marxismoeducar.cl

        Estás en  Biblioteca...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   






León Trotsky

Por un régimen auténticamente democrático

(Carta a Albert Glotzer)

Digitalizado: Por el Comité Iniciativa Obrera Socialista, Buenos Aires, Argentina.
Esta Edición: Noviembre 1999, por el Marxists Internet Archive.

 




Estimado camarada Glotzer:

Los Despres partieron ayer hacia Chicago. Pasamos unos días muy agradables en Taxco. Antes nos había visitado la familia Heisler. Discutimos muy fraternalmente la situación actual en el Partido Socialista, etcétera. Me interesa mucho saber si las diferencias con Heisler están resueltas.

La creación de un partido independiente con unos dos mil militantes es un avance muy importante. El régimen interno del partido es un problema de la mayor importancia. Debe ser un régimen auténticamente democrático. Estoy totalmente de acuerdo con usted. La democracia presupone no sólo una actitud política formal, sino también una actitud pedagógica para con los militantes nuevos y el auditorio obrero. Es justo decir que la dirección debe actuar con respecto a la base con la misma paciencia que debe desplegar el partido hacia las masas trabajadoras. Hasta ese punto coincido con usted. Pero existen métodos de lucha por la democracia partidaria que resultan muy peligrosos para ese fin. La actual dirección - me refiero a todos sus integrantes - no es casual: es el resultado de una selección, de una lucha prolongada. Es posible que en tres o cinco años las nuevas experiencias ocasionen cambios importantes en la composición y mentalidad de la dirección. Pero el intento de cambiar la dirección aplicando medidas excesivamente impacientes o excesivamente radicales puede resultar fatal, y no le oculto mi impresión de que su carta revela ciertos síntomas inquietantes. Quizás mi impresión sea falsa; tanto mejor.

Reafirmando nuestra vieja y entrañable amistad,

L. Trotsky






subir