a la suma de su tiempo de circulación [Umlaufszeit] más su tiempo de producción [Produktionszeit]". El empleo de Zirkulation (sinónimo de Umlauf) por Umschlag (rotación) es evidentemente un descuido de Marx o de Engels o una errata no advertida en las ediciones alemanas. Cfr. aquí, p. 186: "La duración de esta última [de la rotación, Umschlag] se halla dada por la suma del tiempo de producción y el tiempo de circulación del capital", o p. 303: "[...] el tiempo de rotación [Umschlagszeit] del capital es igual a la suma de su tiempo de producción y de su tiempo de curso o de circulación [Umlaufs- oder Zirkulationszeit]". Véase también aquí, p. 281.-- 183.
[b] b En el manuscrito la frase comienza así: "Ya tomemos la forma D - M . . . P . . . M' - D' o la forma P . . . M' - D'. . . P'" etc. (R 585/3.)
[c] c Véase en nuestra edición t. I, vol. 2, pág. 696.
[2] [29] Después de la referencia bibliográfica, según Rubel, se lee en el manuscrito: "Baudeau. Cuaderno C, p. 37"; como señala Rubel, "un cuaderno del fondo de Amsterdam, escrito probablemente a principios del decenio de 1860, contiene trece páginas de extractos de la "Explication du Tableau économique de Quesnay por Nicolas Baudeau".-- 186.







subir